Samsung Galaxy S21 Plus: aprendiz de mucho, maestro de nada

Samsung Galaxy S21 Plus: aprendiz de mucho, maestro de nada
“El Samsung Galaxy S21 Plus es el hermano mediano que no consigue destacar. Es un teléfono que tiene muchos puntos fuertes, pero que, en mi opinión, se queda un poco en tierra de nadie.”
Pros
  • Diseño bonito.
  • Rendimiento fluido.
  • Software completo.
Cons
  • Las cámaras no están a la altura.
  • No incluye cargador.
  • Pantalla con resolución baja para su precio.

El Samsung Galaxy S21 Plus es el hermano mediano de la última familia de buques insignia del gigante surcoreano. Este teléfono comparte muchas características con el mayor de la saga, el Samsung Galaxy S21 Ultra, aunque también carece de muchas otras.

Si aún no sabes cuál de los tres Samsung Galaxy S21 deberías comprarte, sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas tener en cuenta sobre este modelo intermedio.

Diseño y pantalla: lo esperado

El Samsung Galaxy S21 Plus tiene un diseño casi idéntico al de los modelos Ultra y el S21 regular, aunque con unas dimensiones de 161.5 x 75.6 x 7.8 mm y 202 gramos de peso. Se trata de un teléfono cómodo en mano gracias a sus bordes y esquinas redondeadas, pero eso sí, es un tanto resbaladizo.

La unidad probada fue de color plateado que Samsung llama Phantom Silver. Se trata de un modelo con un acabado mate que, si bien no se ensucia con tanta facilidad como los acabados brillantes, sí se llena de huellas con el uso normal, por lo que te recomendamos que le pongas siempre una funda si no quieres pasarte el día limpiándolo.

Respecto a la pantalla, el teléfono cuenta con un panel Dynamic AMOLED 2x de 6.7 pulgadas y resolución FullHD+ (2,400 x 1,080 pixeles). Además, ofrece una tasa de actualización máxima de 120 Hz con la que las animaciones y transiciones por el menú son más fluidas, pero consumen mucha batería. Para un uso diario regular, lo mejor es usar la pantalla en el modo de 60 Hz. En general, tiene una calidad excelente y un brillo correcto, aunque los colores se ven un tanto saturados. Para corregir esto, lo mejor es optar por el modo de pantalla Natural que se encuentra en los ajustes del dispositivo.

Potencia a raudales

Para la potencia, el Galaxy S21 Plus se nutre de un procesador Exynos 2100 acompañado de 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento interno. Durante las pruebas, esta configuración interna fue más que suficiente tanto para realizar tareas habituales a la perfección como otras mucho más exigentes, por ejemplo, jugar títulos de alta demanda de recursos como Asphalt 8

En cuanto al rendimiento, también se deben mencionar los sistemas biométricos de seguridad que incorpora el dispositivo. Por un lado tenemos el desbloqueo facial 2D, que es muy rápido y preciso. Lo mismo se puede decir del sensor de huellas bajo la pantalla que, incluso si no colocas el dedo completamente dentro de la zona, reconoce la huella y se desbloquea rápido.

La capa de personalización del dispositivo es OneUI 3.2. Esta se ejecuta sobre Android 10 y una de sus mayores ventajas frente a otras marcas como Xiaomi o Huawei es que ofrece muchas opciones de personalización. Hay bastantes apps de terceros preinstaladas como Facebook, Spotify o YouTube Music, pero todas se pueden eliminar.

Seguramente comienzas a preguntarte si un teléfono tan potente como este tiene una autonomía a la altura. Pues bien, la batería de este móvil es de 4,800 mAh y en mi experiencia de uso fue buena, pero no todo lo que esperaba. Con una carga completa y al darle un uso bastante intensivo, conseguí una jornada de autonomía, sin embargo, no puede pasar un día más sin cargarlo. El teléfono tiene carga rápida y carga inalámbrica, pero no incluye ningún cargador en la caja.

Cámaras: ¿tan buenas como esperas?

Samsung incorpora en este teléfono una cámara triple en la que no tenemos un sensor para los retratos ni un doble teleobjetivo como el del S21 Ultra. En su lugar el dispositivo ofrece esta configuración de cámaras cuyo lente principal va acompañado de un zoom y un ultra angular.

  • Ultra angular de 12 megapixeles, apertura f/2.2 y ángulo de visión de 120 grados.
  • Angular de 12 megapixeles, apertura f/1.8 y ángulo de visión de 79 grados.
  • Teleobjetivo de 64 megapixeles, apertura f/2.0 y ángulo de visión de 76 grados
  • Cámara frontal de 10 megapixeles, apertura f/2.2 y ángulo de visión de 80 grados.

Con buena luz, el lente principal da unas fotos excelentes, nítidas y con una reproducción del color muy natural –nada que ver con la tendencia a saturar que tenían los modelos anteriores de la marca–. El rango dinámico en ocasiones tiende a quemar un poco las luces más altas, algo que se soluciona con el HDR. El único inconveniente es que este modo es automático y no puedes activarlo cuando tú quieras.

Los retratos con efecto bokeh no son lo que se espera para un teléfono de su rango y precio. A pesar de que se puede elegir el nivel de intensidad del desenfoque, este se muestra bastante artificial y el recorte muchas veces es errático.

El modo noche, por su parte, resuelve bastante bien y da resultados muy luminosos, con las fuentes de luz bastante contenidas y colores menos artificiales que los otros teléfonos como el Huawei P40 Pro.

Por último, la cámara principal también ofrece unas selfies muy detalladas, brillantes y nítidas. Con esta también podemos hacer fotos con efecto bokeh pero, como sucede con la cámara trasera, el recorte no es tan natural como nos gustaría.

Conclusiones

El Galaxy S21 Plus es un teléfono que tiene muchos puntos fuertes, pero que, en mi opinión, se queda un poco en tierra de nadie. Por un lado este dispositivo ofrece especificaciones de todo un gama alta, como un procesador con un rendimiento impecable, una pantalla con 120 Hz y una autonomía relativamente aceptable. Sin embargo, le falta más resolución en su pantalla y, sobre todo, cámaras que den resultados mejores.

S21 Plus

Dicho lo anterior, este teléfono es una opción si tu presupuesto no sobrepasa los 1,000 euros (aunque incluso por menos de ese precio hay opciones muy buenas como el Xiaomi Mi 11). No obstante, si puedes pagar un poco más es mejor que te decantes por su hermano mayor, el Samsung Galaxy S21 Ultra, pues ofrece todo lo que le falta a este desde 1,259 euros.

Recomendaciones del editor