Microsoft respalda a Australia en polémica con Google

Microsoft se postuló ante el Gobierno de Australia para ocupar el vacío que dejaría Google, que amagó con dejar de proporcionar sus servicios si el Parlamento australiano aprueba una ley que la obligaría a pagar a los medios de comunicación por la difusión de sus contenidos.

Edificio corporativo de Microsoft

En un comunicado, el presidente de Microsoft Brad Smith mostró respaldo a la iniciativa, que dijo constituye “un paso adelante hacia un ecosistema digital más justo”.

La iniciativa propuesta en el Parlamento señala que las empresas tecnológicas deberán pagar a los medios locales por publicar sus contenidos, y que en caso de no llegar a un acuerdo sobre a cuánto ascenderán las remuneraciones, el Gobierno podrá designar un intermediario.

La iniciativa fue recibida por Google con molestia, pues dijo que si Australia la obliga a pagar por los contenidos, dejará de proporcionar sus servicios en el país. La postura de Google fue respaldada por Facebook. Ambas empresas, a su vez, son respaldadas por el Gobierno de Estados Unidos, que sostiene que el esquema de pago por la publicación de contenidos socava el modelo de negocio de las compañías y amenaza el funcionamiento de Internet.

En respuesta, el primer ministro australiano Scott Morrison dijo que el Gobierno no responde ante amenazas.

En medio de la polémica, que supone un nuevo episodio en la regulación de empresas tecnológicas por parte de gobiernos, Microsoft se mostró colaborativa.

La empresa fundada por Bill Gates podría capitalizar un mercado actualmente dominado por Google, cuyo buscador acapara el 94.5 por ciento de las consultas en Internet. Bing, el buscador de Microsoft, apenas alcanza el 3.6 por ciento.

No obstante lo airados de los posicionamientos, en enero pasado Google accedió a pagar a la Alianza de Prensa de Información General de Francia remuneraciones por la publicación de contenidos de sus afiliados. El convenio es el primer acuerdo de su tipo en territorio europeo.

Más convenios de este tipo disminuirían los ingresos publicitarios de Google, la mayor fuente de ingresos de la compañía.

Recomendaciones del editor