¿Microsoft Bing podrá llenar el vacío de Google en Australia?

El buscador Bing de Microsoft está en condiciones de llenar el vacío que Google deje en Australia, si insiste en eliminar al país oceánico de sus búsquedas de internet.

Así lo aseguró el primer ministro australiano Scott Morrison en medio de la pugna que mantienen con Google y Facebook, debido a una legislación que obligaría  a ambas compañías a pagar a los medios de comunicación locales por las noticias que indexan.

Google y Facebook han considerado que la legislación, inédita en el mundo, era impracticable. Por lo mismo, en enero de 2021 advirtieron que podrían retirar servicios clave en Australia, en caso de que la iniciativa legal continuara su avance.

Un camino difícil

Microsoft Bing

Según datos de Stat Counter, entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, el mercado de las búsquedas de internet fue dominado ampliamente por Google, con el 91.86 por ciento de participación.

Bing se ubica en el segundo lugar, pero solo con el 2.73 por ciento de las búsquedas, superando a Yahoo! (1.46), Baidu (1.11), Yandex (0.87) y DuckDuckGo (0.66).

Solo con considerar a Australia, Google tiene un 94.45 por ciento de participación, mientras que Bing se ubica en el segundo lugar, con 3.62 por ciento.

De esta manera, el desafío para Microsoft es cuesta arriba.

Otros actores como DuckDuckGo, Yahoo!, Ecosia y Norton Safe Search no alcanza el 1 por ciento de las búsquedas, según el análisis.

Conversaciones clave

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, ha hablado desde entonces con Morrison sobre las nuevas reglas, de acuerdo con la agencia Reuters.

Según el primer ministro australiano, la compañía de software estaba lista para hacer crecer la presencia de Bing.

“Puedo decirles que Microsoft está bastante confiado cuando hablé con Satya […] Solo queremos que las reglas en el mundo digital sean las mismas que existen en el mundo real, en el mundo físico”, afirmó la autoridad australiana.

Citado por la agencia Reuters, un portavoz de Microsoft confirmó la conversación con las autoridades australianas, aunque evitó comentar los alcances de la misma.

“Reconocemos la importancia de un sector de los medios vibrante y del periodismo de interés público en una democracia y reconocemos los desafíos que el sector de los medios ha enfrentado durante muchos años al cambiar los modelos de negocios y las preferencias de los consumidores”, afirmó.

Recomendaciones del editor