¿Cómo se hizo rico Jeff Bezos, fundador de Amazon?

Su nombre es Jeff Bezos y es uno de los hombres más ricos del mundo con un patrimonio de $186,800 millones de dólares, según el último análisis de la revista financiera Forbes. Pero no siempre fue así, de hecho, antes de 1994, Bezos era apenas un empleado, aunque de alto nivel, en una compañía de Wall Street. Pero eso cambió con ambición, y sobre todo, con el tino de anticipar que el mundo atravesaría una gran revolución, la de Internet, y que ello cambiaría el hábito principal del mundo capitalista: las compras.

La historia dice que todo empezó en un garage en Seattle, donde Bezos inició una librería en línea llamada Amazon. La historia es correcta, pero muy resumida. En realidad, la historia de la riqueza de Bezos se remonta a la década de los ochenta, cuando a la par de estudiar Ciencias de la Computación e Ingeniería Electrónica en la Universidad de Princeton trabajaba en un McDonalds. Graduado con honores, Bezos comenzó a laborar en startups para más tarde incorporarse a D.E. Shaw & Co., un banco de inversiones de Wall Street.

Entonces inició una carrera de ascenso meteórico que en solo ocho años lo llevó a la vicepresidencia y a un salario codiciado. Pero él quería algo más. Entonces, cuentan, invitó a su jefe banquero a un paseo por el Central Park donde le develó su idea millonaria: vender libros por Internet. Su jefe le aconsejó olvidarse de sus sueños y concentrarse en su trabajo.

Jeff Bezos, fundador de Amazon

Bezos hizo todo lo contrario y apoyado moralmente por su primera esposa MacKenzie Scott, y financieramente por sus padres, quienes le prestaron $300,000 dólares, se mudó a Seattle donde rentó una casa que se convertiría en la primera oficina de Amazon. Al cabo de unos meses de trabajo y tras considerar nombres como Cadabra y Relentless, Amazon —nombrada así en alusión al río Amazonas, el más grande del mundo— debutó en línea un 16 de julio de 1995.

Al cabo de dos meses, Amazon vendía libros a 45 países e ingresaba unos $20,000 dólares semanales. Pero lejos de destapar una botella de champán, Bezos se dedicó a reinvertir todo lo que ganaba. Su objetivo era crecer a toda velocidad y aumentar la fidelidad de sus clientes. 

Esta filosofía de negocio lo llevó a otro hito: el 15 de mayo de 1997, tres años después de su fundación, Amazon cotizó en la bolsa a un precio de 18 dólares por acción. En enero de 2021, las acciones cotizan en alrededor de $3,000 dólares, de modo que quienes invirtieron, digamos $5,000 dólares en aquel mágico 15 de mayo de 1997, hoy tendrían una fortuna cercana a los $2.5 millones de dólares.

Cajas de Amazon en la puerta de una casa para comparar Google Home vs. Amazon Echo

La capitalización que recibió Amazon tras su primera oferta pública dio a Bezos fondos para diversificar el catálogo de su empresa. Entonces la librería en línea comenzó a parecerse más al Amazon que conocemos. Su catálogo comenzó a incluir ropa, discos de música y videojuegos.

Bezos, en tanto, mantuvo su estrategia de reinvertir las ganancias en nuevas divisiones de negocio. Así nacieron otros brazos como Amazon Web Services —ahí “viven” una de cada tres páginas web— y productos como Alexa y el lector de libros electrónicos Kindle.

Claro que, en el camino, Bezos enfrentó ratos duros. El más fuerte fue el divorcio con su exesposa MacKenzie Scott, que más allá del trago amargo sentimental, le representó un corte a su fortuna de $36,000 millones que, de paso, hizo a su expareja la cuarta mujer más rica del planeta.

También, sobre Bezos pesan acusaciones de maltrato laboral y centenas de denuncias por condiciones precarias de trabajo. Solo durante los meses del Gran Confinamiento —que representó más dinero para Amazon—, cientos de empleados en almacenes de todo el mundo protestaron por la falta de insumos para prevenir contagios en medio de jornadas muy por encima de las ocho horas.

Sin embargo, a 26 años de su fundación, Amazon definitivamente marcó un antes y un después en el mundo de las compras. En Estados Unidos, la mitad de las ventas en línea pasan por la marca de Jeff Bezos. Este dominio de mercado la convierte en la marca más valiosa del mundo, con un valor de $187,000 millones de dólares y ventas anuales por $177,000 millones de dólares.

Y aunque Bezos ya disfruta de los beneficios de su empresa, sigue reinvirtiendo parte de ellos no solo en Amazon, sino en otras empresas como Blue Origin, que aspira a crear colonias espaciales. Sin embargo, en ese mercado tiene frente a sí la competencia de otro millonario: Elon Musk.

Recomendaciones del editor