JPEG vs. HEIF: ¿cuál es la diferencia y cuál es mejor?

Con sus 30 años de vida, el archivo JPEG apareció casi al mismo tiempo que se publicó la primera página web. Pero mientras que las páginas web modernas no se parecen en nada a la versión inicial de texto plano, las imágenes aún se encuentran en la extensión .jpg como una fanny pack en Disney World. Si bien, HEIF pretende ser el próximo JPEG, todavía hay diferencias notables entre los dos, además de una buena razón por la que muchos no se querrán cambiar al formato más nuevo. Al menos, no de momento. Los ponemos frente a frente para ayudarte a decidir cuál es el mejor para ti: JPEG vs. HEIF.

En términos generales, los archivos HEIF son más pequeños que los JPEG, aunque no por ello sacrifican la calidad de imagen y, en algunos casos, incluso pueden ofrecer una calidad ligeramente mejor. De hecho, muchos dispositivos Apple ahora capturan fotos en formato HEIF de forma predeterminada en lugar de JPEG. Incluso las cámaras independientes están incorporando soporte, como la Canon EOS-1D X Mark III.

Cámara Canon EOS-1D M Mark III admite HEIF. JPEG vs. HEIF: ¿cuál es la diferencia y cuál es mejor?
La cámara Canon EOS-1D M Mark III admite HEIF.

HEIF (o HEIC)

HEIF, iniciales en inglés de Formato de Imagen de Alta Eficiencia, es un tipo de archivo fotográfico moderno inspirado en JPEG. Tiene una calidad similar, pero ocupa menos espacio y está diseñado para hacer más.

Este tipo de archivo también se denomina a veces HEIC, o códec de imagen de alta eficiencia. Apple usa HEIC para almacenar la foto HEIF, así como datos adicionales; sonidos o movimiento al grabar una foto en vivo.

La “alta eficiencia” en el nombre es el diferenciador clave en este nuevo formato de foto. Un archivo HEIF ocupa aproximadamente la mitad del espacio de un JPEG sin por ello reducir la calidad de la imagen real.

La imagen utiliza algoritmos de compresión más inteligentes y modernos, ocupa poco espacio y mantiene intactos la misma cantidad de megapíxeles y detalles. Si eliges usar HEIF, tus fotos ocuparán menos espacio en tu cámara, tu disco duro y tu almacenamiento en la nube.

En algunos casos, un archivo HEIF puede tener una mejor calidad de imagen que un JPEG. Eso, es porque estos nuevos archivos admiten colores de 16 bits, lo cual se refiere a cuántos colores diferentes puede almacenar la foto.

El ojo humano ni siquiera puede diferenciar entre los billones de colores disponibles en 16 bits, pero más colores crean más flexibilidad al editar la foto. Una imagen de 8 bits podría sobreeditarse hasta el punto en que los colores parezcan tener bandas, un fenómeno que los fotógrafos llaman, lo adivinaste, bandas, mientras que una foto de 16 bits tiene más margen de maniobra.

No todas las cámaras pueden capturar 16 bits, y HEIF solo capturará la profundidad máxima de bits que permita la cámara.

El formato tiene una ventaja más cuando se trata de editar: la opción de deshacer ajustes que son imposibles de salvar con el formato JPEG. El códec almacena información de edición dentro del archivo, lo que permite deshacer algunos tipos de ediciones más tarde, incluso después de guardar. El HEIF puede revertir un recorte o rotación, así como ajustar superposiciones.

Otra característica de HEIF es que admite la transparencia, como lo hace un PNG. Las transparencias son populares entre los logotipos y gráficos, particularmente en el diseño web, donde el fondo de la página web se mostrará.

Listado de archivos con formato JPEG para comparar JPEG vs. HEIC

JPEG

JPEG es el tipo de archivo que no necesita presentación. Si tomaste una foto con una cámara digital o compartiste una foto en Facebook, usaste un archivo JPEG.

Por muy familiar que sea JPEG, es posible que no conozcas el historial y las limitaciones. Los archivos JPEG existen desde principios de la década de 1990. Las cosas han cambiado desde entonces, incluida la forma en que manejamos los datos de imágenes, por lo que los archivos HEIF pueden ser mucho más pequeños.

Sin embargo, ser viejo no es del todo malo. Es difícil encontrar un programa que no admita JPEG. Puedes abrirlo en cualquier aplicación desde casi cualquier dispositivo. Desde navegadores web hasta procesadores de texto, el JPEG puede estar en todas partes.

Las imágenes JPEG tienen pérdida (que no debe confundirse con pésimo), lo que significa que una vez comprimidas, no puedes realizar cambios. No puedes volver atrás y recortar una foto JPEG.

Cada vez que abres la foto y realizas cambios, el JPEG también perderá parte de su calidad original. Por esa razón, entre los fotógrafos profesionales, JPEG suele ser el tipo de archivo final, no el original. (Para eso, los profesionales tienden a tomar fotos en formato RAW).

Los archivos JPEG suelen estar en color de 8 bits, que son muchos colores para su visualización, pero es posible que no sean suficientes para realizar ediciones importantes sin degradar la calidad de la imagen.

JPEG vs. HEIF: ¿cuál es mejor?

Si todos tus dispositivos y aplicaciones son compatibles con HEIC, elegir ese formato te ahorrará algo de espacio en el disco duro e incluso ofrecerá una edición más flexible. A medida que las cámaras continúan aumentando los megapíxeles, el almacenamiento de imágenes se vuelve difícil: HEIC puede ayudar a aliviar en parte esta carga.

Por supuesto, una imagen que no puedes abrir no es buena, y JPEG sigue siendo el formato de archivo más universal. Desde que Apple comenzó a usar el formato HEIC, varios dispositivos y aplicaciones ahora admiten el tamaño de archivo más pequeño.

Otros, sin embargo, no son totalmente compatibles o requieren la descarga de complementos. Si deseas un archivo que puedas enviar por correo electrónico a una docena de personas sin ningún problema para los destinatarios para abrir ese tipo de formato, JPEG sigue siendo el claro ganador, por ahora.

Recomendaciones del editor