Sigue estos consejos para fotos con flash y evita volverte loco

¿Te cuestan las fotos nocturnas? Algunos consejos para fotos con flash

En muchas ocasiones el flash de tu cámara crea fotos dignas de película de terror, con profundas sombras, sin fondo, tonos de piel desteñidos y ojos que parecen escapados de una película de zombies. Como era de esperar, esos temidos resultados responden a un mal uso del flash, y muchos fotógrafos inexpertos están aterrorizados de usar uno de los mejores accesorios de la fotografía. Te damos, a continuación, unos consejos para fotos con flash.

Una buena fotografía con flash es aquella que no se nota que está hecha usando este complemento, ya que en ella, el flash se combina perfectamente con la escena, pasando desapercibido para el ojo inexperto. El flash no es solo para condiciones de poca luz, sino que puedes usarse para rellenar sombras oscuras causadas por la luz intensa del sol, congelar objetos en movimiento y generar todo tipo de efectos creativos.

Mientras que los profesionales pasan años perfeccionando sus técnicas de iluminación, estas se reducen a algunos conceptos básicos y basta con recordar las tres emes de fotografía con flash: modificar, mover y manual. La fotografía con flash es más flexible con un flash para cámaras dedicadas o incluso un flash inalámbrico para teléfonos, pero los flashes incorporados también pueden mejorar su rendimiento con algunos de estos trucos. Esto es lo que necesitas saber para tomar fotos flash que realmente te gusten.

Modificar

La clave para amar el aspecto que deja el flash es dejar de disparar usando solo el flash. El flash en sí es pequeño, pero es poderoso y si no se gestiona bien, crea una luz agresiva y poco atractiva y proyecta sombras oscuras.

El modificador de flash más esencial es un difusor. Un difusor aumenta el área de la superficie del flash, lo que ayuda a extender la luz y suavizarla. Incluso antes de que hayas dominado el resto de las habilidades de fotografía con flash, colocar un difusor en el flash marca una gran diferencia y no cuesta mucho dinero.

Nuestro difusor favorito es el MagMod MagSphere, pero Lightsphere también recibe una alta calificación, e incluso una softbox flash de $ 20 dólares ofrecerá excelentes resultados. Incluso el flash emergente se puede difundir con un difusor económico. Cuanto más grande sea la superficie del difusor, más suave será el flash.

Una vez que hayas dominado el uso del difusor de flash, que literalmente llevará unos minutos, puedes continuar explorando otros modificadores de flash. La cuadrícula, por ejemplo, hace lo contrario y reduce la luz, creando un efecto de foco y dirigiendo la luz a un área más pequeña de la foto. Los geles de colores cambian el color de la luz, ya sea para que coincida con el color de la iluminación ambiental o para añadir efectos creativos.

Moverse

consejos para fotos con flash luciano zanollo 4tueodqyfgy unsplash 768x768

Un modificador de flash ayuda a obtener muy buenos resultados, pero mover el flash puede hacer aún más. Cuando hablamos de mover el flash, nos referimos a redirigir la luz para que rebote en otra superficie o alejar físicamente el flash de la cámara. Los mejores flashes de cámaras externas tienen cabezales de flash inclinables y giratorios, y muchos incluso tienen modos inalámbricos incorporados para disparo remoto. (Esto obviamente no funcionará para flashes incorporados).

Cuanto más grande es la superficie de la luz, más suave y más favorecedora es la luz. En este sentido, hacer rebotar la luz en una superficie grande y blanca como una pared o techo esencialmente convierte esa superficie en un modificador de flash. Esto también cambia la dirección de la luz, lo que ayuda a crear el aspecto de flash fuera de cámara y puede ser más agradecido e interesante que el flash directo.

Rebotar el flash puede ser incluso más fácil que usar un difusor, pero no funcionará en todas las situaciones ya que no siempre hay una buena superficie para rebotar, como cuando estás al aire libre. Incluso algunas ubicaciones interiores tendrán techos que son demasiado altos o paredes que no son de un color neutro. Si rebota el flash en una pared roja, la luz tendrá un tinte rojo.

Alejar el flash de la cámara es una de las formas más poderosas de controlar el flash, pero también es la más avanzada y complicada para acertar. Una vez que hayas dominado la modificación, el rebote y el uso del modo manual, el flash fuera de la cámara abre infinitas oportunidades. Al alejarlo de la cámara, puedes crear diferentes patrones de iluminación, utilizar una gran cantidad de modificadores creativos y colocar el flash para controlar con precisión dónde cae la luz para crear o eliminar sombras como desees.

Para separarlo de la cámara, necesitarás un transmisor y receptor inalámbricos, a menos que tu flash incorpore uno (este sistema de Phottix es uno de nuestros favoritos). Los fotógrafos que usen sus teléfonos pueden usar luces como LumeCube o Profoto C1 + para flashes fuera de cámara. Otra opción que funciona con cualquier cámara es usar una luz de video continua, como un panel LED, también de LumeCube. La luz constante no ofrece tanta potencia como el flash pero es más fácil de manejar ya que puedes ver el efecto de la luz antes de tomar una foto.

Manual

Dejado en automático, un flash a menudo es demasiado brillante. Al igual que al usar la exposición manual en lugar de la automática en tu cámara, el control manual del flash te proporciona más control sobre las fotos al hacer que la luz del flash sea más brillante u oscura.

Al igual que la compensación de la exposición en una cámara, la compensación de la exposición con flash te ayudará a controlar la luz sin marcar la potencia exacta a mano. La compensación del flash es útil para el flash en la cámara cuando te mueves y la distancia entre tu y el sujeto a fotografiar cambia constantemente. El uso totalmente manual en esta situación requeriría un ajuste el brillo del flash cada vez que te mueves, lo que, aunque en última instancia es más preciso, no es práctico en muchas situaciones.

En última instancia, el uso del flash manual es lo que te dará el mayor control. El flash manual se usa mejor con el flash fuera de la cámara, o cuando la distancia entre el sujeto y el flash no cambia con frecuencia. En modo manual, el brillo se ajusta en fracciones: a 1/1, el flash está configurado a plena potencia; probablemente rara vez uses esta configuración a menos que estés tratando de deslumbrar a alguien o usar el flash fuera de la cámara en un modificador grande. Un ajuste de 1/2 es la mitad de eso, o 1 parada más oscura, y así sucesivamente.

Gran parte del uso del flash manual es prueba y error, pero la belleza de la fotografía digital es que puedes ver los resultados de inmediato y realizar ajustes fácilmente desde allí. Con la práctica, podrás estimar fácilmente la cantidad de flash que necesitas en una escena en particular.

Recomendaciones del editor