El reinado del VHS: la historia del Netflix de los ochenta

Fue el Netflix de la década de los ochenta. Quienes bordean los 40 e incluso los 30 años lo deben recordar: sentarse frente al televisor un viernes por la noche para ver el último estreno en VHS —arrendado en Blockbuster— era casi obligado. Hoy todo ha sido reemplazado por la (bendita) ubicuidad que ofrecen las plataformas de streaming y los dispositivos móviles.

Pero el VHS (Video Home System), que impuso sus términos en el mundo del entretenimiento durante casi tres décadas, sigue ocupando un espacio privilegiado en el recuerdo de la mayoría de los fanáticos. Y esta es su historia.

Un debut épico

VHS lanzamiento

El reinado del VHS comenzó a cimentarse el 4 de junio de 1977, cuando la Japan Victor Company, más conocida como JVC, presentó en la Consumer Electronics Show (CES) de Chicago su sistema doméstico de grabación y reproducción.

El formato había debutado con éxito un año antes en Japón y desafiaba hasta entonces el único medio de grabación casero, el Betamax de Sony, que dio origen a una de las mayores guerras de formatos en la historia de la tecnología.

Aunque el Betamax había sido pionero y ofrecía una mejor calidad de grabación, la balanza rápidamente se inclinó a favor del VHS: en 1980 dominaba casi 70 por ciento del mercado estadounidense. ¿A qué se debió este triunfo rápido?

  • El VHS ofreció en sus inicios 120 minutos de grabación, mientras que el Betamax solo 60.
  • Sony fue más flexible con las licencias de terceros, lo que facilitó el avance de la tecnología complementaria.
  • Un sistema de grabación más simple y portátil que los complejos equipos asociados a Betamax.
  • Alianzas con distribuidoras como Paramount y Disney, que estrenaron sus títulos en VHS.

VHS no solo es sinónimo de Blockbuster

convertir VHS a DVD y otros formatos

Contra todas las evidencias, Sony solo reconoció su derrota frente a JVC a finales de la década de los ochenta. Por esos años, el impacto del VHS ya se comenzaba a sentir en la cultura popular.

Uno de los más evidentes fueron las extensas cadenas de clubes de arriendos de videos que surgieron en todo el mundo, con Blockbuster a la cabeza. Recorrer sus pasillos, escoger una o dos películas para ver el fin de semana y devolver a primera hora de lunes, se transformó en una práctica recurrente.

Sin embargo, su impacto no solo se reduce a este fenómeno. También “democratizó” la producción de contenido audiovisual al facilitar la distribución de documentales y películas a grupos que no se sentían representados por las principales tendencias o lo que se difundía en los medios de comunicación de entonces.

Según  Thomas Allen Harris, creador de la serie de televisión Family Pictures USA, la naturaleza del VHS permitió que la autodocumentación estuviera “fácilmente disponible”, lo que permitía a grupos minoritarios “afirmar su existencia y la de su comunidad”.

¿Aún es posible conseguir un VHS?

Blockbuster Oregon
El último Blockbuster convertido en un lugar de alojamiento temático.

Si eres un nostálgico y conservas tu videograbadora, todavía hay algunos videoclubes locales en varios países. De cualquier manera, estas son las opciones que aún tienes para conseguir un VHS en 2021 o al menos revivir la nostalgia de épocas pasadas:

  • Witter Entertainment: es una compañía estadounidense que mantiene con vida el formato al estrenar de manera periódica películas modernas en VHS.
  • Tiendas en línea: en Amazon o eBay todavía es posible encontrar copias de VHS originales.
  • Blockbuster de Bend (EEUU): es el último local de la cadena Blockbuster, que se transformó en un lugar de alojamiento temático.

Recomendaciones del editor