House of Gucci, o cómo se tejen las tragedias

Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc.

Hibris era el nombre que los antiguos griegos daban a esa forma de orgullo sacrílego que hacía sucumbir a sus héroes trágicos. Una pasión desmesurada los hacía transgredir los límites que les habían asignado los dioses en vida, y el castigo siempre era la caída en desgracia, que solo era el preludio de la muerte. Para simplificar los conceptos: si no controlas las riendas de aquello que te hace sobresalir –de tu mayor virtud– sucumbirás en esta vida, tarde o temprano.

Te va a interesar:

House of Gucci no es una tragedia griega, aunque tiene muchos elementos de un drama clásico cuyo desenlace prácticamente adivinamos al momento de conocer a los personajes. Dirigida por Ridley Scott (Alien, Blade Runner, Gladiator), la película se basa en el libro del mismo nombre de Sara Gay Forden y cuenta la impactante historia de la familia cuyo apellido dio el nombre a una de las marcas de lujo italianas más famosas del mundo.

Patrizia Reggiani (Lady Gaga) es una forastera de origen humilde que una noche conoce a Maurizio Gucci (Adam Driver). Aun cuando el encuentro ha sido fortuito, ella sabe perfectamente bien quién es Maurizio, y desde ese momento su determinación a conquistarlo (y retenerlo) no tendrá fin. Bueno, sí que lo tendrá, y eso constituye precisamente el nudo argumental de la película.

En una entrevista de hace varios años, la verdadera Patrizia Reggiani soltó una frase que la define en cuerpo y alma: “Prefiero llorar en un Rolls-Royce que reír en una bicicleta”. Ese tipo de personalidad Lady Gaga lo encarna de manera sobresaliente, y en gran medida lleva la película sobre sus hombros. Si había alguien que aún pusiese en duda las dotes actorales de Gaga, es casi seguro que ahora se quedará sin argumentos.

El resto de los personajes siguen en gran parte la senda que marca Patrizia Reggiani, y es aquí donde este drama de Ridley Scott se teje de similar forma similar a una tragedia clásica. Sucede que ningún personaje parece dispuesto a cambiar su forma de ser; cada uno es lo que es –aunque no necesariamente son lo que debieran ser– y en consecuencia se comportan hasta el final, aunque esto signifique su propia destrucción.

Maurizio (Driver) no es bueno en los negocios y despilfarra en lujos innecesarios que vienen a cuestionar su liderazgo en la casa de moda. No mucho mejor lo hace su tío Aldo (Al Pacino), zalamero y evasor de impuestos, que para más inri cuenta con un hijo absolutamente inepto, Paolo Gucci (un excepcional Jared Leto) y por el cual resulta imposible no sentir lástima. El padre de Maurizio, Rodolfo (Jeremy Irons) es seguramente el más capacitado de todos, pero sabemos que está enfermo y deprimido, y que no estará por mucho más tiempo en este mundo.

Cada uno sigue su estrella sin desviarse un ápice del camino. El colapso está, por ello, asegurado. Patrizia Reggiani es parte de la familia Gucci y por ningún motivo dejará de serlo. Aun cuando Maurizio la deje por otra y le dé un divorcio millonario. Aun cuando le diga en su cara que no la ama. Patrizia está en el mundo para reinar en la casa de Gucci, y si su marido no lo cree así, pues el problema lo tendrá él, no ella. En realidad, nada que un par de sicarios no pueda solucionar…

Todos sabemos que Gucci existe y que aún es una de las casas de moda más famosas (y mil millonarias) del mundo. Pero pocos conocíamos la historia de la familia que la forjó en tres generaciones y que, a día de hoy, no tienen a ninguno de sus miembros en la organización. La verdadera Patrizia Reggiani está libre y sigue siendo conocida como la “Viuda Negra” de la moda italiana. Pero ojo, que de no haber existido, posiblemente la suerte de la familia Gucci hubiese sido muy similar –con Maurizio vivo, claro–. Y nos hubiésemos perdido a Lady Gaga en un papel excepcional.

House of Gucci

Estudios: Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc.
Escrita por:
Becky Johnston (basada en la novela del mismo nombre de Sara Gay Forden)
Género: drama
Reparto: Lady Gaga, Adam Driver, Al Pacino, Jared Leto, Jeremy Irons, Salma Hayek, Jack Huston
Director: Ridley Scott
Rating: R
Duración: 155 minutos

Estreno: 24 de noviembre

Más streaming: Netflix | Hulu | Disney Plus |HBO | Amazon Prime

Recomendaciones del editor