La serie de ‘El Señor de los Anillos’ costará muchísimo dinero

lord of the rings
New Line/Digital Trends

Hace algunos meses, Amazon estaba en una guerra de ofertas por los derechos de propiedad de la serie El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings) de J.R.R Tolkien y El Hobbit, con el director ejecutivo Jeff Bezos involucrado personalmente en las negociaciones. Según Variety, Amazon tenía planes para producir una serie de televisión de varias temporadas basada en los libros. Por su parte, Bezos ha afirmado que quiere el “próximo Games of Thrones” (refiriéndose al éxito que este ha tenido), y será una realidad, sobre todo teniendo en cuenta el alto presupuesto que tendrá su producción.

En marzo, se reportó que la serie le costó a la empresa en derechos la suma de $250 millones de dólares y ahora, según indica The Hollywood Reporter, la serie terminaría costando como mínimo $1 billón (1,000 millones) de dólares como mínimo. Esta es la suma estimada para su producción teniendo en cuenta además el sueldo de los actores, la producción y los efectos especiales.

Amazon emitió un comunicado de prensa confirmando la adquisición de los derechos de televisión global de The Lord of The Rings y su intención de producir una serie compuesta de varias temporadas. Es bastante inusual que un director ejecutivo participe en tales asuntos de contenido tan de cerca, pero el trabajo de Tolkien es definitivamente bastante especial.

El espectáculo audiovisual será producido por Amazon Studios en colaboración con Tolkien Estate & Trust, HarperCollins y New Line Cinema. Aparentemente, la serie “explorará nuevas historias que preceden a The Fellowship of the Ring de J.R.R Tolkien ambientadas en la Tierra Media” y el acuerdo también incluye los derechos para una posible serie que se desarrollará a partir de la obra ya existente.

“El Señor de los Anillos es un fenómeno cultural que ha cautivado la imaginación de generaciones de aficionados a través de la literatura y la gran pantalla”, dijo Sharon Tal Yguado, directora de Scripted Series, Amazon Studios. “Nos sentimos honrados de trabajar con Tolkien Estate and Trust, HarperCollins y New Line en esta emocionante colaboración para televisión y estamos encantados de llevar a los fanáticos de El Señor de los Anillos a un nuevo viaje épico en la Tierra Media”.

Esto podría convertirse en gran compromiso para Amazon, que a pesar de que ha tenido éxito con series originales como Transparent y The Man in The High Castle, aún anhela producir una serie de éxito mundial como Game of Thrones o Stranger Things de Netflix. La serie, que aún no se le ha concedido un nombre, será exclusiva de Amazon Prime y no tiene fecha de estreno programada.

“Estamos encantados de que Amazon, con su compromiso de larga data con la literatura, sea el hogar de la primera serie de televisión de varias temporadas de El Señor de los Anillos“, dijo Matt Galsor, representante de Tolkien Estate and Trust y HarperCollins. “Sharon y el equipo de Amazon Studios tienen ideas excepcionales para traer a la pantalla historias previamente inexploradas basadas las escrituras originales de Tolkien “.

Esta noticia se anunció poco tiempo después del desastre producido en el departamento ejecutivo de la división de programación original de Amazon. Recordemos que este escándalo fue originado por las acusaciones de acoso sexual que se le adjudicaron al presidente de ese momento, Roy Price, lo que seguidamente, produjo la renuncia de los ejecutivos Joe Riggs y Conrad Price, además del abandono de Morgan Wendell, que decidió irse con Apple, una de las empresas que también está en busca de crear producciones originales audiovisuales.

The Hollywood Reporter agregó que hay algunos números llamativos involucrados en este negocio. Según los informes, los pagos de derechos por la propiedad oscilan entre $200 a $250 millones de dólares. Además de ello, existe una exigencia de realizar el pago antes de mostrar cualquier posible guión o actor de la esperada serie. Por su parte, el presupuesto anual para una serie El Señor de los Anillos estaría supuestamente entre un rango de $100 a $150 millones de dólares.