¿Qué es THX? Te explicamos todo acerca de esta certificación

Décadas después de su primer auge en los cines con su icónico crescendo ensordecedor, THX sigue siendo un enigma para la mayoría del público. Realizamos una encuesta informal a algunos de nuestros amigos y socios conocedores de tecnología (pero no necesariamente expertos) y les preguntamos si sabían qué es THX o qué es lo que hace.

Te va a interesar:

Las respuestas incluyeron de todo, desde “¿TH-qué?” hasta “esa empresa que tiene tráilers que suenan geniales antes de las películas”. Algunos lograron acercarse un poco más y sugirieron que THX era el mejor formato de sonido; muy cerca, pero no del todo correcto.

Si bien muchos pueden asociar a la empresa con sus tráilers e insignias brillantes, hay mucho más detrás de escena. THX no crea lo que ves y escuchas, pero genera características e información que, directa e indirectamente, mejoran lo que ves y escuchas.

Debido a que THX produce su magia fuera del centro de atención, pocas personas entienden cómo o por qué la empresa se dedica a lo que hace. Eso es un poco desafortunado, ya que gran parte del trabajo poco conocido de THX es simplemente genial.

Pero, para apreciar mejor dónde está la empresa y hacia dónde se dirige, es útil comprender primero dónde ha estado.

Foto de un cine en casa con el logotipo para aprender qué es THX

Una de las mejores ideas de George Lucas

THX nació a principios de la década de 1980 cuando George Lucas, el creador (y para algunos “destructor”) de la franquicia Star Wars, decidió que quería asegurarse de que El retorno del Jedi se viera y sonara exactamente como él pretendía en tantos cines como fuera posible. A Tomlinson Holman, un ingeniero de audio y director técnico de Lucasfilm en ese momento, se le asignó la tarea de hacer que eso sucediera.

[…] cualquier detalle que pudiera sacar al espectador de la magia de la película debía mitigarse.

Al parecer, Holman se sintió consternado cuando examinó el estado de los cines en ese momento. La mayoría de las salas no habían tenido actualizaciones desde la Segunda Guerra Mundial. Las imágenes eran de mala calidad y el sonido era terrible.

Todo el trabajo y el dinero que Hollywood invirtió en hacer que las películas se vieran y suenen increíbles se estaba perdiendo (más bien desapareciendo) en estos cines en ruinas.

De pronto, la misión de Holman tuvo un enfoque claro: hacer que la experiencia de ir al cine sea lo mejor posible; permitir que la gente vea y escuche las películas como los directores pretendían que fueran vistas y escuchadas.

Holman se dedicó a desarrollar un conjunto de estándares que abordarían la mayoría de los problemas que plagan esos teatros envejecidos. Si bien Holman no pudo hacer nada respecto a las personas desagradables y los pisos pegajosos, podría desarrollar un plan para abordar otros inconvenientes.

Entre los problemas principales estaban el ruido externo, el ruido interno generado por los controles ambientales, la reverberación excesiva, el sonido inadecuado, el brillo de la imagen deficiente y la mala visualización desde ciertos ángulos.

En resumen, cualquier detalle que pudiera sacar al espectador de la magia de la película debía mitigarse. El conjunto de estándares resultante se denominó THX, una mezcla de Tom Holman eXperiment y el debut de Lucas como director de largometrajes, THX1138.

THX invade los hogares

Sistema de sonido de cine en casa todo en uno CineHome Pro de Enclave Audio.
Enclave Audio

Durante los siguientes 10 años, más o menos, THX refinó sus estándares a un nivel notablemente granular, un proceso que continúa hasta el día de hoy, y comenzó a incorporar esos estándares en su programa de certificación.

Expresiones como “mejorando” o “elevando los estándares” no describen de manera adecuada la dirección que THX le estaba dando a la experiencia de ir al cine en ese momento. Lo que hacía era establecer las reglas sobre reproducción de video y sonido.

Los investigadores de THX se ocuparon de todo, desde cuántos altavoces se necesitaban por pie cúbico de espacio hasta cuántos grados Kelvin necesitaban medir los colores para que una imagen se considerara precisa.

Si ves cintas en un cine no certificado por THX hoy, todavía tienes que agradecer a THX por la calidad de imagen y sonido que experimentas, gracias a que la compañía mostró al mundo lo buena que puede ser la experiencia de la película. Una vez que lo hizo, los estándares comenzaron a dispararse en todos los ámbitos.

Pero cambiar la forma en que la gente ve las películas en el cine no fue suficiente para THX. En una apuesta por la dominación global total (podríamos estar exagerando un poco), THX comenzó a trabajar en un programa completamente nuevo centrado en la certificación de equipos de cine en casa.

Esta fue una propuesta complicada porque los sistemas de cine en casa están muy lejos de los cines comerciales, donde todo, desde la imagen hasta el sonido y el tamaño del espacio, es mucho más grande.

THX tuvo que descubrir cómo asegurarse de que la experiencia de un gran teatro se entregara en el hogar. Entonces, se construyó un cine en casa en sus instalaciones, se equipó con una serie de dispositivos electrónicos extremadamente avanzados y comenzó la investigación.

Creó una especificación para el rendimiento y desarrolló un software para el posprocesamiento que ayudó a traducir la experiencia del cine a la experiencia del hogar mediante una modificación de la banda sonora real de la película.

Finalmente, creó un conjunto de estándares para equipos de audio domésticos junto con un régimen de prueba para evaluar qué tan bien los fabricantes se las habían arreglado para cumplir con estos estándares.

En lugar de decirles a las empresas cómo fabricar productos que cumplan con dichos niveles, THX ofreció sus consejos y ayuda. Para las marcas que buscan crear dispositivos con su certificación, la empresa se involucra desde la etapa de desarrollo y se asocia con el producto y los equipos de ingeniería durante todo el proceso hasta la certificación final.

Más allá de cumplir con los estándares de rendimiento de THX, los receptores de audio y video con certificación THX poseen modos de audición THX especiales, como THX Cinema, THX Game, THX Music y THX Surround EX. Como sugieren sus nombres, están diseñados para crear mezclas optimizadas basadas en el contenido o la actividad.

Pero el paso de THX a los productos de consumo ha sido una batalla cuesta arriba. Las insignias THX, que son caras de adquirir, se encontraban inicialmente solo en equipos de alta gama, y ​​el costo prohibitivo desanimaba a los compradores con presupuesto limitado. Además, muchos receptores sonaban muy bien sin el procesamiento de THX. Hasta el día de hoy, ¿vale la pena THX? Sigue siendo una de las preguntas más frecuentes en los foros A/V.

Muchos no ven la certificación THX como necesaria porque hay muchas opciones de equipos de sonido de alta calidad, como receptores A/V y altavoces, que suenan excelente sin la certificación THX.

Algunos incluso superan los estándares THX, pero no buscan la certificación porque no pagan a la empresa para que evalúe productos que saben que están a la altura. THX nunca se vio a sí mismo como una póliza de seguro por excelencia, ni sus esfuerzos se han dirigido a crear un estilo sonoro que gustara más a la gente.

Pero, con solo establecer un estándar de rendimiento, THX alentó indirectamente a los fabricantes de productos electrónicos de consumo a mejorar sus productos.

Tuned by THX

Paquete de parlantes inalámbricos Platin Audio Monaco 5.1 Tuned by THX WiSA.
Simon Cohen/Digital Trends

Para las empresas que desean desarrollar productos por su cuenta, pero que también quieren aprovechar la experiencia de THX, existe una alternativa a la certificación completa: el programa Tuned by THX. El cuadro a continuación ilustra las diferencias entre la certificación completa y el “ajuste”, que en realidad se reduce a la participación de THX, o la falta de ella, en el proceso de producción inicial.

Para obtener la certificación completa, se debe consultar a THX durante la etapa de desarrollo para que la empresa pueda garantizar que las metodologías y tecnologías que se utilizan cumplen con sus estándares. Si un producto ha sido ajustado por THX, eso simplemente significa que ha sido probado y optimizado por los ingenieros de audio de la empresa.

Cuadro que muestra las diferencias entre Tuned by THX y THX Certified.

Audio espacial THX

Incluso cuando THX no trabaja directamente con tecnología de audio de otras empresas, sigue encontrando formas creativas de mejorar su experiencia auditiva. La compañía desarrolló recientemente THX Spatial Audio, con el que, según afirma, puedes usar tus auriculares para transformar tu computadora portátil corriente en un sistema de sonido envolvente 5.1 o 7.1 por solo $20 dólares.

La aplicación de sonido envolvente está disponible para Windows 10 y es una función estándar en la computadora portátil Razer Book 13. Si te preguntas qué hace a Razer tan especial, la tienda de Singapur y Estados Unidos adquirió THX en 2016 y no perdió tiempo en aprovechar la tecnología de audio de vanguardia.

Permanecer en el mercado

El audio no es el enfoque singular del programa de certificación de cine en casa de THX; la empresa también certifica la tecnología de visualización, incluidos televisores y proyectores, aunque no ha tenido tanto éxito con su campaña de video como con su división de audio.

Una pantalla con certificación THX se somete a más de 400 pruebas para evaluar y ayudar a mejorar aspectos como la precisión del color, la uniformidad del panel, la nitidez y el aumento de escala.

El sitio web de la empresa enumera una variedad de televisores con certificación THX. La mayoría de estos son modelos de Panasonic que no se venden en EEUU, pero su asociación con TCL ha producido algunos desarrollos interesantes.

Junto con el fabricante de televisores, THX ha desarrollado un modo de juego con certificación THX, que garantiza que el color, la frecuencia de actualización y el retraso de entrada de tu pantalla sean adecuados para el “jugador serio”.

Si bien la mayoría de los usuarios competitivos optan por jugar en monitores de computadora, TCL y THX creen que pueden ofrecer un rendimiento comparable en una pantalla mucho más grande.

Para finalizar

THX no es solo “esa compañía que hizo ese gráfico genial que me emociona cuando aparece antes de que comience la película”; es un equipo de tecnología de vanguardia que trabaja de manera incansable para brindarte la mejor experiencia posible de cine en teatro (y en casa). Si su certificación es obligatoria (o no) para equipos de audio de alta fidelidad está en debate, pero si ves ese sello de aprobación, puedes estar bastante seguro de la calidad del producto que lo lleva.

Recomendaciones del editor