Skip to main content

La enorme foto del gato de Samsung adelanta la cámara del Galaxy S23

Los gatos son un tema de fotografía popular, pero para Samsung, aparentemente también son un gran material de prueba para evaluar la calidad de su sensor de cámara más ambicioso de la historia, y es el que probablemente adornará la serie Galaxy S23 el próximo año.

El equipo de Samsung tomó el sensor de cámara de teléfono inteligente de 200 megapíxeles en desarrollo de la compañía para una prueba y terminó capturando y luego imprimiendo un gigantesco lienzo de 616 metros cuadrados de la cara de un gato, todo para mostrar el nivel de detalle que puede resaltar. Solo para ser claros aquí, el sensor no estaba dentro de un teléfono. En su lugar, se conectó a una placa de circuito personalizada sin ninguna otra mejora, por lo que podría mostrar su verdadero potencial sin adulterar.

ISOCELL Image Sensor: More pixels. More detail. | Samsung

La imagen RAW tomada por el sensor se imprimió en el lienzo masivo para resaltar todos los detalles expuestos en el pelaje y el color de los ojos del gato. Aparentemente no fue una hazaña fácil, ya que todo el lienzo, que es aproximadamente 1,5 veces el tamaño de una cancha de baloncesto, tuvo que imprimirse en 12 segmentos separados que luego se unieron, se cargaron en un camión y se desplegaron sobre un edificio con una grúa.

El esfuerzo aquí es encomiable, y el resultado también parece impresionante. Pero no todos van a tomar fotos de 200 megapíxeles de resolución completa en todo momento cuando el sensor de la cámara finalmente encuentre su camino dentro de un teléfono Samsung. Además de ser difíciles de editar y postprocesar, estas fotos consumirán el almacenamiento interno muy rápido. Tomemos, por ejemplo, fotos de 108 megapíxeles de resolución completa capturadas por teléfonos como el Galaxy S22 Ultra, que pueden ser de alrededor de 20 MB en promedio.

¿Qué tiene de especial el sensor?

El sensor de la cámara en cuestión es el ISOCELL HP-1, y se promociona como el primer sensor de cámara de teléfono inteligente de 200 megapíxeles de la industria. El sensor tiene píxeles de 0,64 micras, que es significativamente más pequeño en comparación con el tamaño de píxel de los sensores de cámara de menor resolución. Como sucede en el mundo de los sensores de cámara, cuanto menor es el tamaño del píxel, menos cantidad de datos puede capturar, produciendo imágenes que no son tan brillantes y detalladas.

Aquí es donde la tecnología de pixel-binning entra en acción. Esencialmente combina píxeles adyacentes en un superpíxel más grande que puede traer más datos ópticos para producir mejores fotos. En el caso del ISOCELL HP-1, realiza un binning de píxeles 16 en 1, gracias a una tecnología llamada Chameleon Cell.

En pocas palabras, una cuadrícula de 4×4 de 16 píxeles adyacentes se combina para crear artificialmente un superpíxel más grande con un tamaño masivo de 2.56 micras, mientras que la resolución efectiva de la foto se reduce a un manejable 12.5 megapíxeles. El píxel de gran tamaño resultante absorbe más luz para ofrecer fotos bien iluminadas y ricas en detalles, incluso en escenarios con poca luz.

El próximo sensor de cámara de Samsung también es capaz de grabar videos 8K a 30 cuadros por segundo sin ningún recorte digital. La compañía aún no ha anunciado ningún plan concreto para el sensor, pero si uno tuviera que hacer una suposición informada, el próximo buque insignia de la serie Galaxy S es el candidato más probable para venir armado con este sensor de cámara masiva. También se rumorea que Motorola está trabajando en un teléfono de gama alta que emplea una cámara trasera de 200 megapíxeles.

Recomendaciones del editor