Así fueron los desconocidos inicios de Motorola

En la actualidad, el nombre de Motorola se asocia principalmente a teléfonos. Quizá estos no sean los más vendidos ni los más populares, pero hasta hace no mucho algunos modelos gozaron de mucha fama y un buen ejemplo es la primera generación de su Moto G.

Sin embargo, el negocio original de Motorola nunca fueron los teléfonos, mucho menos los celulares. El 25 de septiembre de 1928, los hermanos Paul y Joseph Galvin dieron inicio en Chicago, Illinois, a la Galvin Manufacturing Corporation. La empresa se dedicó a fabricar unos dispositivos que eliminaban la necesidad de baterías en radios portátiles para que estas se pudieran conectar a la corriente tradicional.

Si bien la Galvin Manufacturing Corporation comenzó con baterías para radios, estos últimos serían precisamente un elemento clave en su crecimiento futuro. Años más tarde, los hermanos Galvin le dieron un giro a su negocio: radios de bajo costo para los vehículos de la época. Precisamente, su primer modelo se llamó Motorola.

¿De dónde viene la palabra Motorola? El término fue una mezcla entre Motorcar y Victrola, unos antiguos amplificadores de voz que fueron populares a comienzos del siglo XX. Estos radios, que poco a poco se popularizaron, dieron pie a una idea radical: la Galvin Manufacturing Corporation pasaría a llamarse simplemente Motorola Inc.

Bajo este nuevo nombre, Motorola expandió su portafolio. En la década de los cuarenta, la empresa comenzó a fabricar televisores y tecnología más sofisticada para radios de largo alcance, incluso firmaron un contrato con la NASA para proveer este sistema al programa espacial.

Con el tiempo, Motorola amplió su tamaño, alcance y el desarrollo de su tecnología. Años más tarde producirían transistores y con ello darían paso a la entonces naciente computación moderna. Hacia los años setenta, Motorola diseñaba y fabricaba un chip llamado MC6800 que, entre otros productos, estuvo presente en una consola llamada APF Microcomputer System, lanzada en 1978.

Primer walkie-talkie diseñado por Motorola para la milicia estadounidense.

En la misma década de los setenta, Motorola produciría un prototipo del primer teléfono portátil y daría el primer paso hacia el mundo de la telefonía contemporánea. Estos primeros avances se complementarían en los años noventa, cuando los radios de Motorola combinaron funciones propias de un teléfono y permitieron conectarse a redes celulares, recibir correo electrónico o funcionar como pagers.

Tal como le pasó a Sony en su momento, los cambios de época implicaron también ajustes en los negocios de la compañía. Motorola fue integrante de una alianza con Apple y IBM para producir los procesadores PowerPC e incluso llegaron a fabricar una versión propia, licenciada y oficial de las Macintosh de los noventa: la Motorola StarMax. Sin embargo, desencuentros posteriores con Apple terminaron con Motorola fuera de la alianza y sin opción de producir ni computadoras ni procesadores.

Durante los 2000, Motorola logró importantes avances en el desarrollo de tecnología de comunicaciones de redes celulares. Estos avances tendrían aplicaciones tanto en el mundo industrial como en los productos de consumo global. Un ejemplo de ello fueron sus teléfonos Razr, que de alguna manera fueron un anticipo de lo que vendría después: sin ser smartphones, varios incluyeron cámara fotográfica, grabación de video o ranuras para expansión de memoria.

Razr V3i, uno de los teléfonos más populares de Motorola.

El éxito de los Razr no perduró y fueron otras marcas las que renovaron el segmento. La caída del negocio de telefonía fue tan brusca que en 2011 Motorola se dividió en dos compañías: Motorola Solutions, que se dedicaría a todo lo que tenía que ver con el negocio de los radios y las comunicaciones, y Motorola Mobility, la empresa detrás de los teléfonos celulares.

Esta segunda compañía sería comprada primero por Google en 2012 y luego por Lenovo dos años más tarde. Y más allá de los éxitos que tuvieron con el Moto G y el Moto X cuando recién se estrenaron, las generaciones subsiguientes de teléfonos quedaron relegadas a lugares secundarios, aun cuando sus equipos se diferencian del resto al ser de los pocos smartphones que usan versiones puras de Android, sin capas de personalización.

Moto G20

¿Y Motorola Solutions? Siguió adelante como la verdadera sucesora y heredera de la Galvin Manufacturing Corporation al desarrollar productos y tecnología para entornos empresariales, policiales y de seguridad en general. Lo cual resulta curioso porque aun cuando a Motorola se le conoce coloquialmente como una marca de teléfonos celulares, su área de negocio más exitosa (y casi desconocida) sigue siendo la misma con la que comenzaron: radios y tecnología de comunicaciones.

Recomendaciones del editor