Así es el Galaxy Z Fold2, el nuevo plegable de Samsung

Samsung tomó la delantera en el nuevo segmento de los teléfonos plegables. Y continúa liderando esta tendencia: el nuevo Galaxy Z Fold2, aúna lo mejor de los dos anteriores hasta el punto de que adopta el apellido Z. Y, además, se apropia de la estética de la familia Note 20 y de algunas características de la serie Galaxy S20. El resultado es un dispositivo muy perfeccionado con respecto al Fold original, que tantos quebraderos de cabeza ha dado a la compañía coreana, sin cambiar su esencia de formato libro.

Galaxy Z Fold2 mantiene ese diseño e introduce un nuevo tamaño más cuadrado, ligeramente más grande (128.2 mm frente a los 111.9 mm del primer Fold) y más fino (con un grosor de 16.8 y 13.8 mm y su antecesor de 17.1 y 15.7). Este aumento hace que las pulgadas de la pantalla interior suban hasta las 7.6 (antes era de 7.3 pulgadas). Pero la mejora más visible y práctica es que su pantalla exterior ya no es pequeña, sino igual a la de cualquier smartphone (6.2 pulgadas, frente a las 4.6 del Fold original). Esta pantalla exterior utiliza tecnología Super AMOLED (2,260 x 816), mientras que la interior sube de nivel con QXGA+ Dynamic AMOLED (2,208 x 1,768).

La enorme y molesta muesca (notch) de la pantalla interior del primer Fold desaparece. En su lugar, en el Z Fold2 solo verás una cámara perforada, algo mucho menos invasivo. Como en el Galaxy Note 20 Ultra, este plegable cuenta con una tasa de refresco de 120 Hz adaptativa. Es decir, siempre que el usuario lo disponga, se ajusta de forma automática según la tarea que el dispositivo esté realizando en cada momento, con el fin de ahorrar batería. Así, puede oscilar entre los 11 Hz y 120 Hz.

La bisagra que sustenta el formato libro para desplegarse hasta los 180 grados se basa en un mecanismo (llamado CAM) y un soporte magnético. Y como el Z Flip integra una estructura barredora que repele el polvo y la suciedad. Este elemento está preparado para soportar 200,000 plegados, indica el fabricante. Entre ellos, el que activa el Modo Flex, el mismo que Samsung estrenó el en Z Flip.

Vista previa dual: selfies con tu mejor pose

Al igual que este modelo plegable, Galaxy Z Fold2 inicia el Modo Flex de forma automática cuando el dispositivo está plegado a la mitad. Esta función permite, por ejemplo, ver películas cómodamente apoyado sobre una mesa en la pantalla superior, mientras en la inferior aparecen los mandos para ajustar la reproducción. También facilita poder comprobar el resultado de la foto tomada y editarla sin necesidad de abrir la galería para buscarla, ya que se muestra en la pantalla inferior mientras la cámara continúa encendida. Algunas aplicaciones ya se han adaptado a este uso del Z Fold2, entre ellas, Google Duo.

Para los aficionados o profesionales de los videos, también trae varias opciones interesantes. Además de un modo de vídeo profesional, la función de encuadre automático es perfecta para creadores de contenido. Con ella, simplemente sitúas el dispositivo en una mesa con el modo Flex y, mediante inteligencia artificial, el enfoque de la cámara se ajusta de forma automática cuando detecta a varias personas.

Por supuesto, el dispositivo también viene con la App Continuity (despliega una app abierta en la pantalla exterior hacia la interior), solo que ahora tiene tres modos. También muy útil es la función de vista previa dual, con la que nunca más saldrás mal en una foto: cuando capturas una instantánea, la pantalla de 6.2 pulgadas muestra a la persona fotografiada de tal manera que él mismo puede verse y cambiar la pose en tiempo real para salir mejor. Es más, él mismo puede activar una selfie simplemente levantando la palma de la mano.

Cinco cámaras, dos frontales (separadas)

La clave para poder ofrecer esta útil vista previa dual ha sido dotar a la pantalla exterior de una cámara para selfies. Así, cada pantalla cuenta con su propia cámara frontal (ambas de 10 megapíxeles). La cámara principal fotografía con tres lentes, todas de 12 megapíxeles (gran angular, ultra gran angular y un teleobjetivo).

Como teléfono encuadrado en la gama alta, incluye características técnicas acorde con ese estatus: conectividad 5G, procesador Qualcomm Snapdragon 865+, 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento y batería de 4,500 mAh. La carga rápida es de 25 W y la inalámbrica de 10 W.

Al ser un dispositivo híbrido de teléfono y tableta, está preparado para mejorar la productividad del usuario, aprovechando que la pantalla grande propicia la multitarea. Con el Z Fold2 es más sencillo modificar la disposición de las tres ventanas que admite. Y ofrece la posibilidad de arrastrar y soltar de una a otra ventana (en el caso de que las apps sean compatibles, como lo son las clásicas de Microsoft. Cuando tomas una captura de pantalla, el dispositivo es capaz de tomar tres capturas (con el mismo número de ventanas) por separado.

El nuevo teléfono plegable de Samsung se vende en dos colores: negro y bronce. Este último te resultará familiar porque es el mismo de la serie Note 20, los auriculares Galaxy Buds Live y el reloj Galaxy Watch 3. El precio es de 2,009 euros, y se puede reservar ya a través de la web de la compañía. Para los que quieran personalizar el dispositivo, Samsung da la posibilidad de elegir la bisagra en cuatro colores metalizados: rojo, azul, plateado y dorado.

Recomendaciones del editor