Basura electrónica: cómo ven en China al iPhone sin WeChat

Una abrumadora mayoría de los propietarios de iPhone en China abandonaría el emblemático dispositivo de Apple, si finalmente prosperan las restricciones anunciadas por Estados Unidos.

Así lo reveló una encuesta realizada por la red social de micromensajería Weibo, un símil de Twitter en China, que solicitó a los usuarios escoger entre WeChat o sus iPhones.

Los resultados son decidores: con más de 1.2 millones de respuestas, el 95 por ciento de los usuarios prefieren la aplicación de mensajería por sobre sus teléfonos móviles.

“La prohibición obligará a muchos usuarios chinos a cambiar de Apple a otras marcas, porque WeChat es realmente importante para nosotros”, afirmó Sky Ding, que trabaja en el sector de la industria tecnológica financiera en Hong Kong, citado por 9to5mac.

WeChat tiene más de mil millones de usuarios y es la aplicación más importante de China. Sin la posibilidad de acceder a ella, los iPhones se transformarían en dispositivos irrelevantes.

Además de las funciones de mensajería, los usuarios chinos ven a WeChat como un sistema operativo, ya que prácticamente todo lo que hacen en su teléfono es a través de esta aplicación.

Si la prohibición prospera, los iPhones se convertirán en una costosa “basura electrónica”, aseguró Kenny Ou, un residente de Hong Kong, citado por el mismo medio.

El analista Ming-Chi Kuo estimó que el veto podría costarle al fabricante de iPhone hasta un 30 por ciento de sus ventas globales.

El 6 de agosto, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que decreta la prohibición de actividades en las fronteras de Estados Unidos de firmas de origen chino, como ByteDance –propietaria de TikTok- y Tencent –dueña de WeChat-, por considerarlas una amenaza a la seguridad nacional.

Una docena de empresas estadounidenses advirtieron a mediados de agosto de 2020 que los riesgos de prohibir WeChat, entre las que se encontraba Apple, pero donde también figuraban Disney, Ford, Intel, Morgan Stanley, UPS y Walmart.

Recomendaciones del editor