Los futuros iPhone y Apple Watch podrían detectar gas venenoso y polen

Apple ya permite que sus clientes puedan medir el nivel de óxigeno en la sangre gracias al recién lanzado Watch Series 6 y ahora estudia incorporar en sus productos herramientas que adviertan a sus usuarios si existe gas venenoso o polen en su entorno.

Así lo informó Apple Insider tomando como referencia una patente presentada por la compañía ante las autoridades estadounidenses.

La tecnología se denomina “Sensores de partículas para dispositivos electrónicos portátiles”. Específicamente, la patente trata sobre la detección precisa de partículas en el aire, utilizando una combinación de láseres y otros sensores.

En la última conferencia de productos realizada el 15 de septiembre de 2020 desde su sede en Cupertino, Tim Cook adelantó que la compañía seguiría por la senda de las herramientas de salud.

Pixabay

La solución de Apple para monitorear el aire, propone el uso de tres fuentes de luz láser y tres lentes de reflexión interna total, así como sensores de luz o fotodiodos relevantes para recibir señales de luz.

La luz emitida por los láseres se alimenta a través de los lentes y se refleja hacia un sensor receptor, Luego, la luz se refracta hacia el propio sensor.

Al usar tres juegos de láseres en diferentes posiciones, es capaz de detectar velocidades del viento y contar partículas en un espacio tridimensional, lo que permite una lectura direccional precisa.

Aunque existen artículos como detectores domésticos de monóxido de carbono, a veces las versiones compactas no son lo suficientemente pequeñas para transportarlas fácilmente.

Agregar un detector de gas a un artículo que un usuario lleva consigo o usa todos los días, como un teléfono o un reloj inteligente, ofrecería mayores niveles de protección.

Esta no es la primera vez que Apple analiza el tema de la detección de gas. Ya en enero de 2019, sugirió que la creación de sensores de gas en miniatura podría permitir la inclusión de sensores compactos de gases peligrosos en un iPhone.

Recomendaciones del editor