Probamos los Samsung Galaxy S7 y S7 Edge presentados en Barcelona

Tengo en mis manos el Galaxy S7 y el S7 Edge, la última generación de teléfonos inteligentes presentados por Samsung el domingo en el marco del Congreso Mundial de Telefonía Móvil (MWC) de Barcelona, y que  la empresa surcoreana nos dio la oportunidad de probarlos durante un evento realizado en la ciudad de  Nueva York.

Los nuevos celulares, que buscan competir con el rumoreado iPhone 7 de Apple y que oficialmente no se ha anunciado su fecha de lanzamiento, son casi idénticos a los presentados el año pasado, pero con alguna que otra mejoras como una cámara fotográfica y de video más avanzada, funcionalidad de software simplificada y conectividad a una variedad de productos de la misma marca.

Relacionado: El lanzamiento del Galaxy S7 y S7edge tuvo un invitado especial: Facebook

Con los flamantes teléfonos, también ha regresado la ranura microSD para expandir la memoria de almacenamiento y la protección al polvo y al agua que habíamos encontrado en el Galaxy S5.

El Galaxy S7 de 5.1 pulgadas y el Galaxy S7 Edge de 5.5 pulgadas están construidos de vidrio y metal. Ambos dispositivos vienen con pantallas Super AMOLED de 4K de resolución, 4 GB de RAM, una cámara trasera de 12 Megapíxeles con una lente  de 1.7 de abertura de enfoque ultra rápido y una cámara delantera de 5 Megapíxeles.

Se ha mejorado el hardware y software para satisfacer la demanda constante del usuario en el rendimiento de la batería, y apelando a una característica llamada “Siempre Activa”, que permite que el sistema muestre la hora y otras notificaciones en un modo de ahorro de energía, similar a lo que ocurre en dispositivos de la competenciacomo el LG G y el Moto X.

Las baterías continúan siendo no removibles pero traen una mayor capacidad de carga: el S7 tiene una batería de 3,000 mAh contra los 2,550 mAh del S6 y el S7 Edge tiene una capacidad de 3,600 mAh, muy superior a la de 2,600 mAh del S6 Edge.

Los esperados Galaxy S7, presentados entre una gran expectación en Barcelona, vienen con la última versión del sistema operativo Android 6.0 (Marshmallow) que mejora la experiencia del consumidor, especialmente en el modelo Edge y donde el panel del borde fue ampliado de 260 píxeles hasta 550 píxeles para mostrar más contenido.

EdgeUpdate_Main_1.5

Se puede agregar hasta nueve bordes y que al ser deslizados de derecha a izquierda o viceversa de acuerdo a la preferencia del usuario, ofrecen un acceso rápido a ajustes, aplicaciones y herramientas.

El nuevo borde de “Contactos” permite a los usuarios organizar sus contactos favoritos en una sola zona de fácil acceso. Anteriormente, la función representaba pequeños iconos con fotos de los cinco principales contactos. Ahora, las fotografías se muestran junto al nombre de la persona para una experiencia más intuitiva.

Por otra parte, se ha agregado un panel de “Tareas” que proporciona acceso directo a las funciones de la aplicación y que facilita la creación de eventos en S Planner, el establecimiento de alarmas o la composición de mensajes de texto.

El  panel “Quick”, brinda acceso a varias herramientas entre las que se que incluyen una regla, un compás y una linterna.

EdgeUpdate_Main_3.3

Los Galaxy S7 no son revolucionarios en cuanto al diseño, pero mantienen la elegancia del modelo anterior. Eso sí, son menos anchos y traen las esquinas y bordes más redondeados lo que los hacen más cómodos de tenerlos en la palma de la mano.

Quizás lo más interesante es su integración con otros dispositivos como el SmartWatch Gear S2, las gafas de realidad virtual Gear VR y una nueva cámara de video en forma de bola llamada Gear 360 y que se maneja con el teléfono para realizar vídeos de 360 grados sin necesidad de conocimientos especiales.

Las películas mostradas ayer, son extremadamente entretenidas y abren una nueva frontera en la creatividad y en el intercambio de contenidos a través de las redes sociales.

Durante el evento alguien que observaba mis comparaciones de peso, dimensiones y rendimiento que hacía con mi Samsung S6 Edge plus se animó a preguntarme si lo cambiaría.

Tras pensarlo, le respondí que no.

Mi decisión fue basada puramente en el elemento económico. Por supuesto que quiero un dispositivo más rápido, más elegante, más cómodo de usar, pero después de todo el teléfono lo tengo desde que salió al mercado en septiembre pasado y no puedo permitirme el costo del cambio en tan poco tiempo.

Coincido con los analistas que consideran que los nuevos Galaxy podrían enfrentarse a grandes desafíos, independientemente de su rendimiento, debido a que el mercado mundial los teléfonos “premium” está estancado en favor de aparatos de similar productividad pero de menor valor.