El ex sicario del narcotraficante Pablo Escobar triunfa en YouTube

Conocido por el alias de “Popeye”, el colombiano de 54 años que fue la mano derecha del narcotraficante Pablo Escobar durante los años más sangrientos del Cártel de Medellín, se ha convertido en una celebridad por su canal “PopeyeArrepentido” en YouTube.

Jhon Jairo Velásquez, fue capturado en 1992 y condenado a 25 años de prisión por su participación directa en más de 250 asesinatos y haber coordinado otros 3,000. En agosto del 2014 fue liberado tras haber cumplido tres quintas partes de su condena y haber llegado a un acuerdo con las autoridades al declarar sobre la corrupción en el sistema carcelario.

Relacionado: Narcos será la primera serie original de Netflix que llega a la TV abierta

Un año después, fruto de una sugerencia de un amigo, Popeye configuró el videoblog dispuesto a “contarlo todo”. “De un momento a otro ya tenía 1,000 seguidores, después 2,000 y ahora supera holgadamente los 100,000 suscriptores.”, confesó Popeye durante una entrevista al periódico británico The Guardian.

Sus mensajes de vídeo abren con la imagen de una bala volando en cámara lenta. “Puede parecer un crimen glorificado, pero es para atraer a los jóvenes”, dijo durante la entrevista. “Hay un cierto grado de curiosidad morbosa por los homicidios, especialmente de los jóvenes”, admite Velásquez. Popeye asegura que mediante este canal lo que pretende es mantener a los jóvenes alejados de una vida criminal.

“Todo lo que Pablo Emilio Escobar Gaviria hizo fue malo. Es importante que las nuevas generaciones no sigan obsesionadas con la figura de Pablo Escobar y aún menos con la mía….Nosotros no podemos ser un ejemplo para nadie. Fuimos unos bandidos”, añade.

Los nuevos vídeos se distribuyen quincenalmente y dice que invierte hasta catorce horas diarias a responder preguntas que le llegan de todas partes del mundo y de gente curiosa por conocer detalles de la personalidad de Pablo Escobar, la vida diaria en el Cártel o sus conexiones con las autoridades policiales, militares, judiciales y empresariales locales y de América Latina.

Velásquez, que en su carrera delictiva ha amasado una considerable fortuna, dijo que la mayoría de su dinero fue utilizado para obtener protección en la cárcel y el resto “un amigo lo depositó a su nombre, porque ningún banco quiere abrirle una cuenta”. Hoy por hoy, sus mensajes son seguidos por más de un millón de personas y Velásquez espera que con la popularidad del canal en YouTube pueda hacer algún dinero. “Será la primera vez que gano dinero con un trabajo honesto”.