¿Debe Tesla comenzar a preocuparse por el Karma Revero?

Karma Automotive, una firma con capitales chinos, y conocida anteriormente como Fisker Automotive, ha presentado un sedán híbrido (gasolina-eléctrico) llamado Revero.

Este modelo nació de las cenizas dispersas del Fisker Karma, un sedán de lujo que se vendió en cantidades muy limitadas entre 2011 y 2012. Las diferencias estéticas entre el Revero y el Karma van de menos a más. Los observadores atentos notarán que el Revero cuenta con nuevos logos —pintados a mano, según la compañía— una parrilla renovada, y un nuevo diseño en los faros y en las llantas de aleación. La cabina viene con un sistema de información y entretenimiento más moderno, hecho a partir de cero y sin considerar la anterior.

Relacionado: El Bugatti Chiron híbrido todavía es posible

Al igual que su predecesor Fisker, el Revero se pone en movimiento gracias a un propulsor híbrido fabricado alrededor de un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros con turbocompresor tomado de General Motors. Este turbo actúa como un extensor de rango que carga una batería de iones de litio, por lo que no hace girar directamente a las ruedas. El Chevrolet Volt utiliza una configuración similar.

Un paquete de baterías de 21.4kWh alimenta los motores eléctricos que mueven las ruedas traseras con 403 caballos de fuerza y 981 libras-pie de torque. De acuerdo con Green Car Reports, el Revero alcanza los 60 mph de una parada en 5.4 segundos, un segundo más rápido que el Fisker Karma. Una recarga al 80 por ciento se consigue en tan sólo 24 minutos gracias a un cargador rápido. Además, un panel solar montado sobre el techo puede proporcionar a una milla y media de rango por día en condiciones climáticas ideales.

Los ejecutivos de Karma no tienen problemas en admitir que tienen a Tesla en el punto de mira.

“Estamos en competencia con Tesla. Si fuera sólo por una cosa de estilo, nos vamos de cabeza contra Aston Martin y Maserati. Pero nuestros compradores también están interesados en tecnología “, afirmó Jim Taylor, director de ventas de la compañía, en una entrevista con Automotive News.

Karma se encargará del montaje del Revero en una instalación ubicada en California, muy cerca de la fábrica de Tesla. Y mientras que la compañía no ha dado aún a conocer sus proyecciones de ventas, su material promocional sugiere que no aspiran realmente a un alto volumen.

El Karma Revero saldrá a la venta en breve a un precio base que rondará los $130,000, sin contar las opciones ni los incentivo del gobierno.