¿Mucho tráfico? Quizá este Jeep que se eleva nueve pies te pueda servir

He aquí otra prueba más de que las firmas de marketing están dispuestas a cualquier cosa con tal de llamar la atención.

Verizon alistó recientemente en sus filas a la agencia de marketing Thinkmodo para promocionar Hum, un dongle (dispositivo tipo USB) que se conecta al puerto OBD II de un automóvil y ofrece servicios tales como diagnósticos, asistencia en carretera y seguimiento de vehículos, todo por una cuota mensual. Por ello (o por otra cosa, aquí tampoco somos adivinos) Thinkmodo decidió modificar un Jeep Grand Cherokee para que pudiese levantarse nueve pies en el aire y así pasar por sobre los otros carros.

Michael Krivicka (co-fundador de Thinkmodo) le contó a Mashable que la idea era crear una representación literal de lo que Hum puede significar para los conductores que lo usan. Y así entonces fue que se les ocurrió hacer un carro que, literalmente, se eleva (o está) por sobre los demás. ¿Lo captas? Claro que sí. Un Hum Rider.

Independientemente de si consiguen transmitir o no la idea que los movía, es impresionante ver un gran SUV elevarse a sí mismo sobre los demás vehículos, como si se tratase del auto del Inspector Gadget. Para que eso suceda, Thinkmodo contrató a Scott Beverly de A27fx. Se trata del mismo creador que hizo los efectos visuales de The Dark Knight, Inception e Interstellar. Un curriculum repleto de naves espaciales y Batimóviles parece ser el requisito indispensable para un trabajo como este.

Ahora, convertir un Grand Cherokee común en una máquina de mercadeo que se eleva y pasa por sobre el tráfico, es algo mucho más fácil de decir que de hacer. La mayor parte del sistema del automóvil es propulsado por un generador Honda de gasolina montado debajo, el cual bombea fluido a través de 300 pies de líneas hidráulicas. La estructura del Grand Cherokee también tuvo que ser reforzada, lo que significa que este SUV Hum Rider pesa ahora 8,500 libras.

El conductor puede levantar la carrocería a una altura completa de nueve pies con sólo accionar un interruptor en el salpicadero. Cuatro cámaras ubicadas debajo de la carrocería le permiten ver todo aquello que el Hum Rider está pasando por encima, aprovechando (de paso) de dar un nuevo significado a eso de “sistema de cámaras de visión envolvente”.

El Hum Rider es una pieza personalizada única, pero podría ser el último objeto del deseo para aquellos conductores impacientes con el tráfico. Y que no sufran de vértigo, claro.