SpaceX construirá un cohete en Los Ángeles para ir a Marte

Si alguna vez visitaste Los Ángeles, California, parece difícil imaginar que una ciudad como ésta sería el escenario elegido para construir una monumental nave espacial capaz de colonizar Marte. Pero durante su discurso anual, el alcalde Eric Garcetti dijo que SpaceX, la compañía espacial fundada por Elon Musk, está a punto de hacer precisamente eso.

“Hoy me complace anunciar oficialmente que SpaceX comenzará el desarrollo de la producción del Big Falcon Rocket en el Puerto de Los Ángeles”, dijo Garcetti durante una transmisión en vivo. “Si este año nos ha enseñado algo, es a pensar en grande. A poder ir tras algo inalcanzable. Tenemos la confianza para mirar a las estrellas, y las agallas para hacer realidad nuestros sueños”, afirmó.

Este anuncio llega solo meses después desde que el CEO de Space X presentó su visión de las eventuales misiones tripuladas a Marte durante el Congreso Internacional de Astronáutica. Durante su presentación, el empresario hizo una serie de anuncios con respecto a los objetivos de la compañía espacial  para llegar al planeta rojo, y la eventual colonización de Marte.

El enfoque de Musk se refería principalmente al nuevo Sistema de Transporte Interplanetario Masivo de SpaceX ( Interplanetary Transport System), que es un sistema que planea utilizar tres vehículos diferentes para realizar el viaje a Marte, y es un elemento esencial para el plan de Musk de hacer que viajar a ese planeta sea una realidad alcanzable.

Inicialmente, se explicó que este sistema haría uso del cohete Raptor, una versión mejorada del Falcon 9, que conserva el diseño multiuso de esa aeronave, además del retorno a la tierra de los propulsores. La nave de transporte de la tripulación tiene la intención de llevar a 100 personas, aunque Musk planea la posibilidad de un número mayor, y cuenta con paneles solares e impulsores adicionales, así como enormes tanques de combustible de fibra de carbono. También se utilizaría una nave de reabastecimiento cargada con combustible de metano, lo que reduciría el peso de lanzamiento inicial de la nave de transporte.

Al detallar el procedimiento de lanzamiento, Musk dijo que planeaba involucrar el refuerzo de Raptor para lanzar el transporte de la tripulación en órbita alrededor de la Tierra. El acelerador volvería a la plataforma de lanzamiento, donde se cargaría con la embarcación de reabastecimiento. Después de que la operación se reinicie, la embarcación de reabastecimiento se acoplaría a la nave de transporte, antes de abastecerse de combustible y comenzar el viaje hacia Marte.

Ya sea que utilicen el cohete Raptor o el Big Falcon Rocket, si el proyecto se desarrolla según sus planes, Musk espera que los primeros vuelos de pasajeros hasta Marte comenzarán a ser viables en aproximadamente una década, y estima que el costo es de aproximadamente $200,000 dólares por cada pasaje.