Científicos detectan extraños ecos en el centro de la Tierra

Un grupo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Maryland, Estados Unidos, detectó inusuales ecos provenientes desde el centro de la Tierra.

Según informó Tech Times, los expertos advirtieron una estructura rocosa que se encuentra ubicada debajo del océano Pacífico.

La investigación publicada en la revista Science describió que la estructura —ubicada debajo de las Islas Marquesas en la Polinesia Francesa— es una zona de ultra baja velocidad (ULVZ).

Los estudios han sugerido que la zona recientemente descubierta tiene un tamaño aún mayor de lo que se menciona en la investigación.

Los científicos señalaron que en este lugar se produce un fenómeno geológico a través del cual se formaría material rocoso caliente, proveniente desde el límite del núcleo y el manto terrestre.

Este material emerge hasta la superficie de la Tierra, formando las islas volcánicas de Hawái y las que conforman en archipiélago de Las Marquesas, debido principalmente a la injerencia de la ULVZ.

El estudio detectó diversas estructuras subterráneas, medidas principalmente a través de satélites y el análisis de ondas sísmicas.

Tras recrear virtualmente lo que se encuentra debajo de la superficie, los investigadores crearon un algoritmo, bautizado como “secuenciador”, que les permitiera estimar las propiedades físicas de la estructura.

Con ese desarrollo, lograron analizar un total de 7,000 ondas sísmicas originadas en el sector de ULVZ, generadas por cientos de terremotos de más de seis grados.

Científicos detectan ecos extraños en el centro de la Tierra

Los sismos utilizados fueron registrados entre 1990 y 2018, y permitieron obtener una visión completa de la región ubicada debajo del Pacífico.

Según el autor principal de la investigación, Doyeon Kim, “al observar miles de ‘ecos’ del límite del manto central al mismo tiempo, hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva”.

Los expertos concluyen que la región descubierta posee estructuras de roca que pueden producir ecos, lo cual era imposible percibir previamente porque no se tenía una visión tan detallada del lugar.

Dentro de ULVZ, los investigadores hallaron estructuras en forma tridimensional, que es desde donde se dispersan la mayoría de las ondas captadas en la superficie terrestre.

Según los expertos, fue gracias a estas estructuras que 40 por ciento de los ecos han emergido a lo largo de los últimos 28 años.

Los científicos consideran que este tipo de estructuras están expandidas en el resto del límite entre ambas zonas de la Tierra, y es una de los causantes principales de la formación de roca en la superficie.

Recomendaciones del editor