Explosión en Beirut: ¿qué es y cómo actúa una onda expansiva?

La bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki quizás es el ejemplo más gráfico de lo que el poder de liberación de una gran explosión puede suponer para la humanidad.

Todo a propósito de dos enormes explosiones que se registraron esta jornada en un puerto en Beirut (capital del Líbano) dejando al menos 10 fallecidos y un número indefinido de heridos; además de masivos daños materiales.

De acuerdo a medios locales la emergencia se produjo al interior de un almacén de fuegos artificiales. Sin embargo, más tarde el director de Seguridad del Líbano dijo que las explosiones fueron provocadas por “material altamente explosivo confiscado”.

Un estudio de la Universidad de Washington daba cuenta de que una bomba de diez kilotones podía dejar 45,000 muertos y 323,000 heridos, pero también revelaban que el alcance más severo se lo llevaría un área alrededor de la detonación con un radio de unos 800 metros.

La de Hiroshima tuvo una potencia de 16 kilotones y acá la onda expansiva es tan grande que arrastra a kilómetros de distancia una gran cantidad de escombros.

¿Qué es la onda expansiva y cuánto daño hace?

Una onda expansiva podría definirse como “una elevación brusca de la presión atmosférica producida por la liberación de energía que tiene lugar en la súbita transformación de sólido a gas de un explosivo”.

Hay tres tipos de ondas expansivas:

  • Epicentro de onda expansiva
  • Perímetro Secundario
  • Periferia de onda expansiva

“En el epicentro de onda expansiva (zona de muerte), los supervivientes están probablemente heridos de muerte, es probable que se necesiten capacidades de rescate técnico, y soporte vital avanzado y altas proporciones de víctimas para atención son necesarios para los supervivientes. En el perímetro secundario (zona crítica de victimas), los sobrevivientes tendrán múltiples lesiones, y las capacidades de rescate estándar y proporciones moderadas de víctima de atención son obligatorios. En la periferia de la onda expansiva (zona de caminantes heridos), la mayoría de las víctimas tendrán lesiones que nos ponen en riesgo la vida y traumatismo psicológico, no se requiere rescate y son necesarios soporte básico y autoayuda”, sostiene este manual sobre accidentes.

En tanto, una investigación de Science Direct entrega una visión terrorífica de lo que ocurre en el cuerpo con esta onda expansiva. Lo más importante es detectar que la naturaleza de las heridas depende del tipo de explosivo, del medio ambiente en el cual explota y de la distancia a la cual se encuentra el individuo.

“Al penetrar en el cuerpo, la onda de choque somete a las vísceras corporales a una elevada sobrepresión y a un violento desplazamiento. Esto provoca la rotura de la superficie de materiales densos, como la pared gastrointestinal o la alveolar. Además de los daños causados en tales superficies, los vasos que riegan estos órganos estallan, originando graves hemorragias internas. Por otra parte, el paso de la onda hace que los tejidos se muevan a diferente velocidad según su densidad, lo que causa daños severos en los mismos”, sostienen los expertos.

Recomendaciones del editor