Avances en la edición genética permitirían producir superpapás para el ganado

El avance de la ciencia y la tecnología ha conseguido increíbles resultados en la industria ganadera. El más reciente ha sido protagonizado por un grupo de científicos que ha logrado crear de forma exitosa padres sustitutos de animales que sólo llevan los genes de los animales donantes, conocidos como superpapás.

De acuerdo con los investigadores provenientes de Estados Unidos y Reino Unido, esto constituye un importante avance en la edición de genes con eventuales aplicaciones para la producción mundial de alimentos.

Como parte de la investigación se produjeron cabras, vacas, cerdos y ratones machos cuyo esperma llevaba los rasgos genéticos de otro individuo masculino. Esto quiere decir que cuando estos superpapás se reproducen, se espera que la descendencia que se obtiene lleve todos los genes del donante masculino en vez de los del sustituto.

Jon Oatley es biólogo de la Universidad Estatal de Washington y es quien dirigió el equipo de investigación. El profesional se refirió a los alcances del estudio a través de un comunicado, señalando que “con esta tecnología, podemos obtener una mejor difusión de los rasgos deseables y mejorar la eficiencia de la producción de alimentos”.

El trabajo de los investigadores podría tener importantes implicancias a nivel medioambiental. “Esto puede tener un gran impacto en la lucha contra la inseguridad alimentaria en todo el mundo. Si podemos enfrentar esto genéticamente, entonces significa menos agua, menos alimentos y menos antibióticos que tenemos que poner en los animales”, agregaron los autores.

Al rescate de algunas especies

El mundo ha sido testigo de la rápida y dramática desaparición de varias especies que han sido amenazadas por la presencia del ser humano.

Según los investigadores, además de fomentar un mejoramiento en la producción de alimentos, su estudio serviría para conservar especies que se encuentran en peligro de extinción.

Cuando el número de especies disminuye, los grupos de animales se aíslan unos de otros y la diversidad genética disminuye. Este fenómeno podría ser abordado por la edición genética.

Pese a que el estudio recién fue publicado el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences, ya se anticipa una fuerte polémica, especialmente por las cuestiones éticas que plantea la la edición genética.

Al mismo tiempo, cada vez son más las personas que critican a la industria ganadera y a su responsabilidad en el incremento de la temperatura a nivel global, proponiendo la adopción de una dieta que deje de lado la carne y opte por una alimentación más sustentable basada en plantas.

Recomendaciones del editor