Facebook eliminó anuncios de Trump por simbología nazi

Facebook decidió tomar cartas en el asunto en un tema bastante polémico, luego de que algunos usuarios protestaran por una publicidad de campaña de Donald Trump que traía un triángulo rojo invertido.

Desde el 3 de junio, el equipo de marketing del actual presidente ha estado publicando anuncios en la red social sobre el movimiento de izquierda antifascista “Antifa”. El 17 de junio, la campaña agregó un triángulo rojo invertido a algunas variaciones del anuncio, un símbolo que los nazis usaron para designar prisioneros políticos.

Los anuncios se publicaron en las páginas de Facebook del presidente Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence, Equipo Trump, Black Voices para Trump, Brad Parscale, Latinos para Trump y Mujeres para Trump.

El comando dijo haber obtenido la autorización de Facebook antes de eliminar los anuncios. El presidente de Media Matters, Angelo Carusone, dijo que “a pesar de violar los términos de servicio de Facebook, los anuncios fueron primeramente aprobados por la red social”.

“Una vez más, vemos otro ejemplo en el que Facebook ni siquiera puede cumplir con los estándares mínimos establecidos por ellos mismos, ya sea porque son incapaces o porque están confabulados. De cualquier manera, el patrón es alarmante”, recalcó.

Un portavoz de Facebook dijo a Media Matters en un comunicado que “eliminamos estas publicaciones y anuncios por violar nuestra política contra el odio organizado. Nuestra política prohíbe el uso del símbolo de un grupo de odio prohibido para identificar prisioneros políticos sin el contexto que condena o discute el símbolo”.

La explicación que dieron desde el entorno del presidente fue que esto nunca quiso ofender a la comunidad judía.

El historiador Jacob S. Eder, experto en el tema, dijo a The Washington Post que el anuncio es “un uso muy problemático de un símbolo que los nazis usaron para identificar a sus enemigos políticos. Es difícil imaginar que se haga a propósito, porque no estoy seguro de si la gran mayoría de los estadounidenses conoce o entiende el letrero, pero es muy, muy descuidado por decir lo menos”.

Recomendaciones del editor