COVID-19: contagio masivo confirma riesgo de viajar en buses

La transmisión área del coronavirus sigue siendo un tema sobre el cual aún no hay consenso entre los investigadores. Sin embargo, un nuevo estudio que analizó los contagios al interior de un bus confirma que se trata de una posibilidad cierta.

La investigación revisó el caso de un pasajero asintomático que en enero de 2020 viajó en un bus de transporte público mal ventilado en China y que contagió a otras 23 personas, muchas de las cuales incluso ni siquiera estaban cerca.

La investigación, publicada en la revista JAMA Internal Medicine, es otra confirmación de que la transmisión área del COVID-19 es posible, además de la necesidad de ventilar adecuadamente espacios cerrados para evitar la propagación.

El contagio masivo se registró en un viaje que duró 50 minutos hacia un evento budista de la ciudad de Ningbo, en el este de China, antes de que el uso de mascarillas fuera generalizado.

Los investigadores confirmaron que 23 de los 68 pasajeros fueron contagiados por una sola persona -el paciente índice-, que no presentaba tos ni otros síntomas de la enfermedad.

Además, trazaron un diagrama de la ubicación de los ocupantes y determinaron que el portador fue capaz de contagiar a personas estaban más allá del perímetro de dos metros que se estima podrían permanecer en el aire las gotitas infecciosas.

Contagios al interior de un bus de China
Diagrama con la ubicación de los pasajeros contagiados y el paciente índice marcado en rojo. JAMA Internal Medicine

Según los investigadores, este pasajero fue el paciente cero de este foco de contagio, porque además había estado en contacto con habitantes de Wuhan, donde se originó el virus a fines de 2019.

Los científicos constataron que el aire acondicionado simplemente hizo que el aire recirculara dentro del autobús,  contribuyendo a la propagación del virus.

“En ambientes cerrados con recirculación de aire, el Sars-CoV-2 es un patógeno altamente transmisible. Nuestro hallazgo de una posible transmisión aérea tiene una importancia importante para la salud pública”, indica el estudio.

Esta no es la primera investigación que confirma el riesgo de viajar en transporte público.

A comienzos de agosto de 2020, un estudio de la Universidad de Southampton calculó la tasa de contagio, la distancia social adecuada y quiénes eran las personas más susceptibles de ser contagiadas, a partir de los contagios en trenes de alta velocidad en China.

Otra investigación de la Universidad de Florida, aunque de carácter preliminar a partir de un contagio en un hospital, reveló que el virus tendría la capacidad de “sobrevivir” en el aire y mantener su capacidad de contagiar, incluso a cinco metros de la persona que lo portaba, más allá de los dos metros sugeridos.

Recomendaciones del editor