Xiaomi Redmi Note 10S: lo difícil es destacar

Xiaomi Redmi Note 10S: lo difícil es destacar
“El Xiaomi Redmi Note 10S cumple con lo esperado según sus especificaciones, pero no veo que tenga nada realmente destacable frente al Redmi Note 10 Pro”
Pros
  • Cómodo en mano
  • Buena autonomía
  • Resistencia al agua y polvo
  • Precio competitivo
Cons
  • Pantalla de 60 Hz
  • No tiene telefoto
  • Las cámaras no sobresalen demasiado respecto a la competencia

Por segundo año consecutivo, la familia Redmi Note está formada por cuatro teléfonos. En revisiones anteriores probamos a fondo algunos de sus miembros, como el Redmi Note 10 y el Redmi Note 10 5G, ahora es el turno del Redmi Note 10S.

Este teléfono comparte algunas especificaciones con el resto de los integrantes de la familia Redmi Note 10 y sobre todo repite la combinación ganadora que hemos visto: buenas especificaciones y buen diseño por un precio reducido. 

Si piensas comprar alguno de estos teléfonos, pero aún no sabes cuál, te sugiero que sigas leyendo: te contaré todo lo que ofrece el Xiaomi Redmi Note 10S, así como cuáles son sus puntos débiles que debes tener en cuenta.

Diseño con ADN Redmi 

Como el resto de los modelos de la familia, este dispositivo tiene un diseño que deja sensaciones de calidad tanto al tacto como a la vista a pesar de estar fabricado con materiales económicos.

Su peso es de 180 gramos y su groso de 8 mm, por lo que se trata de un teléfono cómodo en mano, que no está pesado y que ofrece un agarre seguro al no ser excesivamente resbaladizo. Además, cuenta con certificación IP53 de protección contra polvo y salpicaduras, algo que no es muy habitual en teléfonos de este rango de precio.

La unidad que probé es gris oscuro (Onyx Grey). Este color tiene un inconveniente y es que se llena de huellas y pelusas con bastante facilidad, por lo que lo más recomendable es ponerle la funda transparente que se incluye en la caja.

En cuanto a la pantalla, el Redmi Note 10S tiene un panel AMOLED de 6.43 pulgadas y una resolución FullHD+ (2,400 x 1,080 pixeles). A diferencia del modelo 5G, esta pantalla solo tiene tasa de actualización de 60 Hz, que le deja un poco atrás respecto a la competencia. Pese a esto, mi experiencia de uso con esta pantalla fue buena, pues llega bien calibrada de fábrica y el contraste y la intensidad de los colores son muy buenos.

Por otro lado, el nivel de brillo es lo suficientemente bueno como para usarla sin problema en interiores, pero eso sí, en exteriores, con la luz del sol sobre ella, echamos de menos un poco más de brillo.

En este modelo el sensor de huellas se encuentra en el lateral, justo en el botón de inicio. Como sucedió con el Redmi Note 10 5G, me sorprendió para bien, pues a pesar de que no es mi ubicación predilecta para este tipo de sistema de desbloqueo, funciona con muchísima rapidez y discreción.

Potencia más que suficiente (incluso para jugar)

Este teléfono llega con un procesador MediaTek Helio G95, chip que le otorga un buen rendimiento para juegos (y para el resto de las tareas, claro). La unidad que revisé cuenta con 6 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno. Con esta configuración tuve una experiencia de uso bastante buena en el día a día, sin parones ni ningún tipo de fallo de rendimiento.

Xiaomi Redmi Note 10S

Lo que sí se echa de menos es una pantalla con una tasa de actualización más alta, en especial con juegos de alta demanda. Y es que en general las pantallas de los teléfonos que están saliendo al mercado (incluso los más económicos) ya cuentan con al menos 90 Hz; en el Redmi Note 10S falta esa fluidez.

La capa de personalización del dispositivo es MIUI 12.5, que se ejecuta sobre Android 11. Es una interfaz muy optimizada, aunque no ofrece muchas opciones de personalización y cuenta con bastantes apps preinstaladas de terceros como Netflix, Facebook o Ebay. Lo bueno es que todas se pueden eliminar.

La autonomía es uno de los puntos fuertes de este teléfono, pues su batería de 5,000 mAh me dio una experiencia de uso muy buena, ya que su procesador no consume demasiado y su pantalla no tiene frecuencias de actualización altas que consuman este recurso. Con una carga completa y usándolo bastante, logré sobrepasar el día y medio de uso sin tener que cargarlo. Además, el teléfono tiene carga rápida de 33 W e incluye un cargador compatible en la caja. Para llegar a 50 por ciento, el tiempo de carga es de unos 35 minutos, y de aproximadamente una hora y 15 minutos para alcanzar 100 por ciento. 

Cuatro cámaras que cumplen con lo esperado

Xiaomi apuesta por una cámara cuádruple en este dispositivo cuyo sensor principal es de 64 MP. A este sensor lo acompañan un ultra gran angular de 8 MP y dos sensores más de 2 MP cada uno, uno macro y otro de profundidad para obtener un mejor modo retrato.

Como vemos sobre el papel, es una configuración de cámaras bastante discreta y común, y como era de esperar sus resultados son bastante buenos en la mayoría de las condiciones de luz. Con buena iluminación, da unas fotos correctas, aunque con unos colores levemente saturados. A veces también hay algo de pérdida de nitidez cuando las luces son muy altas. En este caso, disparar con el modo HDR activado ayuda a que los contornos se definan mejor.

Cuando la luz empieza a escasear, todos estos problemas de nitidez y de colores o texturas poco naturales tienden a aumentar, aunque el modo noche mejora de manera considerable la calidad de las fotos.

El modo retrato se queda justo, y es que tanto el recorte como el nivel de desenfoque del fondo respecto al sujeto es bastante artificial. En términos generales son fotografías válidas para un usuario no demasiado exigente que quiera tomar fotos para sus redes sociales con poca resolución, pero no son aptas para aquellos que le den mucha importancia a la cámara.

Conclusiones

El Xiaomi Redmi Note 10S cumple con lo esperado según sus especificaciones, pero no veo que tenga nada realmente destacable frente al Redmi Note 10 Pro si tenemos en cuenta que su diferencia de precio no es muy grande.

Eso sí, es un dispositivo con muchas características buenas respecto a su precio en España, que comienza en 229 euros. Su autonomía es excelente y su potencia y rendimiento de pantalla están dentro de lo esperado, aunque falta esa mejora en la tasa de actualización y también un poco más de calidad en las cámaras.

Recomendaciones del editor