Elon Musk reniega de su desprecio por la industria petrolera

Por años, Elon Musk ha explicitado su encono con la industria de los combustibles fósiles y ha puesto de manifiesto su objetivo de hacer desaparecer a los actores del mundo petrolero.

Más de una vez, ha culpado al implacable y enorme poder de esos intereses de sabotear sus esfuerzos por masificar los automóviles eléctricos.

Pero eso está cambiando, al parecer.

De acuerdo con Futurism, Musk estaría arrepentido por haber adoptado una postura tan dura al respecto.

“Honestamente, me siento un poco mal por odiar a la industria del petróleo y el gas”, confesó Musk en el episodio del lunes de Sway, un podcast publicado por The New York Times.

Elon Musk apoyo a OpenAI para lanzar herramienta de texto

Para ser claros, Musk todavía cree que el mundo debe dejar de usar combustibles fósiles más temprano que tarde. Pero ahora se compadece de los barones del petróleo, sugiriendo que no se dieron cuenta del daño que estaban haciendo.

“Muchas personas en la industria del petróleo y el gas, especialmente si están en el sector más antiguo, construyeron sus empresas e hicieron su trabajo antes de que estuviera claro que se trataba de un problema grave”, señaló Musk en Sway.

“Y ahora probablemente se sientan maltratados porque la gente los está haciendo pasar por villanos, cuando durante mucho tiempo estuvieron trabajando duro para apoyar la economía y, realmente, no sabían que sería tan malo”, añadió.

Según Futurism, la lógica de Musk puede ser arriesgada. Después de todo, cualquier magnate del petróleo que ignore los impactos catastróficos de la quema de combustibles fósiles habría dejado de estar activo hace décadas y probablemente ya se hubiera jubilado o estaría fallecido.

“El carbono atmosférico se ha relacionado con las temperaturas globales desde finales del siglo XIX y ExxonMobil estaba al tanto del cambio climático en 1977. Quizás lo que realmente está sucediendo es que Musk siente una creciente simpatía por sus compañeros multimillonarios”, afirma Futurism.

Recomendaciones del editor