Elon Musk regresó a Twitter e impulsó las bitcoins

“Un tiempo fuera de Twitter”. Con esta frase, el multimillonario Elon Musk anunciaba sorpresivamente su decisión de mantenerse al margen de la red social de micromensajería el 2 de febrero.

Sin embargo, bastaron menos de 48 horas para que el fundador de Tesla y SpaceX reapareciera en la plataforma. Y lo hizo como solo él sabe.

A primera hora, publicó imágenes del fallido aterrizaje del prototipo SN9 de la nave reutilizable que SpaceX aspira utilizar para futuras misiones tripuladas a la Luna y Marte. “Esta fue dura”, afirmó.

El impulso a Dogecoin

ur welcome pic.twitter.com/e2KF57KLxb

— Elon Musk (@elonmusk) February 4, 2021

Sin embargo, más tarde publicó una serie de mensajes en alusión a Dogecoin, la criptomoneda que surgió como una crítica a la locura que hace casi una década provocó el surgimiento de las bitcoins.

“Dogecoin es la criptomoneda de la gente”, aseguró el empresario.

Posteriormente, publicó un meme de sí mismo basado en una popular escena de El Rey León, en el que aparece levantando al perro Shiba Inu, el logo de la criptomoneda.

“Me he convertido en meme, destructor de los cortos [en alusión a los fondos de cobertura]”, tuiteó Musk.

Tras su intervención, la criptomoneda subió más de 65 por ciento, saltando a $0.054496 dólares, según los datos del sitio web de blockchain y criptomonedas Coindesk.

Musk ha estado muy involucrado en el reciente frenesí comercial, tuiteando sobre empresas y criptomonedas específicas, ayudando a que sus precios se disparen.

En las últimas semanas, el valor de las acciones en GameStop, Etsy y CD Projekt han aumentado tras los comentarios sobre ellos en su cuenta de Twitter.

A fines de enero de 2021, agregó “#bitcoin” a su biografía de Twitter, lo que provocó que el valor de la mayor criptomoneda aumentara, aunque este jueves, tras su regreso, eliminó la etiqueta.

Dogecoin se creó como una crítica satírica al frenesí de 2013, pero todavía es posible comprarla y venderla en intercambios de divisas digitales.

Recomendaciones del editor