AuctionWeb y el puntero láser roto: así comenzó eBay

El 3 de septiembre de 1995, el programador Pierre Omidyar creó AuctionWeb en California, un sitio web de subastas en línea. Ese día, sin muchas expectativas, Omidyar enlistó un puntero láser roto a $1 dólar para venderlo por medio de la nueva plataforma.

Durante una semana, nadie se interesó por el artículo, pero luego los postores comenzaron a impulsar el precio del puntero hasta que llegó a costar $14.83 dólares. Para su sorpresa, alguien compró el artículo a ese precio. Se trataba de Mark Fraser, un canadiense que, curiosamente, coleccionaba punteros láser rotos.

Este hecho marcó los comienzos del inmenso sitio web que, dos años después, sería renombrado como eBay. Hablamos de una plataforma que incluso hoy se mantiene vigente al gestionar subastas en línea y permitir que la gente compre bienes de otras personas o de empresas establecidas.

La idea de eBay comenzó por dos convicciones de Omidyar. Por un lado, creía que el comercio en la web tenía potencial (y decidió probarlo al crear su propio mercado en línea). Y, por otro lado, siempre ha creído que la “gente es inherentemente buena” y que era necesaria “una comunidad que aceptara de buena forma un sistema de valores”.

Es por eso que el servicio se ha basado en la confianza, ya sea en la otra persona o en la forma en que funciona la plataforma. De hecho, en los primeros días de AuctionWeb, los usuarios enviaban sus pagos en forma de monedas encintadas a una ficha de registro. No había otra opción que solo confiar en que llegaría el pago.

Al principio, el sitio web era solo un pasatiempo para Omidyar y una manera de generar un poco de dinero extra. Pero después de efectuar su primera venta en línea, creció tanto la cantidad de usuarios que su proveedor se internet tuvo que insistirle en que se cambiara a una cuenta comercial.

Tras el cambio de cuenta, la factura de Omidyar pasó de costar $30 a $250 dólares. Así que comenzó a cobrarle a los usuarios del sitio por realizar transacciones allí. Por fortuna, la gente estuvo dispuesta a pagar por el servicio sin problemas.

Así se expandió nuevamente la comunidad, el personal del sitio y también los horizontes de la web, que incluso vendió boletos de avión con un acuerdo de licencia de terceros.

A comienzos de 1996, el sitio web se convirtió en un negocio de un millón de dólares y en 1997 ya había superado los dos millones de transacciones de subastas. Ese año, el nombre cambió oficialmente a eBay y la compañía no hizo más que seguir creciendo.

Con el tiempo, pudo deshacerse de su reputación de “artículos de colección” y convertirse en el principal sitio en línea para que las personas compren y vendan casi cualquier objeto, incluso productos comerciales de gama alta.

Pierre Omidyar y Meg Whitman, la primera CEO de eBay (1998). James D. Wilson / Getty Images

Hoy día, eBay es un gigante del comercio electrónico, aunque a lo largo de los años han surgido más competidores. Alibaba y Etsy son plataformas que pueden servir como alternativa pero, por lo general, Amazon es considerada como la competencia directa de eBay.

Aunque Amazon no cuente con el sistema de subastas por lo que es famoso el sitio de Omidyar, ambas compañías son potencias del comercio por internet con una reputación que las respaldan. Tanto Amazon como eBay encabezan los listados de los mejores sitios de compras en línea del mundo y ganan miles de millones cada año con su masiva cantidad de usuarios.

Sin embargo, eBay ha perdido algo de terreno en los últimos años. De acuerdo con Statista, a fines de 2018 llegó a tener 179 millones de compradores activos a nivel mundial, pero a mediados de este año, la cantidad disminuyó ligeramente a 159 millones. Por otro lado, en junio de 2021 Amazon apareció como el sitio más popular de compras por internet a nivel mundial, superando a eBay que quedó en segundo lugar.

En sus inicios, Amazon era un lugar al que acudir en busca de libros y música. Después, se sumaron los videojuegos, softwares, aparatos electrónicos y juguetes, y poco a poco fue diversificándose cada vez más hasta hoy. Se expandió y creó todo un ecosistema basado en el cliente que entrega beneficios y servicios adicionales (como Amazon Prime), algo que eBay no hizo necesariamente.

Aun así, eBay fue el lugar más reconocido para vender en línea durante años. Si bien comenzó como un sitio para productos de segunda mano, fue el punto de partida para las pequeñas empresas que querían comenzar su negocio rápidamente, con una plataforma disponible las 24 horas, costos bajos y una audiencia más específica.

Recomendaciones del editor