¿Qué pasa en Amazon y sus trabajadores con COVID-19?

El coronavirus tiene las relaciones entre Amazon y sus trabajadores en un punto crítico, así al menos se desprende de los informes de prensa en Estados Unidos, además de los reclamos de sindicatos por las condiciones inapropiadas y riesgosas en las que están desarrollando sus funciones en la pandemia.

Un trabajador de un almacén de Amazon en Indianápolis, murió de COVID-19, confirmó la compañía y con esto los fallecimientos de empleados se elevan a 7.

En el sitio The Verge uno de las personas que se desempeña en la compañía señaló de forma anónima por miedo a represalias que “no iban a decir nada si no fuera por las personas que hacen preguntas”.

Un portavoz de Amazon dijo que la compañía fue informada de la muerte del empleado de Indiana el 30 de abril e inmediatamente notificó a todos los empleados dentro del edificio. “Nos entristece la pérdida de un asociado en nuestro sitio en Indianápolis”, dijo la compañía en un comunicado. “Su familia y seres queridos están en nuestros pensamientos, y estamos apoyando a sus colegas en los próximos días”.

Sin embargo, lo más grave es que el medio The Guardian de Inglaterra aseguró que trabajadores de Amazon en el sur de California informaron que “las políticas de la compañía están obligando a los empleados enfermos a trabajar y que los almacenes se niegan a cumplir con una ley estatal de licencia por enfermedad con el fin de prevenir brotes de Covid-19”.

Este 1 de mayo, Amazon, terminó con una disposición que permitía a los trabajadores con problemas por el COVID-19, tomarse un tiempo libre sin perder su empleo, lo que genera estrés ahora, ya que los empleados podrían perder sus puestos si no cumplen los turnos.

Amazon confirma su primer contagiado en almacén de EEUU

“Tengo miedo de ir a trabajar, pero no tengo otra opción”, dijo Eddie a The Guardian, un trabajador de diabetes de 48 años de San Bernardino. “No debería estar allí. Estamos arriesgando nuestra seguridad para la empresa … Cuanto más lo pienso, más estresado me siento”.

“La gente se presentará absolutamente enferma. Tienen que hacerlo ”, dijo un trabajador de 23 años en un centro de distribución de Amazon en Rialto. “Estamos todos hacinados allí. Va a ponerse mal”.

Otro testimonio es el de un joven de 25 años que vive en el condado de Riverside y que complementa con lo siguiente:

“No sabemos qué están trayendo estas personas. Las infecciones van a aumentar indefinidamente”, dijo el trabajador, que tiene un bebé y vive con sus dos padres mayores, quienes tienen una variedad de problemas de salud. “Si no voy a trabajar, me muero de hambre. Si llego a casa con una infección, casi mato a la mitad de mi familia”.

En uno de sus comunicados, Amazon se defiende de la siguiente manera:

 “Nuestra principal preocupación es garantizar la salud y la seguridad de nuestros empleados, y esperamos invertir aproximadamente $ 4 mil millones de abril a junio en iniciativas relacionadas con COVID para llevar productos a los clientes y mantener a los empleados seguros”, sostienen.

Recomendaciones del editor