Probamos la cámara Ring Stick Up Cam, seguridad activa en tu casa

La Stick Up Cam de Ring no te decepcionará por lo versátil que es

Con una cámara Ring, tú te conviertes en el guardián de tu casa.

Lo bueno

    Impresionante calidad de imagen
    Un sensor de movimiento muy eficiente
    Comunicación de audio bidireccional
    Alarma remota integrada

Lo malo

    Carece de un sistema de reconocimiento facial
    La gestión de las notificaciones puede resultar compleja
    La sirena resulta un tanto insuficiente

¿Una cámara que vigile lo que sucede en tu casa dentro o fuera de ella? Puede parecer una idea loca pero lo cierto es que cada vez son más quienes optan por soluciones propias de seguridad que, a la postre, ofrecen muchas ventajas, y en nuestro caso hemos probado una cámara de última generación: la Stick Up Cam de Ring. ¿Por qué puede interesante colocar una cámara en tu domicilio?

Si crees que un sistema de alarma conectado a algún servicio proporciona más seguridad, esto realmente no tiene por qué ser así forzosamente y te explicamos este argumento. Las cámaras de seguridad modernas se conectan al router de tu domicilio y cuentan con sensores de movimiento que puedes configurar para que te envíen al móvil una notificación push en caso de detectar algún movimiento cuando no debería haber nadie en casa.

Y cada vez nos preocupamos más por la seguridad en casa: un estudio demuestra que España es el país europeo donde más crece la preocupación por la seguridad cuando cae la noche, declarando el 71 por ciento de los encuestados su preocupación cuando alguien llama a la puerta a una hora que no se espera a nadie. Aunque se trata de un país seguro, las fechas navideñas son complicadas en lo que respecta a los robos: “los datos oficiales del Balance de Criminalidad estatal muestran que el pasado 2017 se produjeron más de 67,000 robos en los hogares españoles durante el último trimestre, cifra que representa hasta el 26% del total anual y que, por lo tanto, convierte los meses cercanos a Navidad en la peor época del año en cuanto a hurtos en viviendas.”, podemos leer en el estudio.

Te conviertes en el propio guardián de tu casa

Con la alerta y a través de la app propietaria, te conectas en tiempo real a la cámara y con la secuencia en directo puedes determinar si alguien ha entrado en tu casa a la fuerza o simplemente se trata del perro o gato moviéndose a su aire. Realmente, las únicas ventajas que ofrecen los sistemas de seguridad conectados a una central residen en que ellos se encargan de gestionar estas alarmas y si así lo tienes contratado, avisarán a la policía por ti. Mientras que en una cámara como la de Ring, tú te conviertes en el guardián de tu casa, y quién mejor que uno mismo para calibrar el peso de una alerta.

La calidad de la imagen y sonido son espectaculares y se nota la transmisión a 1080p en HD.

La Stick Up es una cámara que se instala en el lugar que desees sin mayores problemas. Este dispositivo puede ser utilizarse como una cámara interior de sobremesa o pared, o bien como cámara exterior (es resistente a la intemperie). En mi caso, opté por la primera opción: colocarla sobre una mesilla que controla el acceso a la vivienda y gracias al gran angular, buena parte de ella.

Ni una pega a las instrucciones de montaje que vienen perfectamente guiadas a través de la aplicación de Ring; pero desde nuestro punto de vista, al ofrecer dos formas de configurarse, la instalación se complica innecesariamente, aunque nada que no pueda solucionarse con un poco de paciencia. El principal problema que te encontrarás es que te verás obligado a utilizar el destornillador (en la caja vienen todas las herramientas necesarias) aunque vayas a utilizar la cámara como sobremesa.

Tras un par de intentos fallidos en la configuración (nota: te aconsejamos que no atornilles nada hasta que la cámara se conecte), por fin la Ring accedió al router y procedió a la esperada actualización del firmware, señal de que el fabricante se preocupa por sus productos al detalle. Con la aplicación ya en marcha y respondiendo a todas las preguntas formuladas, por fin comprobamos el funcionamiento de la cámara desde la pantalla del móvil.

Potente, sencilla pero… limitada

La primera impresión impacta: la calidad de la imagen y sonido son espectaculares y se nota la transmisión a 1080p en HD ¿Es importante esto para nuestra seguridad? Sí, porque el nivel de detalle es tal que puedes cubrir una superficie prácticamente total del domicilio si la ubicas correctamente. Conviene recordar que la cámara cuenta además con un altavoz y micrófono con lo que, no solo podemos escuchar con gran nitidez lo que sucede en tiempo real (o en diferido), sino que además podremos hablar desde el móvil a la cámara.

El sensor de movimiento es muy sensible y no hay opción de que se ‘escape’ ninguna alerta.

La Stick Up cuenta con un sistema de visión nocturna y con algo que la hace realmente interesante: una alarma que podrás activar de forma remota si ves que han entrado a robar a tu casa. En el momento de activarla la aplicación te advierte que el sonido “llegará a los vecinos”, pero la realidad es que se queda un poco justa comparada con una alarma convencional. Con todo, puede parecer más efectivo “hablar” con el el intruso y advertirle que está siendo grabado y se ha avisado a la policía.

El sensor de movimiento es muy sensible y no hay opción de que se ‘escape’ ninguna alerta, y de hecho, esto puede ser un problema porque si activamos las alertas de movimiento en una casa con mucha actividad, las notificaciones serán permanentes. Por fortuna, desde la app se pueden establecer horarios de activación en lo que respecta a las notificaciones y esto se hace a través de reglas, algo un poco trabajoso de configurar y no muy flexible. En realidad, todo lo potente de la cámara en lo que respecta a su calidad de imagen, audio y alertas, lo pierde en parte lo que respecta a la inteligencia se refiere.

¿A qué nos referimos exactamente? La Stick Up de Ring es una cámara sensacional pero hubiera sido perfecta si hubiera contado con un sistema de reconocimiento facial que nos alertara de la llegada de los nuestros. Si la ubicamos en una posición estratégica que cubra visualmente el grueso del domicilio, la sensacional resolución y calidad de la imagen harán el resto. El fabricante ofrece además, mediante suscripción, el almacenamiento en la nube de las grabaciones para consultarlas transcurridos hasta 60 días.

Recomendaciones del editor