Microsoft Flight Simulator: una experiencia de vuelo “sin límites”

Si ha habido una industria golpeada por el coronavirus ha sido la aeronáutica: el flujo de pasajeros cayó más del 30 por ciento a nivel global producto de las restricciones de vuelos y temores de la población al contagio. Quizá de momento no haya una forma más segura de volar que hacerlo a través de una computadora.

En este escenario, la franquicia Microsoft Flight Simulator regresa este 18 de agosto. La última actualización del simulador de vuelo más antiguo del mundo correspondía a 2014, por lo que pilotos profesionales y fanáticos de la aviación estaban ansiosos de una actualización a tono con los avances tecnológicos.

Hace seis años, los sistemas de juego en la nube o la realidad virtual no tenían un desarrollo tan acabado, no existían los soportes y redes para implementarlos a gran a escala y, además, eran tecnologías excesivamente caras. Por lo mismo, urgía adecuarse a los tiempos. Desde Microsoft y Asobo Studios, el estudio responsable del desarrollo, aseguran a Digital Trends en Español que el simulador responderá a las expectativas.

La pandemia puso cuesta arriba el desarrollo del juego, pero no afectó los plazos. Incluso se dieron fenómenos paradójicos: en 2019 la industria clamaba por una escasez de pilotos comerciales, a un escenario en 2020 donde, si bien no abundan, la única forma de mantenerlos activos es a través de plataformas como el simulador de vuelos, relata Jorg Neumann, jefe de Microsoft Flight Simulator.

Experiencia ultrarrealista

La colaboración de 600 empresas y entidades del rubro de la aviación permitirá que Microsoft Flight Simulator llegue con aeronaves ligeras y aviones de alto fuselaje -diseñados a partir de las maquetas de los propios fabricantes-, además de 3,700 aeropuertos, 2 millones de ciudades, 1,500 millones de edificios, además de paisajes y tráfico completamente reales. “Este programa de asociación ha sido increíble”, afirma.

Según los desarrolladores, uno de los elementos que sorprenderá a los fanáticos será la posibilidad de simular completamente la Tierra, gracias a las texturas, terrenos y datos proporcionados por Bing Maps, y sin necesidad de exigir almacenamiento local: todo se generará remotamente desde los servidores de Microsoft Azure.

“El cambio más grande que notarán es que la Tierra completa está ahí, lo que permite una gran fidelidad. El planeta está almacenado en la nube, lo que antes no era posible. No podías almacenar todo el planeta en una computadora”, detalla Sebastian Wloch, director y cofundador de Asobo Studios.

El desafío de brindar una experiencia más realista es algo que Asobo Studios y Microsoft se tomaron en serio. De hecho, los usuarios podrán de navegar a través de nubes volumétricas y cambios de luz, entre otras características. “Hemos multiplicado la complejidad, que permite recrear el realismo y complejidad del modelo de vuelo 1,000 veces. Nos aseguramos de que las nubes y el cielo se vean realistas”, agrega Wloch.

El juego usará datos de vuelos reales, con información del clima, las frecuencias de comunicación, espacios aéreos controlados y los instrumentos de despegue (SID, Standard instrument departure) y aterrizaje (STAR, Standard Instrument Arrival) . “Al usar datos del clima real, podrás volar y ver cómo está en Canadá, si hay una tormenta o neblina. Creo que crea una experiencia que será siempre nueva y sorprendente”, explica Wloch.

A fines de julio de 2020, Microsoft y Asobo confirmaron la inclusión de dos tecnologías clave: TrackIR, una tecnología de seguimiento óptico de 6 grados, que ofrece una experiencia ultrainmersiva; y la compatibilidad con los próximos equipos de realidad virtual HP Reverb G2, que llegará con posterioridad al lanzamiento.

“Pude jugar usando realidad virtual y es alucinante. Se siente exactamente como el mundo real. El comportamiento que tienes en el avión es exactamente igual que en el mundo real. Es probablemente la mejor experiencia que he tenido en un avión”, afirma Neumann, que además es un piloto aficionado.

Las compañías adelantan que el juego tendrá al menos una actualización mensual gratuita, las que serán temáticas: mundo (como los terrenos), características visuales (como modos de vuelo) y de aeronaves (aviones y helicópteros), entre otras. “Por ejemplo, obtendríamos nuevas fotos de Australia o algunos aeropuertos. Eso sería gratis. Y además de eso, vamos a dar algo de experiencia”, adelanta Martial Bossard, cofundador de Asobo e ingeniero principal de software.

Experiencia sin límites

Una de las áreas donde el interés general ha crecido en los últimos años sido la exploración del Universo y el turismo espacial, con empresas como SpaceX o Virgin Galactic protagonizando una encarnizada carrera… pero ¿qué puede ofrecer Microsoft Flight Simulator al respecto? “No hay límites de altitud ni de velocidad”, afirma Bossard.

El ingeniero principal de Asobo Studios asegura que todo dependerá de la capacidad del mismo avión, pero incluso algunos usuarios ya se han atrevido a elevar sus aviones a la estratósfera. “Creo que lo más alto que puedes conseguir es probablemente 50,000 pies. Si fuerzas los motores, tal vez los 60,000 pies. La potencia del motor sería la limitación”, puntualiza.

Precio y disponibilidad

El título está disponible desde el 18 de agosto de 2020 para PC, Xbox, Steam, en las siguientes versiones:

  • Standard Edition ($60 dólares): esta versión incluye 20 aviones con modelos de vuelo y 30 aeropuertos.
  • Edición Deluxe ($90 dólares): incluye la edición estándar y cinco aviones adicionales de alta precisión, además de cinco aeropuertos internacionales adicionales.
  • Edición Deluxe Premium ($120 dólares): incluye la edición estándar, además de 10 aviones adicionales de alta precisión y 10 aeropuertos internacionales adicionales.

 

Recomendaciones del editor