Surface Pro X vs. Surface Pro 7: analizamos a fondo las 2-en-1 de Microsoft

Microsoft actualizó su línea de hardware básico en octubre de 2019 con una variedad de dispositivos muy interesantes. Esta última generación incluye las tabletas 2-en-1 con Windows 10, que ha sido una actualización excelente con varios modelos y configuraciones disponibles. A continuación, enfrentamos a Surface Pro X vs. Surface Pro 7, los dos equipos de mejores características y este es el resultado.

La nueva Surface Pro X es un 2-en-1 basado en arquitectura ARM, que utiliza un procesador derivado de la asociación de Microsoft con Qualcomm. Supuestamente es tres veces más potente por watt, que la Surface Pro 6 anterior. Eso es algo emocionante, sin duda, pero ¿es suficiente para atraer compradores de la Surface Pro 7?

Diseño

Surface Pro X vs. Microsoft Surface Pro 7

La estética de las dos nuevas 2-en-1 se parece a la de las anteriores Surface Pro. Eso es algo bueno, porque Microsoft ha logrado mantener un aspecto único en esta serie, al mismo tiempo que continúa siendo moderna.

La Surface Pro 7 no ha sufrido ningún cambio en el exterior, con la misma pantalla PixelSense de 12.3 pulgadas y su relación de aspecto de 3:2 y una resolución de 2,736 x 1,824 pixeles para obtener una resolución nítida de 267 píxeles por pulgada (PPP).

La Surface Pro X es un poco más grande gracias a una pantalla PixelSense de 13 pulgadas, con la misma relación de aspecto 3:2 y una resolución igual de nítida de 2,880 x 1,920 pixeles, lo que nos entrega una densidad igual a su hermana de 267 PPP.

Sin embargo, la Surface Pro X es también más delgada que la Surface Pro 7, con un tamaño de tableta de 5.3 mm en comparación con 8.38 mm. Ambas 2-en-1 son, aproximadamente, igual de ligeras, con 1.7 libras (hay una diferencia de un gramo). Dada la delgadez de la Surface Pro X, sospechamos que se sentirá como un dispositivo más pequeño.

La Surface Pro X ofrece algunos rasgos de diseño más atractivos que la Surface Pro 7. En primer lugar, la computadora Surface Pro X tiene una cubierta de acceso bajo el soporte, que puede permitir que la unidad de estado sólido (SSD) sea cambiada por una nueva.

Microsoft advierte, sin embargo, que el SSD “no es extraíble por el usuario” y que “solo puede ser cambiada por un técnico calificado siguiendo las instrucciones proporcionadas por Microsoft”. En cualquier caso, parece posible actualizar la unidad SSD en una Pro X, y sería la primera vez para la línea Surface, y quizás el primero para las tabletas, punto.

Además, mientras la Surface Pro 7 utiliza el mismo Type Cover y Pen que los modelos anteriores, la Surface Pro X tiene un nuevo Type Cover con una ranura específicamente para el Slim Pen, la cual incluye carga inalámbrica.

La conectividad mejora con la Surface Pro 7, añadiendo un puerto USB-C (sin Thunderbolt 3), un puerto USB-A, un conector para auriculares de 3.5 mm, una ranura para tarjeta de memoria MicroSDXC, y el mismo puerto Surface Conect que los modelos Pro anteriores.

En comparación, la Surface Pro X tiene dos puertos USB-C, el puerto Surface Conect, un conector Type Cover y una ranura microSIM para conectividad inalámbrica LTE. Sin embargo, carece del puerto USB-A y del conector para auriculares de 3.5 mm ofrecidos en el modelo Pro 7.

Con todo, la Surface Pro X es más delgada y presume de una pantalla un poco más grande, con algunos toques de diseño agradables.

Finalmente, ambos modelos se pueden comprar en negro mate, mientras que la Surface Pro 7 es la única ofrecida en platino.

Rendimiento

Surface Pro X vs. Surface Pro 7

Aquí es donde estas 2-en-1 son más diferentes.

La Surface Pro 7 utiliza procesadores Ice Lake de Intel de 10ª generación, con opciones para procesadores Core i3, i5 e i7, con hasta 16 GB de RAM y hasta 1 TB de SSD. Eso le da al Surface Pro 7 un rendimiento similar al de una computadora portátil.

La Surface Pro X, por otro lado, utiliza el procesador Microsoft SQ1, con arquitectura ARM y basado en el chip 8cx Snapdragon de Qalcomm. El cual trabaja con hasta 7 W, significativamente más alto que chips similares que generalmente funcionan a 2 W. ¿Qué significa eso? Más poder de procesamiento.

El Microsoft SQ1 tiene integrados en el mismo chip el procesador y la GPU, y ofrece hasta 2 teraflops de rendimiento gráfico y 9 teraflops de rendimiento total. También, incluye un motor de inteligencia artificial.

Aparte del procesador personalizado en la Pro X, solo ofrece configuraciones con 8 o 16 GB de RAM y almacenamiento SSD de 128, 256 o 512 GB, no ofrece versiones con 1 TB. Dicho esto, la Surface Pro 7 tiene una mayor variedad de configuraciones en cuanto a memoria RAM, ya que hay versiones desde 4 GB y almacenamiento SSD desde 128 hasta 1 TB.

La mayoría de los desarrolladores lanzan versiones de 32 y 64 bits de sus aplicaciones. Una computadora con Windows 10 con un chip basado en ARM puede ejecutar las versiones de 32 bits, pero solo pueden ejecutar aplicaciones de 64 bits si están portadas a ARM64.

En otras palabras, muchas aplicaciones que ejecutas en una computadora basada en Intel, incluida la Pro 7, no pueden hacerlo correctamente en una tableta basada en ARM, como la Pro X. No está tan limitada como la primera Surface con Windows RT, pero hay limitaciones.

En nuestra revisión de Surface Pro 7, vimos una mejora de 20 por ciento en el rendimiento multinúcleo con respecto a la generación anterior. Más específicamente, Handbrake convirtió un video 4K un 24 por ciento más rápido que Surface Pro 6 que probamos anteriormente.

Dejando fuera las comparaciones, y ante el reciente lanzamiento del Apple Silicon, creemos que los chips basados en la arquitectura ARM tienen mucho futuro y evolucionarán hacia un mejor desempeño en poco tiempo.

Claro que el desarrollo de un nuevo chip es muy importante, pero no lo es todo, también, depende del desarrollo de aplicaciones específicas para ARM64 o bien la creación de un marco para que los desarrolladores puedan hacer la portabilidad de las ya existentes de manera eficiente.

En última instancia, la única forma de comparar Surface Pro 7 y Pro X es utilizar herramientas de referencia que sean compatibles con los chips x86 (Intel) y ARM (Snapdragon). Geekbench 5 es una de esas herramientas.

La configuración de Surface Pro 7 Core i5 superó a Surface Pro X en pruebas de múltiples núcleos: 4412 frente a 2813, respectivamente. En las pruebas de un solo núcleo, el Core i5 de la Pro 7 obtuvo un puntaje más alto de 1218, mientras la Pro X obtuvo solamente 735 puntos.

En otros puntos de referencia como BrowserBench Speedometer y JetStream 2, la Surface Pro 7 se adelantó a la Surface Pro X.

Portabilidad

Ambas portátiles son delgadas y ligeras y apenas abultarán en una mochila.

La Surface Pro X es mucho más delgada, pero su peso es aproximadamente igual. Ambas son unas 2-en-1 muy portátiles.

Batería

Surface Pro X vs. Surface Pro 7

Microsoft redujo su estimación para Surface Pro 7 de las 13.5 horas prometidas con Surface Pro 6 a solo 10.5 horas de uso mixto, en referencia a los procesadores en su interior.

En comparación con la Surface Pro 6 que revisamos anteriormente, la nueva modelo Pro 7 murió una hora y veinte minutos antes que su predecesor en la navegación web ligera. Si bien, las especificaciones enumeran hasta 10.5 horas de uso mixto, encontramos que el techo es menor a las 8.5 horas.

Mientras tanto, Microsoft se jacta de hasta 13 horas de uso normal en Surface Pro X, pero los números del mundo real parecen ser de alrededor de nueve horas. Eso es un poco más que la Pro 7, pero no es un aumento significativo dado el chip de eficiencia de la batería en su interior. ¿Por qué? Microsoft y Qualcomm modificaron este chip personalizándolo para obtener más rendimiento que el chip Snapdragon típico para teléfonos y tabletas.

¿Qué modelo es mejor?

Surface Pro X vs. Surface Pro 7

Si deseas rendimiento y compatibilidad, compra la Surface Pro 7. Pero si prefieres un dispositivo altamente portátil y estás más preocupado por la transmisión de Netflix, adquiere la Surface Pro X.

El precio base de la Surface Pro 7 es de $749 dólares. A partir de ahí irá subiendo. Las configuraciones de gama alta probablemente superen los $2,000 dólares. Y deberás incluir un par de cientos de dólares para un Type Cover y Surface Pen.

La Surface Pro X de entrada tiene un precio de $999 dólares, de nuevo sin Type Cover o Slim Pen. A partir de ahí también aumentará el precio. Ambas computadoras portátiles son dispositivos premium con una configuración avanzada.

Sospechamos que la mayoría de los usuarios utilizarán la Surface Pro 7 para obtener rendimiento. Pero la Surface Pro X resulta una alternativa interesante con una duración de la batería ligeramente mejor. Tendremos que esperar hasta nuestras revisiones completas para nombrar a nuestro ganador final.

*Actualizado por José Luis Plascencia el 29 de junio de 2020.

Recomendaciones del editor