SSD vs. HDD ¿Cuál disco duro te conviene más?

Si estás buscando una PC nueva (o un disco duro externo), probablemente te hayas topado con dos opciones de almacenamiento diferentes: HDD y SDD. Los mejores SSD son mucho más rápidos que sus equivalentes de HDD, y aunque cuando se trata del tamaño de almacenamiento general pierden terreno, sus precios no son tan distintos en estos días como para justificar la opción de un disco duro. Aún así, existen opiniones diversas, por lo que decidimos enfrentar SSD vs. HDD para ayudarte a decidir cuál te conviene.

Las unidades de estado sólido o SSD (solid-state drives), y las unidades de disco duro o HDD (hard-disk drives), son las dos principales soluciones de almacenamiento disponibles para los consumidores, y ambas tienen sus beneficios. Cada una de ellas está especializada para realizar mejor diferentes tareas, pero si se pide a cualquier experto que seleccione una sobre la otra para un sistema principal, la recomendación sería clara: la batalla de SSD contra HDD se ganó hace mucho tiempo.

Capacidad de almacenamiento

comparamos SSD vs. HDD
No es difícil encontrar discos duros tradicionales con varios terabytes de almacenamiento, y cada vez son más grandes sin un aumento excesivo en el costo para el consumidor. En contraste, los SSD tienden a ser mucho más pequeños y se vuelven prohibitivamente caros a más de 2TB.

Sin embargo, cuando se trata de espacio de almacenamiento, los discos duros tienen una clara ventaja y probablemente lo harán en un futuro previsible. Si quieres guardar algo a largo plazo o almacenar archivos y carpetas grandes, los discos duros son el camino a seguir, pero esa es una de las únicas áreas donde los discos duros aún prevalecen.

Velocidad, factor de forma y durabilidad

openPC
La velocidad de la unidad se centra principalmente en la rapidez con la que pueden leer y escribir datos. Para los discos duros, la velocidad a la que giran los discos ayuda a determinar los tiempos de lectura y escritura. Al acceder a un archivo, la parte de “lectura” del cabezal de lectura/escritura señala el posicionamiento de las secciones magnéticas mientras vuela sobre los platos giratorios. Siempre que el archivo que se está leyendo se haya escrito de forma secuencial, el disco duro lo leerá rápidamente. Sin embargo, a medida que el disco se llena de datos, es fácil que un archivo se escriba en varias secciones. Esto se denomina “fragmentación” y hace que los archivos se tarden más en leer.


Con los SSD, la fragmentación no es un problema. Los archivos pueden escribirse de manera fragmentada a través de las celdas, y de hecho están diseñados para hacerlo con poco impacto en los tiempos de lecturas, ya que se accede a cada celda simultáneamente. Este acceso fácil y simultáneo a cada celda significa que los archivos se leen a velocidades increíblemente rápidas, mucho más rápido de lo que puede lograr un disco duro, independientemente de la fragmentación. Es por eso que los SSD pueden hacer que un sistema se sienta ágil, debido a su capacidad para acceder a los datos en todo el disco, lo que se conoce como “random access”, que es mucho más rápido.

Sin embargo, esta velocidad de lectura más rápida viene con una desventaja. Las células SSD pueden desgastarse con el tiempo. Empujan electrones a través de un portal para establecer su contenido, que desgasta la celda y, con el tiempo, reduce su rendimiento hasta que el SSD en general también se desgasta. Dicho esto, el tiempo que tomaría para que esto ocurra para la mayoría de los usuarios es bastante largo, y es probable que se deba actualizar un SSD debido a que ya es obsoleto, o porque se necesita tener más espacio de almacenamiento, antes de que un SSD normal falle. También existen tecnologías como TRIM que ayudan a evitar que los SSD se degraden demasiado rápido.

Los discos duros, por otro lado, son mucho más vulnerables al daño físico debido a su uso de piezas mecánicas. Si se cayera una computadora portátil con un HDD, existe una alta probabilidad de que todas esas partes en movimiento colisionen entre sí, resultando en una posible pérdida de datos e incluso un daño físico destructivo que podría acabar con el HDD. Los SSD no tienen partes móviles, por lo que pueden sobrevivir mejor a los golpes, caídas o accidentes que generalmente ocurren con nuestros dispositivos y computadoras portátiles.

Otra cosa a tener en cuenta es el factor de forma de estos dispositivos. Las unidades de disco duro para computadoras de escritorio son de 3,5 pulgadas y de 2,5 pulgadas para equipos portátiles. Por su parte, las unidades SSD se están extendiendo hasta alcanzar una variedad de formas y tamaños. El estilo más común del SSD sigue siendo el disco de 2,5 pulgadas, pero los SSD más pequeños basados ​​en factores de forma como M.2 y PCIe también se están tornando cada vez más comunes. Cierto que son más caros que sus similares de SATA III, pero son mucho más pequeños y ofrecen cada vez más de las velocidades de almacenamiento más rápidas disponibles.

Precio

Aunque los precios han estado bajando durante años, los SSD son aún más caros por gigabyte que los discos duros. Para cantidades similares de almacenamiento, podrías terminar pagando casi el doble por un SSD que por un HDD, e incluso más a capacidades más altas.

Sin embargo, mientras que pagas precios más altos por menos espacio con un SSD, estás invirtiendo en un almacenamiento de datos más rápido, más eficiente y mucho más duradero en general. Si estás construyendo un sistema con velocidad, necesidades de energía o portabilidad en mente, entonces una SSD será la mejor opción. En la mayoría de los equipos de escritorio, agregar otro disco duro es fácil y barato, por lo que es una buena actualización en el futuro si necesitas más espacio de almacenamiento. Tener una unidad de datos separada también te permite actualizar o reinstalar tu sistema operativo con un mínimo esfuerzo.
A medida que los precios de los SSD caen, estamos encontrando menos razones para optar por los HDD en la mayoría de los sistemas. Por $80 dólares se pueden encontrar SSD de 500 GB de marcas confiables, solo $30 dólares más que el disco duro promedio de 1 TB. Eso significa que por solo $30 dólares de diferencia, incluso los usuarios ocasionales notarán una mejora drástica en términos de tiempo de arranque, acceso a datos y rapidez general del sistema. Se espera que los nuevos sistemas que salgan al mercado incluyan una unidad SSD, o al menos una unidad híbrida.

Híbridos, externos y consideraciones finales

Las unidades híbridas ofrecen un punto medio entre los beneficios de los SSD y HDD, y combinan ambas unidades en un solo dispositivo. Eso sí, hay un par de versiones diferentes de este tipo de tecnología.

En primer lugar, están los SSHD o Unidades Híbridas de Estado Sólido. Se trata de unidades de disco duro de tamaño completo (a menudo, de alrededor de 1 o 2 terabytes) que vienen equipados con un caché extra de memoria SSD NAND (por lo general, con un valor de unos pocos GB). Los SSHD funcionan mediante el aprendizaje de los archivos que usas con más frecuencia, y los escribe en la sección de memoria SSD de acceso rápido. Todos los demás archivos se almacenan en el disco giratorio del HDD. Si bien un SSHD no te brindará la durabilidad ni el consumo menor de energía propio de un SSD, sí debería ofrecer un aumento apreciable en la velocidad de ciertos procesos.

Puedes encontrar unidades SSHD que se ajusten a una ranura de 2.5 pulgadas, así como opciones de 3.5 pulgadas. Además de estos dos híbridos (buenas opciones para aquellos con espacio para una sola unidad), también se puede optar por comprar varias unidades separadas, según tu configuración y espacio de montaje disponible.

Si estás ejecutando un sistema AMD Ryzen con una placa base X399, B450 o X500, puedes aprovechar la tecnología StoreMI de AMD para combinar cualquiera de las dos unidades juntas. Por lo general, este sería un SSD pequeño y un HDD más grande, aunque puedes usar cualquier combinación que desees para crear tu propia unidad híbrida. Otra opción es la memoria Optane de Intel, que actúa como una pequeña unidad de almacenamiento, en caché y en sí misma.

También existe la opción de utilizar una unidad como dispositivo de almacenamiento externo. Existen unidades fabricadas específicamente para ese fin: prácticamente cualquier unidad que se pueda montar en una PC puede insertarse en un kit de alojamiento externo y conectarse a una PC a través de USB. El dispositivo funcionará como lo haría normalmente una unidad, pero te la puedes llevar contigo y acceder a tus archivos almacenados en cualquier PC o computadora portátil.

A medida que el panorama del almacenamiento va cambiando rápidamente, las unidades SSD se están volviendo mucho más frecuentes que las unidades de disco duro. No te recomendamos comprar un sistema que solo tenga un disco duro, ya que te perderás una experiencia de uso de PC mucho más ágil. La diferencia de precio valdrá la pena, si la hay, y el resultado es notable cada vez que lo enciendes.

*Actualizado el 4 de septiembre de 2020 por Aron Covaliu.

Recomendaciones del editor