¿Qué es SATA? Todo lo que necesitas saber al respecto

En computación ¿qué es SATA, exactamente? Si has sido dueño de una computadora de escritorio o portátil en la última década y media, puedes estar seguro de que has poseído una pieza de hardware compatible con Serial ATA. Ya sea un Disco duro (HDD), una Unidad de estado sólido (SSD) o un DVD, en fin: casi todos utilizaron esa interfaz hasta hace poco. En resumen, la manera o forma en que cualquier hardware de almacenamiento se conecta a tu placa base tiene que ver con SATA.

En el pasado lo era más, en todo caso, ya que hay algunos estándares más nuevos disponibles para las unidades de alta velocidad. Pero junto con NVMe y PCIe, SATA sigue siendo un jugador importante, especialmente cuando se trata de algún HDD o SSD de mayor tamaño.

Datos y energía

Hay una gran cantidad de productos informáticos que se designan como dispositivos SATA (Serial ATA o S-ATA) porque justamente utilizan la interfaz. En otras palabras, tu computadora se conecta a través de dos puertos SATA: uno en el dispositivo y otro en la tarjeta principal.

Los conectores SATA se describen como un solo conector, pero, en realidad abarca dos tipos, ambos en forma de “L”: el de datos y el de alimentación. El primero es corto, de siete contactos, mientras que el segundo es largo, de 15 contactos.

Por lo general, ambos conectores están invertidos en las unidades para las que permiten conexiones, con las bases de sus respectivas formas en “L” enfrentadas entre sí. Más allá de la longitud, pueden distinguirse por los cables que se conectan a ellos.

Conectores SATA de un HDD para aprender qué es SATA

El cable de datos SATA generalmente está hecho de plástico sólido, que se extiende en un cable plano de una sola banda, mientras que el cable de alimentación SATA cuenta con cables múltiples, delgados y redondeados de diferentes colores desde su conector.

Se requieren ambos cables para que funcionen los dispositivos SATA, y realizan diferentes trabajos. El cable de datos proporciona la conexión de alta velocidad al resto de la computadora, transfiriendo información de un lado a otro según lo solicitado, mientras que el cable de alimentación es lo que le da al disco la electricidad para funcionar.

Generaciones SATA

Conector de cable SATA
BlickPixel/Pixabay

Aunque la mayoría de las computadoras en los últimos años han usado dispositivos SATA, hay algunos tipos diferentes que vale la pena señalar. SATA se introdujo por primera vez en al año 2000, reemplazando los viejos cables de cinta PATA, también conocidos como IDE.

Fue revisado en 2003 y nuevamente en 2004 y 2008, entregando la versión tres, comúnmente conocida como SATA III o 3.0. Estos estándares aumentaron la velocidad y agregaron características adicionales para permitir unidades de almacenamiento más rápidas y confiables, pero no cambiaron el aspecto físico del conector. SATA III es la interfaz más común utilizada hoy en día, aunque ha habido cuatro revisiones desde su introducción, a saber, 3.1 a 3.4.

En la Revisión 3.1, SATA se centró en mejorar el rendimiento de los SSD, permitiendo a las computadoras identificar la capacidad de sus dispositivos de hardware y el puerto que hizo posible los USB, el Universal Storage Module (USM).

Las mejoras en la Revisión 3.2 incluyeron adelgazar el USM, incorporar microSSD para reducir el tamaño de los componentes de almacenamiento, agregar puertos USB 3.0 y disminuir los requisitos de energía en dispositivos con funcionamiento constante.

La revisión 3.3 ofreció a los usuarios una mayor variedad y flexibilidad, con opciones de inicio escalonadas y un indicador de actividad, así como un mantenimiento mejorado del centro de datos y espacio en el disco duro.

La actualización 2018 de SATA, Revisión 3.4, agregó mejoras como el monitoreo de temperatura del dispositivo, la escritura de datos críticos de caché y una compatibilidad mejorada con los fabricantes, todo mientras minimiza el impacto en el funcionamiento de tu computadora.

Ha habido algunas interfaces SATA alternativas a lo largo de los años, como mSATA para unidades portátiles, que se estrenó en 2011. La última generación de esa tecnología fue el estándar M.2. Actualmente, las unidades más rápidas han ido más allá de la interfaz mSATA y ahora aprovechan los puertos PCI Express para un mayor rendimiento.

Introducido por primera vez con SATA 3.2 en 2013, SATA Express permitió la compatibilidad cruzada con las unidades SATA III y PCI Express. Aun así, no era una opción popular, ya que eSATA ofrecía velocidades similares a las de SATA para unidades externas. Hoy en día, la mayoría de las unidades externas de alta velocidad utilizan conexiones USB 3.0, comúnmente con el estándar Tipo-C del conector.

¿Qué tan vital es SATA hoy?

En 2008, SATA alcanzó una saturación casi completa del mercado de computadoras de escritorio, con hasta el 99% de todas las unidades utilizando el estándar, pero ese no es necesariamente el caso hoy.

Muchas laptops y tabletas más pequeñas usarán memoria flash incorporada para su almacenamiento primario, las computadoras de escritorio y portátiles de gama alta utilizarán estándares más rápidos como PCI Express para ofrecer un mayor rendimiento.

Fuera del ámbito de las computadoras, SATA todavía ve un uso generalizado de soluciones de almacenamiento en muchas industrias, incluidas la automotriz, la electrónica móvil   de consumo, y otras.

Si bien, SATA sigue siendo un estándar de conexión vital, especialmente para discos duros y SSD en el rango de varios terabytes, las unidades M.2 y NVMe más nuevos son la opción preferida de aquellos que priorizan el rendimiento.

Son más caros, pero conectarse a una ranura PCI Express en lugar de un puerto SATA les proporciona una conexión que no está limitada por el cable, y permite que las unidades funcionen a velocidades tan rápido como gigabytes de datos por segundo, en comparación con el límite rígido SATA III de 1.5, 3 y 6 Gbps.

Recomendaciones del editor