Paso a paso: te explicamos cómo instalar Windows 10 en Mac

El mundo se puede dividir en personas que usan Mac y personas que usan PC, y todos tienen argumentos convincentes para explicar por qué el sistema operativo de su computadora es el mejor. Pero, ¿qué pasa cuando necesitas usar en tu Mac ciertas aplicaciones que no son compatibles fuera de Windows? ¿O qué tal si te encanta el diseño de la Mac, pero no toleras el sistema operativo macOS? La respuesta es más obvia de lo que podrías pensar: instalar Windows 10 en Mac. Sí, es posible, y aquí te explicamos cómo hacerlo.

Una Mac en un escritorio ejecutando el sistema operativo Windows. ¿Quieres instalar Windows 10 en Mac?

Como Apple bien suele decir, “hay una aplicación para eso”. La solución se llama Boot Camp, y es la forma más fácil de tener Windows 10 en tu Mac, sin tener que recurrir a rituales oscuros o hechicería. A continuación, te explicamos cómo hacerlo, con mínimo esfuerzo y ningún peligro.

Paso 1: confirma los requisitos de tu Mac

Antes de comenzar, asegúrate de que tu Mac tenga espacio en el disco y el hardware necesarios para manejar la instalación de Windows 10- También asegúrate de actualizar tu versión de macOS antes de comenzar.

En primer lugar, estos son las Mac en las que puedes ejecutar Windows 10:

  • MacBook – 2015 o superior
  • MacBook Air – 2012 o superior
  • MacBook Pro – 2012 o superior
  • Mac mini – 2012 o superior
  • iMac – 2012 o superior
  • iMac Pro – todos los modelos
  • Mac Pro – 2013 o superior

Note: Las Macs deben tener un procesador Intel para ejecutar Windows 10.

En segundo lugar, para algunas más necesitas una unidad USB externa con al menos 16GB de almacenamiento. Este es el listado de Macs que no necesitan una unidad USB, pero deben tener macOS 10.11 o superior instalado:

  • MacBook – 2015 o superior
  • MacBook Air – 2015 o superior
  • MacBook Pro – 2015 o superior
  • iMac – 2015 o superior
  • iMac Pro – todos los modelos
  • Mac Pro – 2013 o superior.

En tercer lugar, las Mac requieren al menos 64 GB de espacio libre, aunque Apple recomienda 128 GB. Recuerda que mantendrás macOS, por lo que el Asistente Boot Camp crea un área especial (partición) en tu unidad principal para Windows 10 y todos sus archivos. Eso significa que tu MacBook Air con una SSD de 128 GB no es recomendada.

Apple brinda una lista de requisitos del sistema para varios modelos de Mac, detallando la versión de Boot Camp que tu sistema requiere para completar una instalación de Windows.

Finalmente, si estás usando una iMac Pro o Mac Pro con 128 GB de memoria del sistema (RAM) o más, tu disco de inicio debe tener al menos tanto espacio libre como su Mac tiene RAM.

Paso 2: compra una copia de Windows

Afortunadamente, adquirir Windows 10 nunca ha sido tan fácil. Sólo ve a la tienda de Windows. Tendrás opciones: primero puedes elegir comprar una copia digital, que necesitarás descargar (y luego descargar esta herramienta para crear una imagen de disco de Windows 10), o puedes comprar una unidad flash de Windows 10 que Microsoft te enviará por correo.

Si tienes una opción, elige siempre el archivo ISO, que debería estar disponible para su descarga incluso si compraste una versión física de Windows 10: la opción de unidad flash tiende a ser lenta, y sólo debe usarse si tienes problemas con la descarga.

Paso 3: abre Boot Camp

Ahora que tienes una unidad de instalación para Windows 10, es hora de abrir Boot Camp, el Asistente de macOS.Paso 1: con el Finder activo, haz clic en Ir en la barra de menú.Paso 2: selecciona la opción Utilidades en el menú desplegable resultante.Paso 3: seleccione el Asistente Boot Camp en la ventana emergente, como se muestra arriba.

Cuando se abra la aplicación, una pantalla introductoria ofrece información sobre la aplicación. También sugiere crear una copia de seguridad de tus datos antes de continuar con la instalación de Windows; recomendamos encarecidamente hacerlo.

Paso 4: haz clic en Continuar para avanzar a la siguiente pantalla.

Paso 5: haz clic en Elegir para buscar el archivo ISO descargado, ya sea que esté ubicado internamente o en una unidad USB.

Paso 6: determina el tamaño de la partición de Windows. Nuevamente, necesitas al menos 64 GB, mientras que Apple recomienda 128 GB. Imagina que es una unidad C (C :) en una máquina con Windows 10: ¿cuánto espacio necesitarás para la plataforma y sus aplicaciones?

Elija sabiamente, ya que no puedes cambiar el tamaño de la partición una vez que instales Windows 10. Además, debes tener en cuenta las necesidades de macOS si planeas continuar usando el sistema operativo de Apple.

Paso 7: cuando estés listo, haz clic en Instalar. El asistente Boot Camp creará la partición de Windows y descargará el software de soporte de Windows.

Paso 4: crea una partición para Windows

Después de que los controladores completen la instalación, el siguiente paso será formatear la partición Boot Camp para que puedas instalar Windows correctamente. Una vez que Boot Camp Assistant haya terminado de crear la partición, te pedirá tu contraseña de administrador, luego reiniciará tu Mac y cargará el instalador de Windows. Sigue los pasos en el instalador, ingresa tu clave de producto y elige la versión correcta de Windows para instalar.

Ten en cuenta que es posible que se te pregunte dónde instalar Windows: selecciona la partición BOOTCAMP y luego haz clic en Formatear. No obstante, Apple informa que, en la mayoría de los casos, la partición correcta se seleccionará y formateará automáticamente. También deberás desconectar los dispositivos conectados (unidades de almacenamiento externo, monitores, etc.) que no sean necesarios para la instalación.

Paso 5: instala Windows

Cuando se completa el instalador de Windows, tu Mac ejecutará Windows 10, seguido del asistente Boot Camp. Haz clic en Siguiente> Instalar, y el asistente Boot Camp comenzará a descargar e instalar los controladores necesarios de Windows. Cuando termine, haz clic en Finalizar y tu Mac se reiniciará y volverá a cargar en Windows.

Debes asegurarte de que tu copia de Windows 10 esté actualizada.

Paso 1: haz clic en el botón Inicio, seguido del ícono de ajustes ubicado en el lado izquierdo del menú de inicio.

Paso 2: ve a Configuración> Actualización y seguridad.

Paso 3: la sección Actualización de Windows se cargará de manera predeterminada. Haz clic en el botón Buscar actualizaciones.

Deja que Windows 10 descargue e instale todo. Esto llevará un tiempo, pero es un paso importante.

Si deseas cargar macOS de forma predeterminada y cambiar a Windows más tarde, reinicia tu Mac. Cuando reinice, presiona la tecla Opción (o Alt) hasta que aparezca la pantalla del Administrador de inicio. Aquí, puedes elegir si cargar macOS o Boot Camp (conocido como Windows 10). Haz clic en la partición de tu elección, luego haga clic en la flecha debajo de ella o presione Enter.

Si prefieres cargar Windows de manera predeterminada, haz lo siguiente en macOS:

Paso 1: haz clic en el ícono de ajustes ubicado en el Dock. Esto abre Preferencias del sistema.

Paso 2: haz doble clic en el ícono Disco de inicio.

Paso 3: selecciona el disco de inicio que aloja Windows 10.

Paso 4: reinicia tu Mac.

Tu Mac ahora debería iniciarse en la pantalla de inicio de sesión de Windows 10.

Soporte de Touch Bar en Windows

Si estás instalando Windows en una nueva MacBook Pro con Touch Bar, no te preocupes, que aún podrás obtener alguna funcionalidad de tu panel táctil OLED cuando ejecutes Windows. Una vez que inicies Windows, tu Touch Bar conservará algunas funcionalidades, pero no exactamente con el rango completo disponible en macOS. La barra táctil aún tendrá soporte para todos los controles básicos de su MacBook: brillo, volumen, reproducción y pausa, y con sólo tocar un botón, podrás cambiarla a una hilera estándar de teclas F.

Nota final

También vale la pena señalar que muchas características pueden no funcionar correctamente al usar la partición de Windows. Apple admite Windows 10 pero aún notarás una diferencia en el rendimiento.

El hardware de MacBook está hecho para macOS, por lo que no siempre se lleva bien con Windows 10, en particular, tu trackpad puede ser algo menos sensible, y algunos hardware específicos de Apple dejarán de funcionar por completo, como el sensor TouchID en el botón de encendido.

*Actualizado el 4 de agosto de 2020 por Aron Covaliu.

Recomendaciones del editor