iMac vs. iMac Pro: potencia, diseño y rendimiento puestos a prueba

Enfrentamos a la iMac con la iMac Pro de Apple para ayudarte a decidir

Cuando realmente necesitas una computadora con un alto desempeño, pero no quieres descuidar el estilo, solo hay dos opciones: iMac y iMac Pro, En realidad, es un gran problema, porque tienes que decidir cuál comprar y no estás seguro de cuál es el modelo adecuado para ti. Definitivamente estos dos equipos recién actualizados cuentan con mucha potencia, y aunque aparentan ser iguales, por dentro son muy diferentes. Es por eso que decidimos hacer esta comparativa entre iMac vs. iMac Pro, para ayudarte a decidir cuál equipo es el que más se ajusta a tus verdaderas necesidades.

Diseño

iMac vs. iMac Pro sobre mesa en un estudio

Tanto la iMac como la iMac Pro están fabricadas en aluminio y están diseñadas como una solución informática de “todo en uno”. Es un diseño icónico que no ha cambiado mucho a lo largo de los años, pero lo convierte en una configuración limpia. Sin embargo, las diferencias terminan ahí.

La iMac cuenta con una versión de 21.5 pulgadas y otra de 27 pulgadas. La primera tiene una pantalla con resolución de 4,096 x 2,304 pixeles (4K), mientras que la de 27 pulgadas tiene una resolución de 5.120 x 2.880 pixeles (5K). Aunque ambas son impresionantes, tu elección dependerá del objetivo de tu equipo. Las resoluciones mayores permiten imágenes y resolución más nítidas, ideales para creadores de contenido y fotógrafos.

En el caso de la iMac Pro viene exclusivamente en una variante de 27 pulgadas con una resolución de 5K. También viene en Space Grey, un color gris único, que lo diferencia del plateado que se encuentra en el resto de la línea.

Desempeño iMac vs. iMac Pro

En el interior también hay muchas diferencias entre iMac vs. iMac Pro.

Además del tamaño, en el interior también hay muchas diferencias entre iMac vs. iMac Pro. Tanto las iMac de 4K como las de 5K vienen con la opción para los procesadores de octava generación de Intel. Con $1,300 dólares, puedes partir con un procesador Intel Core i3 de cuatro núcleos en el modelo base de iMac 4K. Por $300 dólares más, puedes pasar a un procesador Intel Core i7 de seis núcleos.

Con la iMac 5K de $2,300 dólares obtienes un procesador Intel Core i5 de ocho núcleos, acercándote a la iMac Pro. Más núcleos significan una mayor eficiencia, por lo que elegir un iMac con un procesador de seis núcleos podría ser lo mejor a largo plazo.

En cuanto a la iMac Pro, viene con opciones para un procesador Intel Xeon W con 8, 10, 14 o 16 núcleos. A diferencia de las iMac, este es un potente procesador para una estación de trabajo. Con un precio de $5,000 dólares, está dirigido a profesionales como diseñadores y desarrolladores gráficos.

Todos los modelos de entrada de iMac de 4K y 5K comienzan con 8GB de RAM, mientras que la iMac Pro parte en 32GB de RAM.

El tipo de almacenamiento también es distinto. La iMac Pro tiene un disco duro de estado sólido que es más rápido, mientras que la iMac de 4K y 5K parte con una “unidad de fusión”, que combina un disco duro tradicional con almacenamiento flash.

Detallando las especificaciones, el modelo base de la iMac 4K todavía está equipado con opciones para un disco duro más lento de 1TB. Los de gama más alta vienen con “unidad de fusión”. Los iMac 5K también incluyen la “unidad de fusión”, pero puedes actualizar a una unidad de estado sólido de 256 GB por $100 dólares.

Características

Un elemento único de las iMac de 5K y 4K son sus tarjetas gráficas dedicadas.
Bill Roberson/Digital Trends

Un elemento único de las iMac de 5K y 4K son sus tarjetas gráficas dedicadas, que agregan potencia extra para editar videos y crear contenido.

Apple actualizó las tarjetas gráficas en las iMac 4K a la Radeon Pro 555X y 560X, y a la Vega 20. En las iMac de 5K, están disponibles la Radeon Pro 570 X, 575X o 580X. Estas no son las opciones más poderosas. Solo el modelo de la iMac Core i9 5K incluye la opción para la nueva tarjeta gráfica Radeon Pro Vega 48.

La iMac Pro, en tanto, incluye como opciones la AMD Pro Vega 56, Vega 64 o Vega 64X. Estas tarjetas gráficas son mucho más capaces y están diseñadas por diseñadores y desarrolladores. El precio también es mayor, con un costo de $550 dólares extra por la Vega 64 y de $700 dólares adicionales para la Vega 64X.

La iMac Pro también cuenta con el coprocesador T2 de Apple, el chip de silicio hecho a la medida para el Mac y que permite nuevos niveles de seguridad al integrar los controladores que se encuentran en el procesador de señal de imagen, y los controladores de audio y SSD.

En materia de conectividad, las iMac de 5K y 4K cuentan con cuatro puertos USB-3, una ranura para tarjeta SDHC, dos puertos Thunderbolt 3 y un conector Ethernet. La iMac Pro, sin embargo, mantiene la misma configuración, pero añade cuatro puertos Thunderbolt 3.

En definitiva:

La iMac es más práctica

Para la mayoría, una iMac de rango medio debería entregar la potencia necesaria.
Bill Roberson/Digital Trends

Si está eligiendo entre estas dos computadoras de escritorio, es probable que necesites algo de poder. Los editores de video, productores de música, desarrolladores de juegos o diseñadores gráficos deberán decidir por sí mismos entre  la iMac vs. iMac Pro la potencia que requieren.

Si la renderización de video 8K es parte de la tarea, los 10 núcleos y la potencia gráfica adicional de la iMac Pro pueden ser tentadores. Para el resto, una iMac de rango medio debería entregar toda la potencia de procesamiento que necesita para lograr sus objetivos. Puede que no venga en Space Grey, pero es una opción mucho más práctica.

*Actualizado por José Luis Plascencia el 1 de febrero de 2020.

Recomendaciones del editor