Cómo cuidar la batería de tu portátil adecuadamente

La batería de la laptop que usas para trabajar es casi tan importante como el aire que respiras, y una batería deficiente simplemente es un lujo que no te puedes permitir. ¡Trabajar no debe ser una carrera contra el tiempo! Precisamente por eso es importante cuidar la batería adecuadamente, ya que incluso la más eficiente de ellas se quedará sin energía en algún momento. No vivas estresado buscando un enchufe; cuida la batería de tu portátil.

Cuida los ciclos de carga, cuida tu batería

Todas las baterías de las computadoras portátiles están diseñadas para manejar una cierta cantidad de ciclos de carga, generalmente alrededor de 500 ciclos completos, y algunas veces incluso más. Esencialmente, un ciclo de carga equivale a una descarga completa hasta cero por ciento, la cual le sigue una recarga de hasta el 100 por ciento.

Pantalla de Windows 10 mostrando la opción de energía para cuidar la batería del portátil

Una descarga de hasta el 50 por ciento y luego una recarga al 100 por ciento equivaldría a la mitad de un ciclo. Con el tiempo, cada ciclo de carga disminuye la capacidad de una batería, según sus especificaciones de diseño, lo que significa que cuantas menos veces la recargues, más durará la batería.

Y entonces, ¿por dónde empezamos? Puedes comenzar visitando la esquina de configuración de energía de tu computadora portátil y aprender cómo funciona su batería, así como qué configuraciones habilitar. Además, presta atención a los modos de hibernación.

Lo ideal es que tu computadora portátil entre en modo de hibernación antes de que la batería se agote por completo, así como durante el tiempo de inactividad, cuando no vayas a utilizar la computadora portátil por un tiempo.

Para ahorrar aún más energía, haz un recorrido por tus aplicaciones y sal de todas las que se ejecutan en segundo plano. En Windows 10, por ejemplo, te sugerimos que busques y actives Ahorrador de batería. Este modo se activará automáticamente cuando tu computadora portátil alcance aproximadamente el 20% de la vida útil (te explicaremos después por qué esto es particularmente importante).

El Ahorrador de batería bloqueará automáticamente las aplicaciones en segundo plano, y evitará que funciones como el Calendario se sincronicen o envíen notificaciones. Además, disminuirá el brillo de la pantalla y aplicará otros ajustes que conservarán la batería.

Para MacBooks, considera habilitar Power Nap para que puedas “dormir” tu Mac sin preocuparte por la omisión de tareas importantes, ahorrando así más batería. La habilitación de la conmutación automática de gráficos también puede ayudar a los equipos Mac a ahorrar energía, cambiando a un modo de gráficos inferior cuando se dedican a tareas simples (como un trabajo basado en texto donde los gráficos no son tan importantes).

También hay muchos cambios manuales que puedes hacer aquí. Los servicios de almacenamiento en la nube o los reproductores de video que no estés utilizando también pueden cerrarse de manera segura.

Puedes reducir manualmente la cantidad de energía que consumes al apagar Wifi y Bluetooth cuando no los estás utilizando, desactivar funciones opcionales como retroiluminación del teclado y, en general, reducir el número de componentes que consumen energía. Tanto Microsoft como Apple tienen guías que explican este proceso.

Mantén tu batería en zona de carga

Vista parcial de una portátil mostrando el conector de energia
FrameAngel/Shutterstock

Años atrás había un problema llamado “memoria de batería”, que causaba que las baterías de níquel e hidruro de metal (NiMH) “olvidaran” su capacidad de carga completa y comenzaran a recargarse a niveles cada vez más bajos.

Este problema ya no existe gracias a las modernas baterías de iones de litio, pero ha dado lugar a malos consejos sobre el cuidado de la batería, basados ​particularmente ​en información desactualizada. Es hora de aclarar algunas cosas.

Contrariamente a algunas recomendaciones (casi leyendas urbanas, a este punto), no es necesario descargar completamente una batería de iones de litio y luego recargarla para reiniciarla o calibrarla de alguna manera; esta es una práctica destructiva, y resulta muy dura para la batería.

Si acaso es una buena idea —o no— el realizar una descarga completa un par de veces al año, esto sigue siendo una pregunta sin respuesta. Generalmente, el consenso dice que lo mejor es dejar que la batería se descargue alrededor del 20 por ciento y luego recargarla.

También se ha recomendado a los usuarios que se abstengan de mantener sus dispositivos enchufados una vez cargados, basándose en la idea de que aquello podría desgastar la batería más rápidamente. Hoy, sin embargo, los dispositivos modernos están diseñados para detener la carga al 100 por ciento y, por lo tanto, mantenerlos enchufados no afecta la vida útil de la batería, según Battery University.

Al igual que con muchas preguntas relacionadas con la batería, el tema de mantener tu computadora portátil conectada cuando se alcanza su capacidad máxima es objeto de acalorados debates, por lo que no hay nada de malo en apagar la máquina y desenchufarla. Si vas a guardar tu computadora portátil por un tiempo prolongado, descárgala (o cárgala) al 50 por ciento antes de cerrarla.

En términos generales, lo mejor que puedes hacer por tu batería de iones de litio es evitar que se descargue por debajo del 20 por ciento. La buena noticia es que con las baterías y los sistemas modernos no hay mucho más que debas hacer, excepto esperar que tu batería comience a perder su capacidad total con los años.

El problema del sobrecalentamiento

Mujer usando una portátil sobre sus piernas, en un parque

Las baterías de iones de litio de hoy en día son duraderas, pero no pueden soportar tanto calor. Por ejemplo, si estás cargando la batería y comienza a calentarse demasiado, quizás se deba a que el procesador o la tarjeta de video está trabajando duro, o quizá el ambiente está demasiado caliente.

Cierra o apaga tu portátil. Dale un descanso para que se enfríe, o muévete a un lugar con una temperatura más baja. Por supuesto, muchas computadoras portátiles modernas tienen baterías selladas, en cuyo caso se recomienda enfriar la máquina y dejarla enfriar, si estás interesado en maximizar la vida útil de la batería.

Del mismo modo, mantén la computadora portátil fuera de tu regazo. Si el daño y la incomodidad no son razones suficientes, date cuenta de que también empeoran por bloquear los respiraderos. Deberás asegurarte de que tanto los respiraderos que reciben aire fresco como los que expulsan aire caliente puedan hacer su trabajo.

Finalmente, y quizás lo más importante, evita colocar tu computadora portátil en cualquier lugar donde pueda calentarse. Esto incluye tu automóvil en un caluroso día de verano, junto a una ventana que recibe luz directa del sol, o cerca de una estufa. Condiciones inusuales como estas pueden causar mucho daño a una batería en un corto período de tiempo, aunque es posible que no te des cuenta de inmediato.

Las temperaturas frías generalmente no son un problema hasta cierto punto, y se recomienda guardar tu laptop en un lugar fresco. Eso sí, no dejes tu computadora portátil a temperaturas bajo cero. Demasiado frío también puede matar la batería o reducir su vida útil.

Si deseas controlar la temperatura aún más de cerca (si, por ejemplo, vives en un clima particularmente cálido), te contamos que hay una serie de aplicaciones que puedes ejecutar y que controlarán el calor de tu computadora portátil. Estas incluyen CoreTemp y Real Temp para Windows, las que puedes descargar de forma gratuita.

Software y tu batería

Finalmente, un consejo sobre tu software: ¡mantenlo actualizado! Las empresas trabajan arduamente para mejorar la forma en que los programas usan el poder a través de actualizaciones de software. Un mismo sistema operativo actualizado podría usar mucha menos batería, dándote así una mayor vida útil y sin necesidad de cambiar nada.

Revisa tu sistema operativo y mantén tu portátil y su batería con una saludable “dieta de actualizaciones”.

*Actualizado el 4 de septiembre de 2020 por Aron Covaliu.

Recomendaciones del editor