Televisores QLED y OLED: qué los diferencia y cuál te conviene más

Si los juzgas solo en función de cómo se escriben, las tecnologías QLED y OLED parecen idénticas. Pero no te dejes engañar: esa letra de diferencia marca una brecha gigantesca.  ¿Qué significan y por qué debería importarte cuando compras un televisor? A continuación te explicaremos todas las diferencias entre QLED y OLED.

Lo primero: OLED es similar a QLED en el sentido en que se basa en una pantalla LED, aunque la composición interna es algo diferente: los televisores QLED funcionan con los puntos cuánticos iluminados por un LED brillante que está tras ellos, en circunstancias que los OLED están compuestos por millones de diodos orgánicos y emisores de luz individuales. Dicho esto, ambas tecnologías entregan resultados fantásticos, aunque el QLED sobresale un poco más.

Vamos a analizarlos un poco más en detalle, para que así la próxima vez que entres en una tienda no sientas que el vendedor te está hablando en un idioma desconocido.

¿Qué es QLED?

QLED significa diodo emisor de luz cuántico, por sus siglas en inglés. En un lenguaje no geek, eso quiere decir que un televisor QLED es como uno LED normal, salvo que usa pequeñas nanopartículas llamadas puntos cuánticos para el brillo y color. La tecnología fue presentada inicialmente por Sony en 2013, pero poco después, Samsung comenzó a vender sus televisores QLED y estableció una asociación de licencias con otros fabricantes, por lo que ahora vemos varias marcas que los ofrecen.

A pesar de lo geniales que son los puntos cuánticos, un televisor QLED todavía produce luz más o menos de la misma manera que un LED normal, utilizando una luz de fondo compuesta por cientos (o en algunos casos miles) de luces LED, que están detrás de un panel LCD. Son estos LED los que le dan su nombre a los televisores LED (y QLED).

El panel LCD está compuesto, esencialmente, de millones de pequeños obturadores que se abren y cierran rápidamente y que junto a los filtros de color crean la imagen que ves, dejando que la cantidad justa de luz y color lleguen a tus ojos. Es un sistema inteligente, pero se basa en una combinación de atenuación de las luces de fondo LED y el uso de los obturadores para bloquear la luz restante para producir negros en la pantalla.

Existen televisores QLED fabricados por Sony, Samsung, Hisense, Vizio y TCL.

¿Qué es OLED?

OLED significa diodo orgánico emisor de luz, por sus siglas en inglés. Sorprendentemente, la parte del “diodo emisor de luz” no tiene nada que ver con una luz de fondo LED como los televisores QLED y LED. Más bien se refiere a que cada píxel en un televisor OLED es también una pequeña y pequeña luz LED, pero increíblemente delgada y capaz de producir luz y color en un solo elemento. En otras palabras, los televisores OLED no necesitan luz de fondo, porque cada píxel produce su propia luz. Si deseas impresionar a sus amigos, puede utilizar un término industrial para este tipo de pantallas: “Emisivo”.

Hay varias ventajas en este diseño, pero la mayoría concordará en que cuando se trata de televisores OLED, la mayor ventaja es el excelente nivel de negro logran. A diferencia de los QLED o LED que atenúan su luz de fondo y bloquean lo que queda para las escenas oscuras, un OLED simplemente apaga el píxel. Cuando el píxel está apagado, no emite luz ni color, lo que lo hace lo suficientemente oscuro. También es más fácil crear una pantalla OLED flexible, razón por la que LG, uno de los pioneros,  ha desarrollado varios televisores que se enrollan para desaparecer por completo.

Actualmente, solo una empresa fabrica paneles de TV OLED: LG Display. Los vende a su compañía hermana, LG Electronics, que los usa para construir algunos de los mejores televisores que puedes comprar. Pero LG Display también los comercializa con Sony, Philips y Panasonic, por lo que también verás televisores OLED de estas marcas. Aunque los paneles son esencialmente idénticos, el procesamiento de imágenes varía según la compañía, por lo que notarás diferencias significativas en la calidad de imagen.

¿Qué pasa con mini-LED?

A finales de 2019, TCL comenzó a vender la Serie 8, los primeros televisores QLED alimentados por un sistema de retroiluminación mini-LED. Los mini-LED son pequeños en comparación con los LED normales. Esto significa que un televisor QLED que normalmente solo puede acomodar cientos de LED, ahora puede acomodar decenas de miles de mini-LED. ¿El resultado? Más control sobre la retroiluminación, lo que lleva a niveles de negro que se acercan mucho más a OLED que cualquier otra pantalla.

La tecnología mini-LED todavía está en pañales, pero si TCL y otras compañías continúan mejorando (lo que sin duda harán),  la tecnología tiene el potencial de mejorar la calidad de imagen QLED con un precio que debería ser considerablemente menor que los OLED.

QLED vs. OLED

Comencemos por examinar cómo estas dos tecnologías compiten en términos de contraste, ángulo de visión, brillo y otras consideraciones de rendimiento.

Niveles de negro

La capacidad de una pantalla para producir negros profundos y oscuros es posiblemente el factor más importante para lograr una calidad de imagen superior. Los negros más profundos permiten un mayor contraste y colores más ricos y, por lo mismo, una imagen más realista y deslumbrante. Cuando se trata de niveles de negro, OLED reina como el campeón indiscutible.

Un televisor LG 8K muestra una amplia paleta de colores.

Los televisores QLED mejoran el rendimiento del nivel de negro de la pantalla LED, pero aún dependen de las luces de fondo que brillan detrás de un panel LCD. Incluso con la tecnología de atenuación avanzada —la cual atenúa selectivamente los LED que no necesitan estar encendidos a pleno rendimiento— los televisores QLED aún sufren un efecto llamado “purga de luz”: la luz de fondo se filtra en lo que se supone que es una sección negra del pantalla.

Los televisores OLED no sufren ninguno de estos problemas. Si un píxel OLED no recibe electricidad, no produce ninguna luz y, por lo tanto, es totalmente negro. Parece una elección obvia para nosotros.

Ganador: OLED

Brillo

Los televisores QLED tienen una ventaja considerable cuando se trata de la capacidad de brillo. Los televisores LED ya eran buenos para volverse extremadamente brillantes, pero la adición de puntos cuánticos les permite ser aún más brillantes. Debido a esto, los televisores QLED reclaman un “volumen de color” superior, lo que significa que pueden hacer que todos los colores en el espectro disponible sean más brillantes sin perder saturación. Los fabricantes de televisores QLED también afirman que son mejores para el contenido HDR porque los reflejos espectrales en las imágenes –como el brillo de la luz que se refleja en un lago o un automóvil brillante, por ejemplo– son más poderosos y más visibles.

Una mujer muestra un televisor Samsung QLED

Sin embargo, cuando se trata del argumento HDR, se puede decir mucho sobre el contraste total que ofrecen los niveles de negro perfecto de un televisor OLED. Cuando empiezas desde el negro perfecto, el contraste percibido requiere un brillo menos intenso en las áreas resaltadas para la programación de HDR, y el resultado final para el espectador es similar al de un televisor QLED mucho más brillante, al menos en una habitación oscura. En habitaciones con mucha luz ambiental, la ventaja de brillo de un QLED puede ser muy útil para entregar ese gran impacto visual que el contenido HDR debería ofrecer.

Los modelos emblemáticos de Samsung en 2018, el Q9 y Q8, agregaron atenuación local de matriz completa, lo que solo se suma a la ventaja de la compañía en términos de luminancia máxima. Un nuevo revestimiento antirreflectante, junto con otras mejoras en el panel, también ha reducido la queja de los televisores de halo o efecto floreciente. ¿Brillo sin algunas de las desventajas del LED? Excelente idea.

Ganador: QLED

Espacio de color

OLED solía dominar esta categoría, pero los puntos cuánticos, al mejorar la pureza de la luz de fondo, han permitido a los televisores QLED aumentar la precisión del color, el brillo y el volumen del color.

Samsung ha implementado un volumen de color expandido en sus modelos QLED 2018, lo que podría mejorar la saturación en niveles de brillo más altos, pero realmente no tenemos pruebas suficientes para declararlo un éxito.

Ganador: empate

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta se refiere al tiempo que tarda cada diodo individual en cambiar de “encendido” a “apagado”. Con un tiempo de respuesta más rápido, se produce menos movimiento y menos artefactos (a pesar del material de origen).

OLED, con sus diodos más pequeños que funcionan como píxeles individuales, supera a su contrincante en tiempo de respuesta. En contraste, los diodos en los televisores QLED no solo son más lentos, sino que se sientan detrás del panel LCD e iluminan grupos de píxeles, no individuales. Esto provoca un cambio global más lento entre los estados “encendido” y “apagado”.

Ganador: OLED

Retraso en la entrada

En cuanto al retraso en la entrada, LG ha mejorado considerablemente sus televisores OLED en esta área, lo que los convierte en una opción real para los jugadores que juegan títulos competitivos de multijugador, y los de Sony no se quedan atrás (alrededor de 30 milisegundos). Sabemos que los OLED no son una opción mala para los jugadores, pero aún es difícil definir cuáles modelos tendrán menor retraso de entrada.

También es difícil clasificar a OLED contra su competencia QLED porque el retraso de entrada en los televisores QLED varía enormemente de un modelo a otro.

Ganador: empate

Visión desde ángulos

OLED, de nuevo, es el ganador aquí. Con las pantallas QLED, el mejor ángulo de visión está en el centro muerto, y la calidad de la imagen disminuye —tanto en color como en contraste— cuanto más se mueve uno de lado a lado, o hacia arriba y hacia abajo. LG produce un tipo de panel LCD conocido como IPS que tiene un mejor rendimiento de ángulo descendente que los paneles LCD de tipo VA, pero todavía no es competencia para la tecnología OLED.

Las pantallas OLED se pueden ver sin degradación de la luminancia en ángulos de visión drásticos: hasta 84 grados. Algunos televisores QLED han mejorado en términos de ángulo de visión, pero OLED mantiene aún una ventaja considerable.

Ganador: OLED

Tamaño

OLED ha recorrido un largo camino en esta categoría. Cuando la tecnología aún era incipiente, las pantallas OLED alcanzaban un máximo de 55 pulgadas. Hoy, un OLED de 88 pulgadas está disponible. Dicho esto, hay menos limitaciones en los tamaños de pantalla LCD, con QLED que alcanzan hasta 100 pulgadas, y más. Para la mayoría de las personas, esto no es una ventaja significativa, pero técnicamente hablando, QLED aquí gana.

Ganador: QLED

Esperanza de vida

LG dice que tendrías que ver los televisores OLED cinco horas al día durante 54 años, antes de que caigan a un 50 por ciento en el brillo. Si eso es cierto, esto quiere decir que aún no los hemos esa pérdida de brillo, ya que recordemos que los televisores OLED apenas salieron al mercado en el 2013. Por ese motivo, y solo por ese motivo, otorgaremos esta categoría a QLED, ya que son los únicos que tienes un historial probado.

Ganador (por ahora): QLED

Pantalla quemada (o Burn-In)

Para empezar, es importante que sepas que la pantalla quemada es provocada por la exposición de la televisión a imágenes estáticas durante un período de tiempo prolongado.

El efecto que hemos llegado a conocer como quemado proviene de los días de la televisión CRT cuadrada, cuando la visualización prolongada de una imagen estática hace que esa imagen aparezca como “quemada” en la pantalla.

Lo que realmente estaba ocurriendo era que los fósforos que cubrían la parte posterior de la pantalla del televisor brillaban durante largos períodos de tiempo sin ningún tipo de descanso, causando que se desgastaran y crearan la apariencia de una imagen quemada.

Los televisores QLED no son susceptibles a la pantalla quemada

El mismo problema está en juego con los televisores OLED, porque los compuestos que se iluminan se degradan con el tiempo. Si quemas un píxel lo suficientemente largo y fuerte, causará que se atenúe de forma prematura y adelante del resto de los píxeles, creando una impresión oscura. Sin embargo, en realidad, no es muy probable que esto cause un problema para la mayoría de los espectadores; ya que tendrías que abusar de la TV intencionalmente para lograr este resultado.

Incluso el “error” (la gráfica con el logotipo) que utilizan ciertos canales desaparece con la frecuencia suficiente para evitar causar problemas de quemado. Tendrías que ver ESPN todo el día, todos los días (durante muchos días) en la configuración más brillante posible para causar un problema, y ​​aun así no es muy probable.

Dicho esto, el potencial está ahí, y debe tenerse en cuenta. Los jugadores en particular que dejan su televisor encendido mientras una imagen estática permanece en la pantalla, o que juegan durante 10 horas al día durante muchas semanas a la vez, podrían causar cierto “quemado” en un televisor OLED. Sin embargo, vale la pena destacar que, los televisores QLED no son susceptibles a la pantalla quemada, y por esa razón, ganan la contienda en este renglón.

Ganador: QLED

Consumo de energía

Los paneles OLED son extremadamente delgados, y no requieren luz de fondo. Como tales, los televisores OLED son más ligeros y más delgados que los televisores QLED. También requieren menos energía, haciéndolos más eficientes.

Ganador: OLED

Accesibilidad

Como es probable que ya hayas averiguado, LG fabrica paneles de TV OLED, pero otros fabricantes toman esos paneles y los colocan en sus televisores. Como resultado, los diferentes televisores OLED tienen sistemas operativos y características muy diferentes, por lo que no podemos comentar sobre accesibilidad o uso sin ir uno por uno.

Sin embargo, podemos asegurar que Samsung ha hecho que sus televisores, incluyendo, por supuesto, la familia QLED, sean bastante fáciles de configurar y usar. Mientras tengas la aplicación SmartThings de Samsung, los modelos más nuevos obtendrán automáticamente información de tu teléfono inteligente, permitiéndoles descargar todas tus aplicaciones de transmisión y registrarte con un solo toque (harán lo mismo con Wi-Fi).

Eso no es todo: el sistema de montaje sin interrupciones de Samsung y la caja Invisible One Connect hacen que montar un QLED y ocultar los cables sea sorprendentemente simple. El sistema operativo Tizen de Samsung también es ágil y fácil de administrar.

Ganador: QLED

Precio

Antes, esta categoría hubiese sido ganada fácilmente por los QLED, pero los televisores OLED han bajado de precio, y ya que estamos hablando de alta una calidad superior, los televisores QLED comparables vienen a costar más o menos lo mismo. Entre OLED y QLED, la categoría del precio —simplemente— no es una consideración en esta disputa.

Aún así, por el momento, los televisores QLED disfrutan de una ligera ventaja en materia de precios, lo que puede ser parte de la razón por la cual Samsung vendió el doble de televisores QLED que los OLED que comercializó LG en 2019.

Ganador: Empate

En definitiva

Ambas tecnologías son impresionantes a su manera, pero como estamos aquí para elegir un ganador, por el momento, es OLED. Con un mejor rendimiento en las categorías que la mayoría notará mientras ve programas de televisión y películas, es la mejor calidad de imagen que puede comprar.

En el papel, QLED aparece en la parte superior, brindando un brillo más alto, una vida útil más larga, tamaños de pantalla más grandes y precios más bajos. OLED, por otro lado, tiene un mejor ángulo de visión, niveles de negro más profundos, usa menos energía y podría ser mejor para tu salud. Sin embargo, ambas tecnologías son fantásticas, por lo que elegir entre ellos puede ser algo más subjetivo: QLED es el mejor en todos los aspectos, pero OLED sobresale si puedes controlar la iluminación de tu habitación.

De todos modos, tampoco te equivocarás… hasta que llegue la próxima generación de tecnología de visualización. La Mini-LED, por ejemplo, parece una forma prometedora para que los televisores QLED ofrezcan mejores niveles de negro.

*Artículo actualizado por Daniel Matus el 15 de mayo de 2020.

Recomendaciones del editor