DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

MacBook Pro vs. iPad Pro, el cara a cara de dos máquinas poderosas

Pocas laptops en el mundo te brindan la potencia de una MacBook Pro. Pero tiene una debilidad: es incapaz de ofrecerte la portabilidad y facilidad de uso de una iPad Pro. Con su última actualización, a decir de Apple, es una contendiente muy capaz. El marco compacto, el procesador robusto, el soporte para Apple Pencil y el estuche Magic Keyboard incorporados en 2020 la convierten en una opción muy robusta para trabajar mientras viajas. Sí, lo sabemos: son herramientas completamente distintas -y tampoco excluyentes, si puedes darte el lujo de comprar ambas. Pero al enfrentar a la MacBook Pro vs. iPad Pro, ¿con cuál te quedas?

Diseño

iPad Pro vista de perfil con el soporte en modo AIO para un comparativo entre MacBook Pro vs. iPad Pro

No necesitas ser un científico espacial para darte cuenta que el diseño de la MacBook Pro vs. iPad Pro es muy diferente. Cada dispositivo tiene sus propias características y atributos específicos.

La iPad Pro viene en tamaños de 11 y 12.9 pulgadas, con opciones de color gris espacial y plateado. Apple rediseñó por completo la iPad Pro en octubre de 2018 para ofrecer biseles mucho más delgados y un chasis de bordes planos y refinó ese diseño aún más en marzo de 2020, trayendo soporte para Magic Keyboard y trackpad a su tableta de gama alta.

En la parte posterior cuenta con una cámara ultra gran angular de 10 megapíxeles, un gran angular de 12 megapíxeles y un sensor LiDAR. A lo largo del borde plano está el Smart Connector magnético de Apple, para conectar accesorios como teclados externos. También permite conectar magnéticamente el Apple Pencil de segunda generación, que es recargable de forma inalámbrica. En modelos anteriores, sobresalía torpemente del puerto Lightning como una espada.

La iPad Pro tiene 0.23 pulgadas de grosor, lo que la convierte en la iPad más delgada de Apple. Con un peso entre 1.04 y 1.42 libras (dependiendo del tamaño y la configuración), es lo suficientemente liviana como para meterla en una mochila y llevarla a donde quiera que vayas.

La MacBook Pro es una bestia muy diferente. La computadora portátil basada en macOS viene en tamaños de 13.3 y 16 pulgadas. En comparación con la iPad Pro, esas dimensiones más grandes significan que el peso también aumenta, inclinando la balanza a 3.1 y 4.3 libras, respectivamente.

Al igual que la iPad Pro, la MacBook Pro tiene una construcción de chasis totalmente metálica. Ambos dispositivos están extremadamente bien construidos y se sienten realmente premium, sin carcasas de plástico endebles.

También hay otras similitudes: ambos equipos usan puertos USB-C. Por ejemplo, obtienes uno en la iPad Pro y dos o cuatro en la MacBook, dependiendo del tamaño de la pantalla y la configuración. Sin embargo, los puertos de la MacBook Pro admiten velocidades de transferencia súper rápidas de Thunderbolt 3 de hasta 40 Gbps junto con gráficos externos. El puerto de la iPad Pro solo admite velocidades de USB-C de hasta 10 Gbps.

Desafortunadamente, ninguno permite cambios en la modularidad o en los componentes después de la compra. Si bien eso puede no ser sorprendente para una tableta, es más inusual para una computadora portátil. Cambiar cualquier componente en un MacBook Pro, desde la memoria RAM a la unidad SSD, es una tarea bastante complicada que requiere varias herramientas y mucha paciencia.

Independientemente del dispositivo que elijas, asegúrate de estar satisfecho con la configuración antes de realizar tu compra.

Características

Los dedos de una persona sobre el teclado de una MacBook Pro

La característica clave de la iPad Pro es, como era de esperar, su pantalla. Apple no ha escatimado, equipando su tableta de primer nivel con una pantalla que hará que trabajar en cualquier lugar sea un agrado. Lo llamamos “completamente maravilloso” en nuestra revisión y es fácil darse cuenta por qué.

Para empezar, la función True Tone de la pantalla ajusta automáticamente su balance de blancos de acuerdo con su entorno, lo que facilita la visualización en los ojos y una sensación más natural. No parece mucho, pero realmente hace una diferencia en el uso.

La iPad Pro también usa la misma tecnología Liquid Retina que se ve en el iPhone XR. La pantalla tiene una resolución de 2,732 x 2,048 pixeles en el modelo de 12.9 pulgadas y 2,388 x 1,668 pixeles en el dispositivo de 11 pulgadas.

Incluye la tecnología ProMotion de Apple, que ajusta automáticamente la frecuencia de actualización hasta 120 Hz. Eso es el doble de rápido que la pantalla de 60 Hz de la MacBook Pro y resulta en una experiencia más fluida, tanto  cuando te desplazas por la web o, lo que es más importante, cuando usas el Apple Pencil. La suavidad de este último es lo que ayuda al periférico a sentirse increíblemente natural.

Apple actualizó el Apple Pencil junto con la iPad Pro en 2018.  Con el modelo 2020, presenta un borde plano que se acopla magnéticamente a la tableta y puede recibir una carga. Básicamente, te permite usar la iPad Pro como una especie de cuaderno digital: solo toca dos veces la pantalla y cambiará las herramientas (por ejemplo, de un lápiz a un borrador). Es ideal para cuando necesitas hacer una tarea práctica de dibujo o escritura.

En la MacBook Pro obtienes la misma tecnología True Tone de la iPad Pro. En sus dos dimensiones, la MacBook Pro cuentan con pantalla IPS Retina: una de 2,560 x 1,600 pixeles en el modelo de 13 pulgadas y una de 3,072 x 1,920 pixeles en el de 16 pulgadas.

Apple actualizó la MacBook Pro 13 en mayo de 2020.  El teclado de mariposa propenso a fallas fue reemplazado por el Magic Keyboard, al igual que el resto de las MacBook. El Magic Keyboard es “el mejor teclado Mac jamás lanzado”, de acuerdo a nuestra revisión de la MacBook Pro 16.

Ambos modelos de MacBook tienen un trackpad grande que funciona con una gran variedad de gestos en macOS. Si bien se siente como uno normal haciendo clic, no se mueve físicamente cuando presionas hacia abajo, simplemente usa retroalimentación háptica para simular esa sensación. Realmente es excelente, ya que lo llamamos “el mejor y más grande que puedes encontrar en una computadora portátil”, superando cómodamente a sus rivales de Windows.

También hay que considerar la Touch Bar. Esta barra reemplaza a las teclas de función con una tira OLED que te brinda accesos directos rápidos a varias tareas comunes. Los accesos directos cambian según la aplicación que estés utilizando y puedes personalizar la Touch Bar agregando o quitando botones a tu gusto. A tu derecha hay un botón Touch ID para iniciar sesión rápidamente o verificar compras con solo un dedo.

Finalmente, una nota rápida sobre el software: el macOS de la MacBook Pro es un sistema maduro con muchas aplicaciones pesadas, como Adobe Premiere. Está diseñado para una computadora, lo que permite instalar software de escritorio tradicional similar al de Windows y Linux. Su entrada predeterminada es a través de un teclado y mouse.

La iPad Pro ejecuta iPadOS, que Apple hizo escindió en 2019 desde iOS. Está mucho menos establecido que macOS y aunque es un sistema operativo muy bueno por derecho propio, no tiene la misma gama de aplicaciones potentes que encontrarás en una Mac. Está diseñado para dispositivos móviles, lo que significa que depende de la entrada táctil y no es compatible con el software de escritorio tradicional. Sin embargo, ahora admite gestos de trackpad, que lo acercan un poco más a macOS.

Dicho esto, Apple actualmente ofrece a los desarrolladores la oportunidad de transferir sus aplicaciones de iPad a Mac gracias a Mac Catalyst, por lo que las cosas podrían cambiar a futuro.

En general, ambas plataformas tienen ventajas en aplicaciones: la iPad Pro tiene el beneficio del robusto ecosistema de apps de iOS, mientras que la MacBook Pro cuenta con las aplicaciones profesionales de escritorio nativas, de las que la iPad Pro carece.

Desempeño

iPad Pro en pantalla de inicio
Andy Boxall/DigitalTrends

El “Pro” en iPad Pro no solo está ahí de adorno, sino porque realmente es un poderoso dispositivo. Apple produce sus propios chips móviles y cada uno es mejor y más robusto que el anterior.

En la iPad Pro de última generación, el sistema A12Z Bionic en chip (SoC) destruyó absolutamente la competencia. Su puntaje AnTuTu 3D de 717,717 procesa todo lo que le envíes. A modo de comparación, la tableta  rival de la iPad Pro de Samsung, la Galaxy S6, obtuvo un mísero 352,209 en nuestras pruebas.

Como dijimos en nuestra revisión de iPad Pro, “indiscutiblemente supera a cualquier otra tableta, y ni siquiera está cerca. Se necesita un dispositivo más rápido que un iPad Pro, necesita algo que no sea una tableta “.

En los últimos años, la verdadera fortaleza de la MacBook Pro reside en su rendimiento multinúcleo y es probable que siga siendo así, incluso con una iPad Pro de nueva generación. Procesos como la representación de video realmente se beneficiarán de esa potencia adicional, sin mencionar que la mayoría de las aplicaciones de gama alta se limitarán a la MacBook Pro debido a su sistema operativo y hardware.

Sin embargo, con la última MacBook Pro 13 de 2020, hay algo que considerar. Mientras que los dos modelos más caros ejecutan los procesadores Ice Lake de décima generación de Intel, los más baratos están atascados en chips más antiguos de octava generación. Eso podría traducirse en un gran éxito si optas por uno de los modelos de menor costo, ya que los procesadores más recientes aumentan el rendimiento en aproximadamente 15 por ciento. Asegúrate de elegir cuidadosamente si la MacBook Pro 13 está en tu radar.

El poder y la flexibilidad de la MacBook Pro ganan

MacBook Pro editando una imagen

En última instancia cualquier decisión que tomes al elegir entre dispositivos como estos estará influenciada por dos factores: el precio y el software.

La actualización de Apple de mayo de 2020 a la MacBook Pro 13 deja un sabor ligeramente amargo en la boca, debido a que la compañía vende piezas viejas por $1,299 dólares. Esto se ve agravado porque puedes obtener un potente iPad Pro de 12.9 pulgadas con el mismo almacenamiento por $1,099 dólares.

Entonces, ¿cuál deberías elegir? A pesar de las objeciones de nivel de entrada, el rendimiento de la MacBook Pro realmente escala bien con su precio y el modelo de gama alta de 16 pulgadas deja fuera a la iPad Pro. Si lo que necesitas es energía pura, vale la pena gastar más en una MacBook Pro.

Como lo mostró nuestra revisión, la iPad Pro es una máquina increíblemente poderosa y, sin duda, la mejor tableta que puedes comprar. Su pantalla es magnífica, el Apple Pencil es una excelente herramienta de dibujo y escritura, y su procesador triturará cualquier tarea que le arrojes.

Su naturaleza ligera y portátil también lo hace ideal para trabajar sobre la marcha. Combínalo con un Apple Pencil y tendrás una herramienta perfecta para pintar digitalmente, editar fotos o tomar notas. El reciente lanzamiento del Magic Keyboard para iPad Pro lo convierte en una compra aún más convincente.

Además del diseño flotante, el Magic Keyboard está retroiluminado y también tiene un trackpad multitáctil. Permite el uso de gestos para que puedas hojear las aplicaciones abiertas y el resto del sistema operativo sin que tus manos salgan del teclado.

Debido a que es compatible de forma nativa, todas las aplicaciones estándar de Apple deben funcionar con el trackpad, y la compañía ha dicho anteriormente que muchas otras apps también funcionarán sin una actualización necesaria de sus respectivos desarrolladores. Es probable que también se agregue un mayor soporte a las aplicaciones de terceros una vez que los desarrolladores tengan en sus manos una y puedan actualizar sus apps.

Incluso si puedes pagar cualquiera de los dos productos, lo que realmente importa es cómo lo usarás. Si necesitas ejecutar software de escritorio, la iPad Pro será un desperdicio de dinero. Sin embargo, si estás contento con todo lo que se proporciona bajo el banner de App Store y deseas un dispositivo portátil táctil, entonces la iPad Pro puede ser ideal para tus necesidades.

Dicho esto, le damos la corona a la MacBook Pro por su potencia pura y flexibilidad. Obtienes una amplia gama de opciones personalizándola como desees y sus puertos más rápidos te permiten conectar dispositivos de alta velocidad (incluidas tarjetas gráficas externas) ampliando sus capacidades. Creemos que es la mejor opción para la mayoría de las personas.

* Actualizada por José Luis Plascencia el 26 de mayo de 2020 

Recomendaciones del editor