Mira este video grabado con un Iphone 7 que puede competir contra una cámara de $50.000

¿Qué ocurre cuando uno quiere producir un video, documental o película con estilo profesional, pero no puede invertir miles de dólares y todo a lo que tiene acceso es un teléfono? Parker Walbeck, de Full Time Filmmaker, decidió responder a esta pregunta filmando un cortometraje en un iPhone 7 Plus y comparándolo lado a lado con Red Weapon, una cámara de cine de $50.000 dólares.

A lo largo de estos últimos años el debate continúa sobre la necesidad, o no, de una costosa cámara profesional cuando se trata de obtener una apariencia cinematográfica en los videos. Las cámaras con lentes intercambiables ofrecen sensores grandes, óptica nítida y un control manual extenso, pero para la gran mayoría, los costos son inalcanzables. Por otra parte, casi todos tenemos un teléfono móvil, y las cámaras incorporadas cada vez son mejores. Veamos cuales fueron los resultados del producto de esta comparación.

Relacionado¿Es ésta la cámara de 360 grados más pequeña del mundo?

A primera impresión el iPhone hace un trabajo decente y el resultado parecería similar al de la cámara Red Weapon, pero como siempre, hay más de lo que podemos ver a simple vista. Walbeck explicó sus trucos en un segundo video, comenzando con la forma en que consiguió circunnavegar la aplicación de cámara del iPhone usando Filmic Pro, una aplicación de $10 que desbloquea poderosas funciones manuales. Esto le permitió controlar la exposición y el balance de blancos automáticamente, así como aumentar la velocidad de bits del video a 100mbps.

En segundo lugar, el iPhone fue montado en el mismo cardán de suspensión que sostuvo el Rojo. Al desactivar el estabilizador de imagen predeterminada del teléfono, Walbeck aprovechó una mejor estabilización. Estos aparatos pueden costar miles de dólares, pero si en realidad no necesitas colocar una pesada cámara de cine, algo más pequeño como el DJI Osmo Mobile dará resultados similares.

En el lado de la post-producción, dos cosas ayudaron dramáticamente a que las imágenes parezcan más cinematográficas. La primera copió la relación de aspecto más amplia que normalmente se utiliza en el cine. La segunda fue una corrección de color básica para dar más vida a las imágenes.

Pero incluso sabiendo todo el trabajo extra que se realizó, es difícil ver las imágenes lado a lado y no quedar impresionado por el rendimiento del iPhone. El ojo que discierne seguramente observará la carencia del rango dinámico comparado al producto final de Red Weapon, pero el espectador promedio no pudo notar ninguna diferencia objetiva entre las dos cámaras. Walbeck comenta que una de las razones de esto es simplemente debido a la compresión de YouTube. Gracias a la compresión, virtualmente ningún video disponible en línea se acercará a demostrar la verdadera calidad de la cámara que se usó para filmarlo.

Existen innumerables razones por las que una cámara “real” siempre será mejor que la de un teléfono, incluso sin tener en cuenta la calidad de la imagen. Sin embargo, el video de Walbeck demuestra que los aspirantes a cineastas no necesitan gastar miles de dólares para obtener resultados profesionales. Con un poco de ingenio, trabajo duro y creatividad, incluso el equipo más básico podría convertir un video común en una obra de arte.