Este exoesqueleto se adapta a diferentes tipos de discapacidades

Una nueva startup de robótica con sede en California llamada SuitX podría hacer de las sillas de rueda un elemento del pasado.

Hoy, la compañía dio a conocer un nuevo exoesqueleto llamado Phoenix, que está diseñado para ayudar a que las personas con discapacidades físicas puedan moverse más fácilmente.

Relacionado: Llegó la “silla vestible”

Otros aparatos similares ya han salido al mercado, pero el Phoenix es más barato, liviano y fácil de producir, lo que lo hace muy atractivo tanto para los pacientes como para los inversionistas.

En general, el Phoenix funciona igual a la mayoría de exoesqueletos disponibles. Es en esencia un “robot vestible” que aumenta y mejora los movimientos del usuario. Pero este viene con algunas características en su diseño que lo hacen más fácil de utilizar.

“Empezamos a trabajar en SuitX porque queríamos desarrollar productos biónicos de bajo costo con el fin de mejorar la calidad de vida de la gente alrededor del mundo”, afirma el  Dr. Homayoon Kazerooni, creador del aparato, en un comunicado.

“Nos hemos enfocado en asuntos relacionados con el diseño, la interfaz humano-máquina, el movimiento, la administración de energía y el control de nuestros exoesqueletos médicos. Diseñamos el Phoenix versátil y accesible para que los niños también puedan utilizarlos”, añade.

Lo más importante es que es relativamente liviano. Pesa solamente 27 libras, básicamente la mitad de lo que pesa el exoesqueleto ReWalk, la competencia.

El Phoenix también aguanta muchas horas de energía, brindando hasta cuatro horas seguidas de uso continuo y hasta ocho al utilizarlo de forma intermitente.

Es suficiente tiempo para que una persona vaya y regrese del mercado, aunque la velocidad máxima sea 1.1 millas por hora.

El Phoenix fue diseñado de forma modular, lo que permite reorganizarlo para satisfacer clientes con diferentes tipos de discapacidades.

La mayoría de productos están diseñados para personas que tienen problemas de movilidad en ambas piernas, pero el Phoenix permite adaptarlo para una persona que por ejemplo, solamente tiene un problema de rodilla en una pierna.

También puede ser programado a través de una aplicación para Android con el fin de que los clientes personalicen los movimientos y los sientan más cómodos.

Relacionado: L’Oreal presenta el primer parche inteligente que mide la radiación solar

Pero la mejor parte de este aparato es sin duda su precio, ya que es relativamente barato de producir. SuitX vende este exoesqueleto a $40,000 dólares, suma que suena extremadamente alta.

Pero al comparar esta suma con otros productos similares que se venden entre $70,000 y $100,000 dólares, es en realidad un precio cómodo.

La empresa está participando en la semifinal de un concurso llamado “Robótica para hacer el bien” (Robotics for Good) que se está llevando a cabo esta semana en Dubai.

SuitX espera que este tipo de tecnología sea cada vez más asequible para las personas que la necesitan y está aceptando pedidos, que serían enviados en marzo.