La nueva correa del Apple Watch puede salvar tu vida

AliveCor ya fabrica fundas para teléfonos inteligentes equipadas con monitores de electrocardiograma. Aunque este dispositivo ayuda a controlar tu estado de salud y puede avisarte de peligros inminentes, tiene más sentido que sus sensores estén en un reloj. Con esta idea en mente, AliveCor creó Kardia Band, el primer monitor ECG (aprobado por la FDA) para el Apple Watch.

Kardia Band es una correa para el reloj de Apple que puedes poner y sacar cuando quieras. No hay necesidad de sacrificar estilo por función cuando la situación exija mayor elegancia —simplemente quitas la correa Kardia Band y pones la que prefieras.

Relacionado: Fitbit Alta es la pulsera inteligente y elegante

¿Cómo funciona? Para tener una lectura ECG debes ubicar un dedo sobre los sensores de la correa. La información de los latidos de tu corazón quedará registrada automáticamente en la app de Kardia.

Tener lecturas ECG instantáneas es importante para personas con problemas crónicos del corazón, en particular para aquellas que sufren de fibrilación auricular, uno de los trastornos de ritmo cardíaco que el software de Kardia Band detecta específicamente. ¿Por qué? Porque, aparentemente, la fibrilación auricular es la principal causa de infartos.

La información que registra Kardia Band puede ser de mucha ayuda para los médicos. Además, la correa permite grabar mensajes de voz para especificar las condiciones o circunstancias en las que se hizo la lectura ECG.

La app Kardia Mobile se sincroniza con el HealthKit de Apple para agregar la información ECG a las métricas de salud recolectadas por la plataforma, permitiendo construir un mejor cuadro de tu estado físico a lo largo del tiempo.

Mientras que la correa fue diseñada para los relojes de Apple, la app es compatible con iOS y con Android, ya que puede usarse con los monitores ECG de AliveCor de sus fundas de teléfonos.

Kardia Band saldrá a la venta en los próximos meses, y aunque no hay información sobre su precio, la compañía asegura que el usuario deberá tener una suscripción para poder usar algunas de sus funcionalidades (no está claro si será una suscripción mensual, anual o de una vez para siempre).