Uber demanda a la ciudad de Seattle

En menos de una semana, Uber ha dado mucho de qué hablar. Hace aproximadamente la tendencia era #DeleteUber, que instaba a los usuarios a borrar la app de sus dispositivos como represalia por no haber apoyado la huelga en el aeropuerto JFK por la retención de refugiados en los terminales de inmigración.

Ahora, la empresa vuelve a estar en el ojo del huracán por demandar a Seattle por permitir que los conductores creen sindicatos.

Relacionado: Uber apuesta fuerte por su proyecto con vehículos voladores

La ley en Seattle pasó con 9 votos a favor y 0 en contra y es la primera ley de este tipo.Permite que choferes de Uber y Lyft se sindiquen para exigir mejores condiciones de trabajo, ganancias y otros beneficios.

El Departamento de Finanzas de la ciudad implementó reglas sobre qué tipo de trabajadores pueden sindicarse y qué tipo de condiciones laborales pueden negociar.

La ley fue considerada una victoria por la Asociación de Choferes de Aplicaciones, que había hecho lobby para beneficiar a los trabajadores independientes.

Claramente, la empresa no está satisfecha con este resultado y decidió demandar a la ciudad. Esta demanda será larga, costosa e importante ya que podría sentar un precedente con respecto a lo que las aplicaciones podrán o no hacer en el futuro con los choferes.

Por ahora se espera que la demanda aplace la implementación de la ley. Uber alega que no es empleador directo de los choferes y por ello no ven la ley con buenos ojos.

Otras ciudades podrían seguir los pasos de Seattle y de esa forma la empresa tendría que cambiar su estructura de remuneración. Tener un sindicato implicaría que los choferes estarían un poco más cerca de ser empleados y es algo que va en contra de lo que la aplicación propuso en un principio, cuando apenas estaba surgiendo la economía compartida.

Relacionado: Lyft llega al top-ten de la App Store por primera vez gracias a #DeleteUber

Sin duda alguna el gremio de los taxistas, los choferes de aplicaciones y las demás ciudades del país estarán pendientes de lo que pase en Seattle.