Ya puedes llamar a un Uber o Lyft con Google

Atrás quedaron los días de estar parado en la esquina agitando los brazos o silbando para llamar la atención de un taxista.  Ahora, gracias a Uber, Lyft, Gilt, Juno, y varias otras compañías, tener a alguien que nos transporte de un lugar a otro no podría ser más sencillo.

Google ha estado haciendo este proceso más fácil con una aplicación para compartir el transporte, o “ridesharing”, integrada a Google Maps. Y ahora, ha llevado esto un paso más adelante con un shortcut  de acceso directo para compartir viajes, que está integrado en los resultados de búsqueda para dispositivos móviles .

Relacionado: Uber alcanza 2 mil millones de viajes en su historia

La manera en la que funciona es bastante sencilla. Como sabrás, cuando usas Google para buscar la dirección a un lugar determinado, aparece como resultado un mapa con el lugar previsto, y un acceso directo a instrucciones de cómo llegar a tu destino, paso a paso.

Ahora, hay una nueva área que muestra una lista de los servicios de transporte y viajes compartidos disponibles en tu área. Contiene toda la información que necesitas, como la hora estimada en la que podrían pasarte a recoger, o un rango del precio que tendrás que pagar por el viaje.

Las compañías dividen su área en niveles, dependiendo de los servicios que ofrecen. Por ejemplo, puedes optar por usar UberGO en vez de UberX o UberXL. Y cuando finalmente te decidiste, un práctico botón de “ordena ahora” facilita el resto de la operación. Al apretarlo, te lleva directamente a su app, y si no la tienes, te muestra la página apropiada para que la puedas descargar en tu dispositivo de Android o iOS.

La inversión de Google en el merado del ridesharing va más allá de la integración de la simple búsqueda de servicios. El tronco de inversiones de esta empresa,  Google Ventures, ha invertido $258 millones de dólares en Uber. Y, más recientemente, el gigante de las búsquedas se asoció con Fiat Chrysler para construir un centro de desarrollo de 53,000 pies cuadrados para “tecnología de auto-conducción” en Michigan, donde se planea desarrollar vehículos autónomos.

Todo esto es parte de la visión utópica de la empresa, de un mundo en el que las personas dependan de un sistema de “carpooling on demand”, es decir, que puedan contar inmediatamente con vehículos que los lleven a donde ellos quieran. Esto, según ellos, harán del problema de encontrar estacionamiento o de manejar bajo la influencia, cosas del pasado. Y además, daría más libertad a ancianos y a personas con discapacidades.

Pero mientras eso ocurre, y en caso de que no quieras usar la nueva tecnología que ya existe, no sería mala idea aprender a silbar para llamar la atención del taxi de la esquina.