Un joven de 18 años construye este impresionante dron

El dron para uso personal más rápido del mundo ya está disponible, antes incluso de su lanzamiento a finales de este año.

Creado por Thiel Fellow y un joven de tan sólo 18 años de edad y recién graduado de la escuela secundaria, George Matus, el dron Teal cuesta $ 1,299 dólares y cuenta con algunas innovaciones bastantes impresionantes en términos de hardware y software.

Relacionado: El futuro de los drones para envíos no está en el cielo, sino en la acera

“He tenido la oportunidad de probar casi todos los productos en el mercado y, básicamente, he construido una lista de deseos de todo lo que habría incluido en un dron si fuera capaz de construir el mío propio”, asegura Matus a Digital Trends.

Desde la perspectiva del hardware, el dron de Matus puede volar a una velocidad por encima de las 75 mph y, según afirma su creador, es capaz de soportar vientos de hasta 40 millas por hora, y es resistente al agua, de manera que puede volar con lluvia, nieve e incluso con granizo, sin problema.

También es modular, lo que hace que sea altamente personalizable y que los componentes sean fáciles de reemplazar en caso de necesidad.

Sin embargo y a pesar de estas características, es en el lado del software, donde las cosas se vuelven realmente emocionantes. Por un lado, el dron Teal cuenta con un “superordenador” integrado, NVIDIA TX1, que al parecer es capaz de hacer frente a demandas tales como el reconocimiento de imágenes, vuelo autónomo e incluso aprendizaje automático. Lo más emocionante de todo es que Teal ofrece una API abierta, incluso antes de la fecha oficial de lanzamiento del Teal.

“La mayoría de las empresas en el mercado comercial sólo están centradas en un nicho específico o en algunos usos”, dice Matus. “El objetivo de esta empresa es la construcción de un dron que es más bien una plataforma universal por lo que puede ser mucho más que una cámara de vuelo. Puede hacer cosas como juegos, carreras, basándose en el reconocimiento de imágenes, y mucho más. Es programable al igual que un teléfono inteligente”, añade.

Al igual que una tienda de aplicaciones para drones, la idea es que los desarrolladores sean capaces de aprovechar el impresionante hardware y el software de Teal para darle diferentes usos a esta tecnología.

La creencia que se esconde detrás de este concepto es que en la actualidad sólo tenemos una comprensión de 5% de lo que son posibles de hacer los drones y una API abierta permitirá el desarrollo de aplicaciones para drones que realmente pueden transformar nuestras vidas. “Comparo esto con la última generación de teléfonos”, dice Matus.

“Me gusta pensar en los aviones actuales como el equivalente a los teléfonos plegables. Y ahora estamos construyendo el dron que sería el equivalente a un teléfono inteligente”, concluye.