Un hombre se gasta más de 1 millón de dólares por un error del banco

Cualquier persona que tiene parte de su dinero en el banco sabe que hay diferentes tipos de cuentas corrientes. Y cada cuenta ofrece un tipo de beneficio o interés o viene con cualquier otra característica.

Una de las ofertas más comunes de los bancos es algo llamado “protección contra sobregiros”. Es decir, si gastas más de lo que realmente tienes en la cuenta, el banco cubre la carga, por un buen precio, por supuesto.

Relacionado: Detectaron una estafa de 1,000 millones de dólares por un error de ortografía

Sabiendo todo esto… te explicamos el caso de un hombre australiano llamado Luke Moore. Según Gizmodo, en marzo de 2010 fue, como muchos han sido, un “estudiante universitario quebrado con ciertos beneficios del Gobierno” que solicitó en su banco, St. George, una tentadora “Cuenta Completa de Libertad” que venía con esta cobertura contra sobregiros. El banco lo llamaba “una gran cuenta cotidiana repleta de características” y en el caso de Moore, la verdad es que ofrecía mucho más.

Gizmodo asegura que Moore generó $ 9,000 dólares en cargos de sobregiros. Pero, de pronto se dio cuenta de que el banco nunca le impedía sacar dinero. Esta web explica que el joven viajó por todas partes, y compró coches de lujo como un Aston Martin, un Maserati, y … mucho más.

También compró barcos, una camiseta firmada de Michael Jordan, y parte del arte de Banksy también estaba en la lista de artículos adquiridos, junto con otras cosas mundanas regulares como seguros y una hipoteca.

La vida fácil de Moore acabó después de que el banco se despertara y notara el error. The New York Post dice que el gasto total fue de $ 1.5 millones de dólares.

Según informa Gizmodo, el joven fue condenado a “un máximo de cuatro años y medio por obtener ventaja financiera por engaño y tres años por tratar con el crimen para suministrarse al mismo tiempo”.

A pesar de todo esto, Moore sólo pasó cinco meses en la cárcel. Y, ¿por qué? Pues una corte de apelaciones anuló su condena el 1 de diciembre, diciendo que los retiros no habían sido intencionalmente engañosos.

The Post añade, a modo irónico, que “ahora vive con su madre en Goulburn, en Gales, mientras estudia para convertirse en un abogado criminal”.