La Casa Blanca podría acabar con el programa Energy Star

A principios de marzo, la Agencia de Protección Ambiental otorgó al Nest Learning Thermostat una clasificación de Energy Star y, actualmente, es el único termostato en el mercado que tiene esa distinción.

Una semana después, se informa de que la Casa Blanca planea cerrar o transferir el programa Energy Star.

Relacionado: ¿Puede la energía eléctrica de una rosa cargar una batería?

El presupuesto propuesto por el presidente Donald Trump, publicado hoy, confirma que planea eliminar más de 50 programas de la EPA, incluyendo el de Energy Star. Este programa, no obstante, ahorra a los propietarios y a las empresas billones de dólares al año.

“Es un programa realmente simple y efectivo”, explica a Digital Trends, Noah Horowitz, director y científico del Centro para el Programa de Eficiencia Energética, Energía y Transporte del Consejo Nacional de Defensa de los Recursos.

Los que pretendan comprar un ordenador portátil, una TV, una lavadora, un ventilador de techo o decenas de productos similares, pueden consultar el logotipo azul y blanco de Energy Star y sabrán lo que están comprando. “Hay un gran reconocimiento de la marca, y todos los fabricantes, minoristas y empresas de servicios públicos han confiado en él”, dijo Horowitz. “Ha dado resultados masivos”.

Pero, ¿qué hay detrás de ese logo?

El objetivo del programa es ofrecer una manera fácil de detectar equipos eficientes desde el punto de vista energético sin tener que comparar kilovatios-hora.

Compara productos de diferentes fabricantes que son del mismo tamaño y otorga las designaciones de Energy Star adecuadas según su estándar.

Además, existe un programa Energy Star más eficiente, que selecciona los productos que utilizan la menor cantidad energía.

Y mientras los fabricantes se esfuerzan en cumplir mejor con los estándares, la EPA los revisa, de manera que tienen que encontrar nuevas e innovadoras formas de ahorrar energía. Aunque hay que recordar que el programa Energy Star “no es un programa obligatorio”, subraya Horowitz.

“Los electrodomésticos cuentan una increíble historia de eficiencia energética, que se ha logrado a través de una combinación de estándares federales obligatorios e innovación de productos”, explica a Digital Trends, Jill Notini, vicepresidente de comunicaciones y marketing de la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos.

Eficiencia

A medida que los fabricantes tratan de competir entre sí en eficiencia energética, las innovaciones llegan a modelos menos caros.

Especialmente con los electrodomésticos, los clientes siempre están buscando maneras de reducir las facturas.

“Hacemos mucha investigación con los consumidores y la eficiencia energética para los compradores de electrodomésticos es siempre una consideración muy importante”, matiza John Taylor, vicepresidente de asuntos públicos y comunicaciones de LG, a Digital Trends.

“Energy Star llena una necesidad”, señala Lowell Ungar, un importante asesor de política para el Consejo Americano para una Economía Eficiente en Energía.

“La eficiencia energética no es visible, pero los consumidores se preocupan por ella, y la EPA ha gestionado bien la marca para que los consumidores reconozcan la etiqueta y confíen en que esto significa un verdadero ahorro de energía”, añade.

“Sin Energy Star, que es una marca de confianza que tiene mucha integridad, todos los fabricantes harán reclamaciones, algunas de las cuales no son ciertas”, subraya Horowitz.