El streaming, la principal fuente de ingresos de la industria musical en EEUU

Spotify, Apple Music, Tidal y Google Music son algunas de las plataformas de música online que existen en la actualidad. Bueno, en realidad, son las más grandes y conocidas, aunque hay muchas otras.

Pues bien, tanto ha sido el éxito de este tipo de servicios que el streaming se ha convertido, por primera vez, en la principal fuente de ingresos de la industria de la música en los Estados Unidos. Sí, habéis leído bien.

De hecho, según publican The Business Times y AFP, el streaming ha hecho que el mercado musical crezca a pasos agigantados en los últimos años. Aunque cabe recordar, también, que los ingresos totales siguen siendo la mitad de los que se registraban a finales de los 90.

Pero, ¿de qué cifras estamos hablando? Pues bien, la Recording Industry Association of America asegura que los ingresos crecieron algo más de un 11% en 2016. En concreto, ascendieron hasta los 7,700 millones de dólares, cifra que no está nada mal, ¿verdad?

Además, los ingresos procedentes de las suscripciones a servicios de streaming como Spotify, Apple Music y Tidal se duplicaron en el último año. De hecho, tanto ha sido el incremento experimentado que el streaming representó en el último año el 51% de los ingresos totales de la industria musical de los Estados Unidos.

Pero, por si eso no fuera suficiente, es necesario saber que en el 2011, es decir, hace apenas seis años, el streaming apenas representaba el 9%.

Asimismo, cada vez son más las grandes empresas que apuestan por este tipo de servicios y la competencia se ha vuelto mucho más feroz. Aunque Spotify parece mantener el reinado, no son pocas las que quieren arrebatárselo, entre ellas ahora también Amazon.

Y tampoco hay que olvidar que el auge de las plataformas de streaming ha afectado a otro tipo de servicios o formatos, como por ejemplo los CD, cuyas ventas han descendido un 21% o incluso el servicio iTunes de Apple que ha reducido sus descargas en un 22%.

No obstante, parece ser que otros formatos, como los vinilos, resisten bien, a pesar de todo. Gracias a los coleccionistas y a la cada vez mayor demanda de artículos vintage como los tocadiscos, las ventas han crecido un 4%.

Pero, sea como fuere, sin duda el rey ahora es el streaming, con un crecimiento brutal en apenas unos años. ¿Lanzarán entonces más compañías sus servicios de música en streaming? ¡Quién sabe!