Los premios Oscar 2016 estrenan nueva estatuilla con tecnología de impresión 3D

Una de las figuras más representativas de la industria del cine, la estatua del premio Oscar cambiará este año. Resulta que la empresa que solía construir las estatuillas no seguirá haciéndolo, por lo que la compañía Polich Tallix Fine Art Foundry ha sido la elegida.

La Academia se acercó a la compañía con el fin de explorar la posibilidad de trabajar en las estatuillas de la edición número 88 de los Oscar. El objetivo era utilizar la tecnología de impresión 3D para recrear la estatuilla original de 1929.

Relacionado: El mexicano Alejandro González Iñárritu lidera la lista de nominados a los Oscars 2016

Los premios no solo actualizaran la manera cómo construyen la famosa estatuilla, si no que también la misma volverá a su tamaño original, con un toque clásico y con la tecnología más moderna.

“Conceptualmente, hay algo profundo sobre la revitalización de un diseño tan reconocible con la tecnología moderna,” comentó Daniel Plonski a Digital Trends, especialista digital de Polich Tallix. “Sin embargo, la tecnología por sí sola no es suficiente. Artesanía y la atención al detalle son cruciales para el éxito de cualquier diseño”.

La histórica estatuilla de 1929 fue diseñada por George Stanley. Lo bocetos fueron creados por el director artístico de MGM, Cedric Gibbons. Para combinar el diseño original con un enfoque más moderno, el equipo de Polich Tallix escaneó la estatuilla original y la moderna utilizando un brazo de barrido láser de 7 ejes. Plonski también usó un software de modelado para mezclar las dos exploraciones, y pasó por varios prototipos impresos en 3D antes de decidirse, junto con la Academia, por el diseño final.

El diseño final se imprime en una impresora 3D Systems MultiJet en el estudio Polich Tallix. Una vez finalizada la impresión, el modelo de plástico Oscar es convertido en un molde de caucho. Posteriormente, los artesanos las moldean.

El siguiente paso consistió en cubrir cada modelo con una capa de cerámica curado y llevado a 1,600 grados Fahrenheit. Esto hace que la cera se derrita, dejando nada más que la cáscara de cerámica – que luego se llena con el bronce líquido calentado a más de 1,800 grados Fahrenheit.

Después de eso, el bronce pasa por un proceso de enfriamiento, se saca del molde de cerámica, y luego se lijar a un acabado de espejo. El paso final consiste en aplicar un acabado en oro de 24 quilates a cada Oscar, que se aplicó a través de un proceso de galvanización por los especialistas en Epner Tecnología en Brooklyn, Nueva York.

Cuando veamos las estatuillas este domingo durante la transmisión en vivo de los premios, sabremos que los artesanos de Polich Tallix habrán pasa alrededor de tres meses trabajando en la producción artesanal de cada una de las 50 estatuillas que se presentarán en el escenario.